Granada

Casi mil trabajadores en la primera protesta común de los servicios públicos

  • A las movilizaciones que mantiene Rober desde septiembre se unieron en la Plaza del Carmen los empleados de las concesionarias Cespa, Castor, Inagra y Eulen contra "la merma de derechos salariales y laborales"

Comentarios 1

Limpian la ciudad, conducen el autobús que transporta a los vecinos por sus calles, cuidan los jardines o se encargan de los trabajos relacionados con la dependencia, pero ayer aparcaron sus instrumentos de trabajo para protestar contra los recortes en los servicios públicos que presta el Ayuntamiento de Granada. Más de 1.000 trabajadores según los sindicatos y 800 según la Policía Local recorrieron un trayecto que les llevó desde las cocheras de la Rober hasta la Plaza del Carmen.

Desde el pasado mes de septiembre, vienen realizando paros cada viernes los empleados de Rober, la empresa concesionaria del servicio público de transporte. Los conflictos que han surgido desde entonces en otras contratas municipales hicieron que ayer, por primera vez, se sumarán a la protesta otras compañías que prestan servicios públicos. Así, a la manifestación de ayer se unieron Inagra, Cespa-Jardines, Eulen y Castor.

La secretaria provincial de UGT, Manuela Martínez, destacó la importancia de "unir los conflictos" porque, dijo, "estamos ante un problema generalizado: la merma en sus derechos laborales y salariales". Además lamentó que "los trabajadores paguen la mala gestión" por parte de empresas y Ayuntamiento. Así, censuró que el Consistorio "mire para otro lado y de una manera insensible diga que los problemas laborales son sólo de las empresas que prestan los servicios y ni les solicite que cumplan los contratos ni les paga sus deudas". Aludía de esta forma a la negativa del Ayuntamiento a sentarse a negociar, a pesar de adeudar importantes cantidades a las concesionarias que, en la mayoría de los casos, deben salarios a sus trabajadores o han planteado reducciones de plantilla. También criticó a las empresas por "utilizar como rehenes a los empleados para lograr que el Consistorio cumpla los contratos".

"A pesar de que el Ayuntamiento debe ser el que preste los servicios, no quiere participar en una negociación tripartita entre empresarios, trabajadores y administración", afirmó Ricardo Flores, secretario provincial de CCOO. El responsable sindical denunció a las administraciones y empresas "quieren aprovechar la situación de crisis para mejorar su cuenta de beneficios a costa del empleo y de los servicios que necesitamos los ciudadanos y que además pagamos en forma de tasas".

En cuanto a la intención de convocar huelgas indefinidas que anunciaron ayer los sindicatos, dijo albergar la esperanza de que "las negociaciones vayan por buen camino", aunque señaló que "si esto no se arregla seguiremos con las movilizaciones".

'Si esto no se arregla... guerra, guerra, guerra', gritaban ayer los trabajadores en la Plaza del Carmen. Una proclama que según Manuela Martínez significará el comienzo de huelgas indefinidas en las cinco empresas cuyos empleados se encuentran inmersos en conflictos laborales. La primera cita que marcará el devenir de las protestas será el martes con el primer Sercla -órgano para la mediación laboral de la Junta de Andalucía- que intentará solucionar el conflicto de Inagra. UGT espera que acuda también el Ayuntamiento, aunque éste ya anunció su intención de no participar en él. Ayer, al mismo tiempo que la protesta se celebraba un pleno en el Consistorio, del que el alcalde se ausentó por motivos personales que se desconocen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios