Última hora Muere Manuel Clavero, el padre de la Andalucía moderna

Granada

La capital servirá de laboratorio regional para mejorar la calidad del aire

  • La Junta se ha propuesto eliminar uno de los "puntos negros" de Andalucía por el excesivo uso de transporte privado

La mala calidad del aire que registra Granada en determinados puntos y a determinadas horas trae de cabeza a las administraciones públicas, sobre todo si tenemos en cuenta que la disminución de los niveles de contaminación podría aumentar la esperanza de vida de la población en 9,3 meses, según un estudio presentando hace un año por la Escuela Andaluza de Salud Pública.

El Ayuntamiento sabe que es la propia actividad humana el principal foco de contaminación del aire que padece la ciudad. El tráfico, la quema de rastrojos en la Vega y el uso masivo de calefacciones están en el origen de estas emisiones que se concentran principalmente sobre las 8 de la mañana y luego entre las 6 y las 7 de la tarde. A esta situación hay que sumar las inusuales condiciones meteorológicas que la ciudad padece en los últimos años con temperaturas muy elevadas y ausencia de lluvias que hacen que la capa atmosférica donde se disuelve la contaminación esté muy baja.

Ayer, el consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, José Fiscal, visitó Granada y anunció que la administración autonómica ya está trabajando en una estrategia global para mejorar los problemas de contaminación de las capitales andaluzas, especialmente de aquellas que, como Granada, son un "punto negro" en Andalucía. El marco de referencia que tomará la Junta de Andalucía en su plan de trabajo son los valores que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS), que son bastante más estrictos que los de la propia Unión Europea así que, sin que el consejero detallara ayer las acciones que se llevarán a cabo, es de esperar que en los próximos años moverse en coche privado no sea demasiado fácil.

"Granada requiere una atención especial dadas sus características orográficas y las elevadas emisiones de los coches así que habrá que hacer un esfuerzo importante por parte de las administraciones en este marco", apuntó el consejero de Medio Ambiente.

De momento se trata de una iniciativa del Gobierno andaluz que está en fase inicial y que diseñará medidas concretas para paliar los efectos de la contaminación, según explicó Fiscal, con una estrategia general "pionera y vanguardista". "Las medidas se están diseñando pero obviamente afectarán al tráfico, las emisiones industriales y las viviendas. Además queremos trabajar con los ayuntamientos para poder incorporar lo que ellos consideren oportuno", relató el consejero de Medio Ambiente en el patio del Ayuntamiento de Granada.

El alcalde de Granada, Paco Cuenca, compartió la preocupación por la calidad del aire que se respira en la ciudad y reconoció que su papel pasa por mejorar el transporte público, teniendo en cuenta que es el uso del vehículo particular es el principal foco causante de esta situación.

"El gran reto del Ayuntamiento es propiciar el uso del transporte público por eso planteamos una línea de colaboración, una estrategia global que permita coordinar medidas con el Área Metropolitana", relató el alcalde, quien cree que esta tarea debe ser prioritaria. "Está en juego la salud de la población", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios