Sequía

Una nueva conducción permitirá rellenar el depósito de Loaysa, que abastece a Granada y Cinturón, con agua de los pozos de emergencia

  • La obra figura entre las previstas por el Real Decreto de medidas urgentes para paliar los efectos de la sequía y el plazo de ejecución es de doce meses

  • El depósito ubicado en Las Conejeras, gestionado por el Ayuntamiento por convenio de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, tiene capacidad para 100.000 metros cúbicos de agua

Embalse de Colomera, que conforma el sistema Colomera-Cubillas en el que se va a actuar con el proyecto de conexión de los pozos con el depósito de Loaysa.

Embalse de Colomera, que conforma el sistema Colomera-Cubillas en el que se va a actuar con el proyecto de conexión de los pozos con el depósito de Loaysa. / jesús jiménez / PS

Granada y su Cinturón disponen, desde 2016, del canal de Loaysa, que se adecuó gracias a una inversión millonaria de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y, desde ese año, gestiona el Ayuntamiento de la capital. Ese canal se dedica al abastecimiento urbano y su adecuación fue necesaria ante el crecimiento de la población en la corona metropolitana. Ahora, seis años después de que esa infraestructura permitiera aumentar la capacidad de almacenamiento de agua en nada menos que 100.000 metros cúbicos de agua (lo que permite garantizar el suministro para las 385.000 almas que viven en la zona), la Confederación acomete una nueva obra que prevé en un plazo de doce meses conectar mediante nuevas conducciones los pozos de emergencia de la Ronda Sur hasta este gran depósito de agua en Las Conejeras.

Para ello se realizará una inversión de 4,6 millones de euros según la información facilitada por la Confederación, organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. El proyecto fue aprobado, el 20 de septiembre, por el Consejo de Ministros. Desde la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, su director adjunto, Francisco Ureña, detalla que el proyecto mejorará la actual conexión entre los pozos y el depósito de Loaysa y destinar este recurso hídrico únicamente para abastecimiento urbano. Granada, como el resto de provincias de la cuenca, suma años de déficit hídrico. Los embalses gestionados por la Confederación (todos menos Béznar y Rules, que dependen de la Junta) están de media a un 21,45% de su capacidad, un dato más que preocupante con el que se da la bienvenida al nuevo año hidrológico, que comienza el 1 de octubre.

Hasta la puesta en funcionamiento de Loaysa, Granada y su Área Metropolitana contaban con tres fuentes de suministro: Quéntar, Canales y los sondeos tanto de emergencia (que se hicieron en la gran sequía del 95) como los realizados por los municipios. Esto implicaba un importante gasto por el bombeo de agua, se explicó desde la Confederación cuando se hizo entrega del canal de Las Conejeras al Ayuntamiento. Además de lo económico, la gestión era más compleja. Había entonces 56 sondeos y 63 depósitos.

Sondeo de emergencia al lado de la Circunvalación. Sondeo de emergencia al lado de la Circunvalación.

Sondeo de emergencia al lado de la Circunvalación. / R. G.

Así, se decidió en ese momento adecuar el canal de Loaysa, que había sido construido en 1998 para dar agua a los cultivos de Dílar y Monachil. En poco tiempo aquella infraestructura quedó superada ante el crecimiento de la población de estos municipios y del resto de los que conforman la conurbación de la capital. En 2013 se pusieron sobre la mesa 3,7 millones de euros y se preparó el depósito del canal. Su capacidad, de 100.000 metros cúbicos, duplica la que los 63 depósitos que existen. Ya se anunció cuando se concedió  la gestión al Ayuntamiento que Loaysa quedaba conectado a los sondeos de emergencia.

Ahora esa conexión ya existente se refuerza, dada la situación de escasez de agua que sufre la cuenca y Granada. El Ministerio, cuando dio luz verde a las obras que se ejecutan, apuntó a que la mala situación del manantial de Deifontes -con una "reducción significativa en el caudal"- "a corto plazo" obliga a recurrir a otra fuente de suministro para el abastecimiento. Por ello se recurre al agua subterránea que se extrae gracias a los pozos de emergencia.

El acuífero de la Vega cuenta con unos 2.000 hectómetros cúbicos de agua. La extracción se realiza mediante sondeos. Los primeros de emergencia se realizaron en 1995, cuando fue necesario incluso recurrir a cortes de agua nocturnos.

La extracción de agua de los sondeos no se hace de forma continua, explica Ureña. Con la intervención que ya está adjudicada "se quiere dar más garantía a la ciudad y al Área Metropolitana". La conducción que se proyecta permite garantizar el caudal y volumen de agua del depósito en el caso de que la situación de los embalses no mejore.

La "mejora de la garantía del abastecimiento en el sistema Colomera-Cubillas mediante los pozos de sequía de la Vega de Granada" figura como una de las obras de emergencia previstas en el Real Decreto 4/2022 de 15 de marzo en el que se adoptan medidas urgentes de apoyo al sector agrario por causa de la sequía. Este Real Decreto llegó después de que el 2 de noviembre de 2021 la Confederación decretara la situación excepcional por sequía extraordinaria. Esta declaración implicaba que "los desembalses que se produzcan, serán solo y exclusivamente para el mantenimiento de los caudales ecológicos mientras se mantenga esta situación y ante la ausencia de precipitaciones". También se anunció el incremento de la vigilancia y el control para evitar las detracciones de caudal para riegos.

Los Bermejales, a un 14% de su capacidad. Los Bermejales, a un 14% de su capacidad.

Los Bermejales, a un 14% de su capacidad. / jesús jiménez / PS

Los embalses de la provincia se encuentran, salvo contadas excepciones, a niveles mínimos. Así, San Clemente está al 11%; Portillo, al 32%; el Negratín, al 18%; el Francisco Abellán, al 14%, Colomera, al 8%; Cubilas, al 34%; Quéntar al 57%; Canales, al 68%; y Bermejales, al 14%. Esos son los dependientes del la CHG. Además, Béznar está al 72% y Rules (que está a la espera de las canalizaciones), al 61%. Estas dos infraestructuras dependen de la Junta de Andalucía. Por unidades territoriales, están en situación de alerta Hoya de Guadix, Bermejales y Regulación General, que se extiende por la zona norte de la provincia de Granada. En la cuenca mediterránea, de gestión autonómica, está en emergencia el sistema de Cuenca Alta de Río Verde, en Almuñécar.

Recientemente el Consejo de Gobierno aprobó la concesión de ayudas por parte de la Consejería de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural por valor de dos millones de euros para adquirir e instalar depósitos de agua para ganado y abrevaderos.  La Junta de Andalucía en estos meses dos decretos de sequía destinados a paliar estos efectos al entender que todos los indicadores ponían de manifiesto la escasez de recursos en un año excepcionalmente seco. El balance final del año hidrológico certificará esta previsión. En estos doce meses únicamente llovió en marzo y abril. Las precipitaciones fueron sin embargo insuficientes para paliar la situación de déficit que ya registraban los embalses. En junio, antes de que comenzara el verano, ya se estimó que la lluvia acumulada era un 26% inferior a la media de los últimos 25 años: se recogieron 399 litros por metro cuadrado en la cuenca, cuando el promedio es de 538 litro por metro cuadrado.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios