Granada

La mujer trabajadora se queda al margen de la recuperación del mercado laboral

  • La mejora de la economía en Granada está haciendo más profunda la brecha entre hombres y mujeres, con más diferencia en las tasas de paro, empleo y actividad

"Estamos asistiendo a un incremento de la desigualdad y la discriminación de las mujeres que se traduce en un empobrecimiento femenino cada vez mayor". La crisis ha sido dura para todos, pero las mujeres trabajadoras se han llevado la peor parte de un terremoto laboral que tampoco entiende de igualdad de género. Con la vista puesta en el Día Internacional de la Mujer, que se celebra hoy y que lleva asociada una intensa agenda de actividades organizadas desde el ámbito público y privado, UGT de Granada ha elaborado un completo informe laboral en el que constata que la mujer se está quedando al margen de la recuperación laboral.

El informe analiza los tres indicadores fundamentales del mercado de trabajo: la tasa de actividad, la tasa de paro y la tasa de ocupación. Y en todos ellos hay enormes diferencias entre hombres y mujeres. Desde el año 2012, la población activa femenina se ha reducido en 5.900 personas, pasando de las 205.200 granadinas que a finales de 2012 estaban en edad y disposición de trabajar a las 199.300 del último trimestre de 2015. Este descenso -que no se ha producido entre la población masculina, que apenas cuenta ahora con cien activos menos que hace tres años-, ha supuesto también una caída de la tasa de actividad de 1,6 puntos porcentuales, mientras que en el caso de los trabajadores el descenso ha sido sólo de 0,2 puntos.

El paro tampoco da buenos datos para quienes confiaran en los avances en igualdad del mercado de trabajo granadino. Aunque la brecha de la tasa de paro de mujeres y hombres prácticamente había desaparecido en los primeros momentos de la crisis, ha vuelto a crecer y se sitúa ya a 4,9 puntos porcentuales de diferencia. Las mujeres soportan un nivel de paro del 31,5%, mientras que el colectivo de trabajadores tiene una tasa de desempleo del 26,6%. La evolución desde 2012, aunque en este caso sí que ha sido positiva, también es muy desigual: mientras que la tasa de paro de los hombres se ha reducido en 10,6 puntos porcentuales, la femenina ha caído en 6,2. En términos absolutos tampoco mejora. Al cierre de 2015, según los datos de la EPA recogidos en el informe de UGT, había en Granada 62.800 mujeres desempleadas, 14.500 menos que al cierre de 2012. En el caso de los hombres, los 63.900 desempleados suponen 25.600 menos que hace tres años.

La secretaria de la Mujer de UGT Granada, Maravillas Vargas, asegura que los datos "confirman la tendencia prevista de la brecha de género en el desempleo, haciendo cada vez más visible la necesidad de adoptar medidas y políticas públicas decididas que eviten y corrijan los efectos de la desigualdad y la discriminación".

También se alejan hombres y mujeres en materia de empleo. La ocupación ha mejorado para los dos géneros, pero mientras que en 2012 había 23.100 trabajadoras en activo menos que hombres, en 2015 la brecha se ha duplicado, llegando a 40.000. Además, la tasa d empleo de las mujeres, con 136.500 ocupadas, es del 68,5%, frente al 73,4% del colectivo de trabajadores, que cuenta con 176.500 miembros. "La recuperación del empleo está siendo fundamentalmente masculina", apuntó Vargas, que recordó que las diferencias también se reproducen en los salarios, en el acceso a puestos de responsabilidad y en las condiciones laborales que soportan.

En la actualidad, del total de mujeres mayores de 16 años (384.500), sólo 136.500, un 35,5%, tienen un empleo remunerado. El resto, o bien está en situación de desempleo (62.800) o pertenece a la población inactiva (185.200).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios