Granada

Un traspaso que vale un barco

  • De los 4,5 millones de euros que el Granada CF se embolsó por la venta de Siqueira, más de 3 fueron supuestamente desviados

  • Pina habría comprado su yate con la comisión

Siqueira fichó por el Atlético de Madrid en verano del año 2014. Siqueira fichó por el Atlético de Madrid en verano del año 2014.

Siqueira fichó por el Atlético de Madrid en verano del año 2014. / g. h.

El traspaso de Guilherme Siqueira es otro de los movimientos que aparecen en los informes de la UDEF por el llamado caso Pina, operación por la que el que fuera presidente del club granadino permanece encarcelado en Soto del Real, acusado de evasión fiscal y blanqueo de capitales.

Tal y como publicó ayer El Confidencial, en junio de 2014 el Granada CF cerró con el Atlético de Madrid el traspaso del jugador por 10 millones de euros, de los que 4,5 fueron ingresados en las cuentas del club el 22 de julio de ese año con concepto 'Primer vencimiento Fra.2'. Dos días después habían sido desviados más de 3 millones de esta operación a dos empresas: Fifteen Securitisation SARL -una holding con sede en Luxemburgo gestionada por la familia Pozzo- y la Fundación Eldenses de Corazón, siendo el ingreso de esta última el que Pina habría usado ese mismo año para comprarse un barco... Desde Australia. Un final rocambolesco para el traspaso que se convirtió en la venta más cara hasta entonces de la historia del Granada CF.

En el año 2010, el que hasta entonces había sido lateral izquierdo de Udinese Calcio, Guilherme Siqueira, llegó cedido al Granada CF por una temporada. El club estaba en Segunda División y por entonces era Rubén Párraga quien se encargaba de defender la banda izquierda del conjunto nazarí, un jugador muy querido entre los aficionados que en un principio no se tomaron del todo bien que llegase un sustituto. Sin embargo, el ascenso a Primera y su destreza en el terreno de juego hicieron que el brasileño-español se ganase el cariño de la grada y deslumbrase a dos de los escaparates mundiales del fútbol español: el Real Madrid y el Atlético de Madrid.

Tras firmar tres años impecables con la elástica rojiblanca, el verano de 2013 Florentino Pérez y Quique Pina tenían prácticamente firmado el traspaso del jugador a falta de perfilar unos flecos: hacer efectiva la salida de Fabio Coentrao a Manchester United. Pero la noche del 2 de septiembre de 2013 (último día del mercado de fichajes) dio un giro inesperado: Coentrao se quedaba en el Real Madrid, lo que se traducía en la anulación del fichaje de Siqueira, que al final acabó cedido una temporada al Benfica.

Esta cesión se acordó por un millón de euros y además tenía aparejada una opción de compra del jugador, y un posible traspaso posterior para el Granada, "una operación rentable" según indicó el que por entonces era director deportivo del club, Juan Carlos Cordero, también investigado en esta misma causa.

Pese a ello, en enero de 2014 volvió a conocerse que el Granada y el Real Madrid tendrían pactado que el jugador se incorporase ese mismo verano a las filas del conjunto merengue. En concreto, este preacuerdo se habría fijado en torno a 6 millones de euros, sin embargo, si algún otro club ofrecía una cuantía mayor para adquirir al lateral izquierdo, el club blanco sería informado para darle la opción de igualar dicha oferta.

Ese verano el jugador acabó recalando en la capital española, pero no en Chamartín, sino que se desvió hasta el Manzanares ya que fue el Atlético de Madrid quien finalmente se hizo con la propiedad del futbolista por 10 millones de euros.

El 22 de julio, el Granada CF recibió uno de los pagos de la operación, por valor de 4,5 millones de euros, pero ese dinero apenas estuvo 24 horas en las arcas del club. Al día siguiente, 3.004.943 euros fueron desviados a una cuenta de la sociedad luxemburguesa Fifteen Securitisation SARL, una mercantil que están en el punto de mira de la investigación policial que estaría controlada por quien era socio de Pina y presidente del club, Gino Pozzo. Tal y como se recoge en el informe de la UDEF según El Confidencial, "el Granada no declaraba el 100% del importe percibido por la operación de traspaso, tributando solo por una pequeña cantidad, debido a que, a través de un contrato previo, la mercantil Fifteen, propiedad de la familia Pozzo, se convertía en la propietaria de los derechos económicos del jugador".

Asimismo, se apunta en la investigación que "de esta manera, aunque contablemente el Granada percibe el 100% de la operación, en función del contrato señalado, el mismo día del ingreso soporta una factura del 90% expedida por Fifteen", lo que corresponde con la cantidad desviada el 23 de julio.

A todo ello hay que añadir que un día después, el 24 de julio, 363.000 euros fueron enviados a la Fundación Eldenses de Corazón, con la que Omar Zeidán -socio de Pina- controlaba el club alicantino de Elda. Pero este dinero volvió a moverse y recaló en una sociedad de Sydney (Australia), para comprar el famoso barco de Quique Pina. Un yate que fue registrado a nombre de una firma instrumental del intermediario, Calambur Intermediaciones SL, administrada por la hermana del expresidente nazarí, Elena Pina, que también está siendo investigada.

Precisamente, la compra de este barco, llamado 'El Duende', no pasó desapercibida ya que Pina nunca ha escondido dicha embarcación, que tenía amarrada en el puerto de Marbella, pese a que directamente él no podía haberlo comprado ya que a ojos de Hacienda constaba como insolvente desde el año 2011, y tal y como expone el informe de la UDEF, "los únicos ingresos conocidos son los percibidos del Granada CF SAD en las dos últimas temporadas como presidente de dicha entidad, 125.000 euros y 87.500 euros respectivamente en 2015 y 2016".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios