Tiroteo junto a la Catedral de Granada con un herido por arma de fuego Se lía a tiros a plena luz del día junto a la Catedral tras robar el arma a un agente

  • El detenido inició el caos después tras ser reprendido por fumar cachimba y no usar mascarilla. Acabó reducido por el otro policía y hospitalizado como herido de bala

Susto tremendo en el centro de Granada. Una persona se puso a dar tiros en el entorno de la Catedral  en torno a las 20:30 horas de este martes creando una gran alarma. Estaba siendo un verano tranquilo en la ciudad –con coronavirus– pero sin los clásicos sucesos que suelen teñir de negro los periódicos en estas fechas, hasta que estalló un incidente que por tonto no dejó de ser gravísimo y puso el susto en el cuerpo a vecinos, comerciantes y paseantes que había en el entorno de la Catedral en una hora propicia para estar en la en la calle antes de las 20:30 horas. Al principio, en medio de la confusión, los transeúntes sólo acertaban a comentar que "un loco" se había puesto a disparar en el lateral de la Catedral, calle Cárcel Baja, y que podía haber heridos porque se escuchaban ambulancias.

La explicación a este revuelo fue el delirio de un hombre, del que no se conoce por el momento la identidad, que tras ser reprendido por un agente de la Policía Nacional por fumar cachimba y al parecer deambular sin mascarilla por la calle, empezó a discutir y le llegó a quitar el arma al policía para amenazarlo e iniciar un tiroteo. No obstante, el agente que acompañaba al policía desarmado logró reducir a este hombre que los había encañonado e hizo caso omiso de las advertencias. El detenido, herido por arma de fuego en el tiroteo, fue trasladado en ambulancia y hospitalizado sin noticias del pronóstico sobre su salud.

Hasta el lugar de los hechos en pleno centro de la capital, y en medio del revuelo creado en una de las zonas más concurridas de la ciudad de Granada, se desplazaron una decena de coches de la Policía Nacional para inspeccionar la zona por completo. Para ello, la Policía dispuso un cordón policial en la transitada Cárcel Baja, donde los agentes estuvieron examinando hasta el último detalle.

La Policía Nacional confirmó a este periódico que sobre las ocho y media de la tarde se recibió una viso en sala por un tiroteo. Un poco antes, los mensajes de móvil ya volaban con la congoja propia de las personas que andaban en las inmediaciones y que vieron de cerca el tiroteo o los que, a pocas calles, escucharon los disparos y los posteriores gritos. La lógica humana llevó a la gente también a correr despavorida nada más escuchar las detonaciones con el consiguiente revuelo que se generó en el corazón de Granada a plena luz del día.

La Policía Nacional no emitió comunicado en la noche de ayer esperando a conocer el avance sobre el incidente que puso el corazón en un puño a los habitantes del centro de Granada y, de paso, a los familiares que recibían los mensajes instantáneos de que alguien se estaba liando a tiros justo al lado de la Catedral.Precisamente, uno de los sucesos más lamentables de los últimos años en Granada es la muerte de un guardia civil en servicio al que un delincuente, el Kiki, le robó el arma para luego acabar con su vida. En esta ocasión, el desenlace no favoreció al ladrón de la pistola, ahora detenido y hospitalizado. Los agentes también requirieron de hospitalización tras el forcejeo con el detenido.

La zona acordonada La zona acordonada

La zona acordonada / Antonio L. Juárez / PhotographersSports

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios