Granada

"En los tiempos que corren, pacientes y sanitarios tendremos que llegar a alianzas"

  • Colmenero estrena dirección de UVI y Urgencias con el reto de mejorar la organización, dar protagonismo al profesional, humanizar la atención y priorizar la asistencia al enfermo urgente

El intensivista Manuel Colmenero es el nuevo director de la Unidad de Gestión Clínica de Cuidados Clínicos y Urgencias del Hospital Clínico San Cecilio de Granada. Tras más de 20 años de experiencia y una vida laboral vinculada al hospital Virgen de las Nieves, Colmenero se enfrenta a un nuevo reto: dirigir la unidad de gestión más grande de todo el hospital, con 300 profesionales (un 10% de la plantilla del centro), y también la que soporta mayor demanda asistencial. Y todo con la situación de crisis y las dificultades del sistema sanitario.

-El principio es obligado. ¿Cómo se enfrenta a la nueva responsabilidad con la situación actual y la que se avecina con los recortes?

-Yo lo dije en la presentación de mi proyecto. Igual que nosotros en Urgencias priorizamos por gravedad, los responsables de la planificación sanitaria deben entender que las urgencias y emergencias son de lo más prioritario para la población porque le puede pasar a cualquiera. Desde que empecé a trabajar han cambiado mucho las cosas y espero que no vayamos para atrás. Dentro de la Sanidad es una de las cosas a preservar.

-Hay otra cuestión asistencial importante que puede cambiar y es la atención al inmigrante al que le retiren la tarjeta sanitaria. Los profesionales han dicho ya que los atenderán.

-Claro. El médico tiene que seguir sus valores y los de la profesión y yo creo que ahí no va a transigir ningún facultativo, y menos de nuestra unidad.

-También está la falta de pago a centros en Cataluña, el recorte salarial a funcionarios, la incertidumbre sobre los contratos...

-Por eso digo que tenemos que estar más cerca que nunca los médicos y los pacientes. Nosotros tirar de vocación y ellos de respeto para tener una relación que nos permita sobrellevar esta situación.

-Ya en lo estrictamente profesional, ¿cómo surgió su cambio desde el Virgen de las Nieves?

-Se jubiló el anterior director de la Unidad, Juan Miguel Torres, y quedó vacante la plaza. Me llamó el doctor Becerra y me animó a que me presentara. Ha sido por convocatoria abierta, evaluación de méritos y examen del proyecto para los próximos cuatro años. Ya no son cargos fijos sino evaluables.

-¿Y qué plan presentó?

-Es la unidad más grande del hospital con 300 profesionales. Los servicios de Urgencias son como hospitales dentro de otro hospital. A veces tienen el tamaño de un comarcal o un chare. Y hay que estructurarlos bien porque son medianas empresas. Tiene un comité director formado por cargos intermedios de todas las categorías pero también quiero trabajar de forma transversal, no en una jerarquía vertical sino repartir responsabilidades. Además quiero que profesionales de base den su visión, que a veces es diferente a la de los jefes.

-Suele ser un servicio complejo para coordinar. Además, sus profesionales son de los más 'quemados'.

-Son servicios grandes donde se trabaja a turnos y es difícil la comunicación. Respecto a que están quemados, eso está estudiado. Las tres especialidades con más desgaste son Psiquiatría, Oncología y Urgencias porque la demanda es de personas más vulnerables y por cuestiones que demandan emocionalmente mucha fortaleza. Por eso hay que ayudarse entre los compañeros para no estar todos en fase negativa a la vez.

-Además de la organización del servicio y el personal, ¿qué se puede hacer con la frecuentación? Siempre se echa la culpa al usuario del colapso.

-A mí nunca me gusta echar la culpa al que viene. Realmente los hiperfrecuentadores son pocos, lo que pasa es que vienen mucho. Los crónicos o mayores que vienen a Urgencias es porque no encuentran la asistencia debida en otros ámbitos, por lo que habrá que acercarse a ellos para solucionarle el problema y no sólo echarle la culpa de que vengan. Luego hay otro tipo de hiperfrecuentadores que usan las Urgencias para temas banales, pero eso es una cuestión educacional. En los tiempos que corren pacientes y sanitarios vamos a tener que llegar a alianzas para intentar que los que necesitan atención no esperen. Para eso se estableció el triaje. Si tienes prioridad 1 pasas y si tienes la 5, esperas.

-Entonces sigue estando la clave en las formas de trabajo más que en el usuario.

-Yo creo que limitar el acceso a Urgencias es un tema complejo. Eso puede hacer que la gente se retraiga cuando tenga un problema grave. Habrá que combinar la educación a la población y algunas alianzas con pacientes y médicos de familia para que ese tipo de personas que vienen con patologías banales sepan dónde acudir. Muchas veces el problema es dónde acudir.

-¿Qué más proyectos tiene?

-Esta unidad es de cuidados porque el personal de enfermería juega un papel fundamental, de hecho son dos tercios del personal. En ese sentido quiero profundizar en la cultura de la seguridad del paciente, en la que tienen un papel fundamental. En la atención a las urgencias y en intensivos se usa mucha tecnología, fármacos que tienen que estar bien dosificados, muchos dispositivos invasivos, y eso tiene que funcionar como un reloj para hacer el menos daño posible al paciente. Esa línea se tiene que intensificar con la prevención de infecciones, la información que se pasa entre el personal para que no haya olvidos, y que la enfermería realice unos cuidados respetando al máximo la dignidad del paciente. Esa humanización que tanto nos reclaman y que también nos protege: trabajar en equipo, tener los valores de la profesión bien asumidos y ejercerlos. Si tratas al enfermo con respeto, ayudas a la familia, tienes compasión, eso ayuda en una época como la actual a seguir adelante. Ahora estoy más centrado en intensivo. Urgencias es una unidad con un coordinador, el doctor Porras, y voy a respetar su autonomía lo máximo posible. La UVI y Urgencias tiene que tener muy bien coordinada la atención a los pacientes graves (5%). El resto es del área de conocimiento de los médicos de Urgencias y son los que mejor saben cómo organizarse y establecer protocolos.

-¿Cómo ve las instalaciones mientras se espera el traslado al PTS?

-Eso me ha sorprendido negativamente. La estructura física es vieja pero en cambio tienen la última tecnología. El espacio físico sí se nota. Debe ser de las pocas UVI con enfermos separados por cortinas y no por boxes individuales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios