Granada

Un refugio para estudiar en verano

  • El Hospital Real abre en agosto las salas del archivo de la UGR para quien necesite un oasis de tranquilidad a la hora de preparar oposiciones o continuar sus investigaciones

Un refugio para estudiar en verano Un refugio para estudiar en verano

Un refugio para estudiar en verano

Aunque la Universidad de Granada (UGR) se encuentra cerrada por vacaciones, algunos de sus servicios sí que están funcionando con una normalidad más o menos eficaz. Uno de ellos es la biblioteca del Hospital Real, fondo documental universitario de la ciudad y una de las más demandadas cada curso. El centro abre este agosto por primera vez en varios veranos. Curiosamente, el año en el que no habrá exámenes de septiembre.

Este periodo estival es el primero que no es época de estudio para los matriculados en los diferentes grados de la Universidad. El cambio de fecha para realizar exámenes de recuperación ha dejado a septiembre sin universitarios trabajando en bibliotecas a contrarreloj para tratar de obtener la nota que no consiguieron durante el curso. Aún así, este año el archivo del Hospicio ha abierto en verano para todos aquellos que necesiten acudir a sus espacios para poder estudiar o memorizar.

Durante este mes, las salas preparadas para el trabajo reciben principalmente a opositores para puestos públicos. Futuros funcionarios, profesores, abogados, administrativos o policías se sientan hombro con hombro en la biblioteca en busca de la tranquilidad que no encuentran en sus viviendas y de un ambiente de estudio que les sea propicio para preparar sus pruebas.

Esta sala es la única abierta en verano en la ciudad, aunque únicamente lo hace en horario de mañana. Desde las 9:00 horas hasta las 14:00 se puede acceder para aprovechar el tiempo lo máximo posible, con un silencio roto solamente por algún sonido de teléfono móvil y con el personal de la UGR también trabajando y ayudando a todos los que lo soliciten.

La responsable de la Biblioteca del Hospital Real, María Artés, comenta que principalmente las salas las ocupan este verano personal de la propia UGR que realiza investigaciones, personas escribiendo sus tesis doctorales o sus Trabajos de Fin de Máster y, sobre todo, opositores. Eso sí, la media de usuarios que la utiliza cada día no llega a las 100 personas.

Su principal labor es resolver las dudas de tipo bibliográfico y que todo funcione con normalidad. "Queremos que los usuarios se sientan tan atendidos como en noviembre o marzo, que lo vean como un periodo normal como cualquier otro. Y así está funcionando", asevera la responsable.

Laura y Patricia son dos de las opositoras que suelen ocupar un asiento en la biblioteca del Hospital Real durante este mes. Ambas acuden hasta el edificio situado por encima del parque del Triunfo, ya que es la única abierta en toda Granada en agosto y allí intentan aprovechar al máximo la mañana de estudio.

"Nos parece muy bien que esté abierta, pero nos gustaría que el horario fuera más amplio", demandan ambas, a quienes les gustaría simplemente que abriera una hora antes y que cerrara una después para así tener un par de horas más para poder aprovechar el momento del estudio.

Quienes también necesitan más tiempo para avanzar en la preparación de sus pruebas son Juan Miguel y Fernando, que aunque aseguran que les viene genial que la sala del Hospicio abra en verano, necesitan pasar más tiempo en la biblioteca para poder organizarse bien de cara a sus oposiciones. "Estaría bien que abrieran también por la tarde como si fuera un mes normal, como su horario habitual de 8:30 a 20:30 horas. Pero aún así nos viene bien que esté abierta", comentan.

Y entre libros, apuntes y ordenadores pasan el verano todos los que tienen que estudiar. Porque cuando se trata de conseguir un sueño y luchar por un futuro mejor, no hay vacaciones. Aunque a veces haya que trasladarse hasta el Triunfo y pelearse por una silla en la única biblioteca abierta en Granada en agosto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios