Arqueología

Encuentran un cráneo en el sarcófago romano de Villamena

  • El equipo de expertos descarta definitivamente que se encuentre una momia

  • Los arqueólogos continúan hoy los trabajos

El sarcófago no contiene momia y a partir de mañana se excavará su interior El sarcófago no contiene momia y a partir de mañana se excavará su interior

El sarcófago no contiene momia y a partir de mañana se excavará su interior / Alex Cámara

Finalmente el sarcófago romano no contiene un cuerpo momificado aunque su interior aún puede tener mucho que desvelar. Fuentes de la excavación adelantan a este diario que tras la apertura del féretro en el Museo Arqueológico  los encargados de los trabajos han encontrado un cráneo humano cubierto de tierra. 

Lo que sí descartan, explican, es que el cuerpo del iliberitano del siglo III d. C. haya aparecido momificado, lo que concuerda con el hecho de que haya entrado tierra dentro del sarcófago lo que probablemente ha provocado que no se conservara el cuerpo. 

Mañana comenzarán los trabajos de excavación dentro del sarcófago, que por otro lado, tras su limpieza se ha comprobado que no ha presentado inscripción alguna que pueda arrojar luz sobre la identidad del romano. La semana próxima tras el estudio de los primeros restos, los expertos informarán sobre los hallazgos. 

El féretro de plomo y de forma trapezoidal finalmente sí tenía ranuras lo que ha hecho que entrara la tierra, aunque eso no excluye que se conserve el ajuar funerario así como los huesos que aunque aportan menos información que un cuerpo conservado, a nivel arqueológico, los objetos que acompañaran a este iliberitano en su tumba sí pueden contener información muy valiosa sobre la vida en iliberis.

Esto es así porque este sarcófago es el segundo encontrado en Granada y el único que no ha sido expoliado por lo que su interior sigue siendo un tesoro histórico. 

22 días después de su traslado hasta el Museo Arqueológico, el equipo de expertos se encuentran ya inmersos en los trabajos, entre ellos los arqueólogos de Gespad Al-Andalus que descubrieron la tumba junto a los restauradores -encabezados por Carmen Jódar- y parte del equipo de la Universidad, con Inmaculada Alemán, catedrática del departamento de Medicina Legal, Toxicología y Antropología Física a la cabeza, confirman fuentes técnicas. 

Los trabajos comenzaron esta mañana y siguen un riguroso plan de seguridad ya que los siguientes pasos han de darse con sumo cuidado y dentro de todos los parámetros de seguridad para dañar lo menos posible el contenido de la pieza de 1.700 años de antigüedad. 

Tal y como como adelantó este periódico, el sarcófago de plomo de época romana datado entre los siglos III-IV d. C que, además, está sellado, fue encontrado en la placeta de Villamena mientras se realizaban las obras en los sótanos del antiguo edificio de Montes de Piedad, que será un hotel de lujo. 

Se trata de un tipo de enterramiento muy poco usual en Andalucía y es tan relevante porque, decía el día del traslado Miguel Ángel Rodríguez, jefe de excavación que “es la primera vez que tenemos la ocasión de excavarlo y documentarlo íntegramente” ya que este tipo de enterramiento suele estar dedicado a gente con cierto poder adquisitivo aunque “eso no significa que tuviera por qué ser especialmente rico” aunque esas pistas hacen que normalmente las piezas aparezcan expoliadas “porque el plomo es un material caro”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios