Granada

Los trabajadores de Spar empiezan a cobrar tras dos años de conflicto

  • Los doscientos afectados por el cierre de la cadena de supermercados han comenzado a recibir parte de las indemnizaciones y salarios adeudados

Después de dos años de conflicto, los 200 trabajadores de supermercados Spar han comenzado a cobrar del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) los salarios e indemnizaciones adeudados por la empresa desde que en septiembre de 2008 fueran despedidos "sin previo aviso". Según informó ayer Europa Press, los primeros cobros comenzaron a realizarse la semana pasada, después de que el Juzgado de los Social número 7 de Granada declarara la insolvencia provisional de la empresa en abril, lo que "desbloqueó" la situación.

La secretaria general de la Federación de Hostelería y Comercio de CCOO de Granada, Elvira Martínez, confirmó ayer a este periódico que "ya han comenzado a llegar los expedientes resolutorios del Fondo de Garantía Salarial", así que entre esta semana y la que viene los trabajadores de la empresa recibirán lo que les pertenece. En realidad, la plantilla de Spar sólo recibirá una parte de la deuda contraída por la empresa y reconocida por los tribunales por despido improcedente (alrededor de un 60%), ya que el Fogasa no se hace cargo de la cantidad total.

La responsable de Comercio de CCOO (cuya asesoría legal lleva el caso de unos 65 trabajadores de Spar, aunque el resto -que ha contratado a sus propios abogados o que pertenece a otros sindicatos- también ha comenzado a cobrar) se congratuló de que los trabajadores "por fin puedan cobrar lo que les corresponde", después de que la entidad que gestionaba los supermercados, Supergran SA, echara el cierre de todos sus locales sin contar con el visto bueno de la autoridad laboral.

CCOO denunció esta situación ante la Inspección de Trabajo, que sancionó a la entidad por una falta muy grave. Aunque el citado Juzgado de lo Social 7 declaró improcedentes los despidos desde el primer momento y condenó a Supergran a indemnizar a los afectados con 45 días de sueldo por año trabajado, el pago no pudo hacerse efectivo por falta de solvencia de la entidad. Así las cosas, Supergran optó por realizar una subasta pública de algunos de sus bienes inmuebles para poder afrontar el pago. Entre ellos se encontraba la sede central de la empresa en Maracena y cuatro supermercados ubicados en los Cármenes de San Miguel de Granada y en los municipios de Peligros, Guadix y Freila.

"Desafortunadamente", nadie pujó y la subasta quedó desierta. Posteriormente los trabajadores tuvieron la oportunidad de optar a la adjudicación de los locales, pero la mayoría se encontraba en el paro y sin poder adquisitivo suficiente, así que una vez cumplidos los plazos se solicitó el citado Fogasa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios