Granada

¡Nos van a volver locos pero ojalá funcione!

  • La modificación de las líneas de autobús urbano siembra disparidad de opiniones entre los usuarios

  • El modelo entrará en vigor en el mes de abril

Comentarios 3

"Nos van a volver locos estos políticos con tanto cambio", pero "la verdad es que antes el sistema era mejor porque el recorrido era más completo". Así podría resumirse el sentir general de los granadinos con respecto a los nuevos cambios del sistema de transporte urbano que entrará en vigor el próximo mes de abril y con el que se cumple una de las promesas electorales del PSOE.

Pese a que hace menos de 72 horas que se dio a conocer la reordenación de las líneas de autobuses, el tema ya es vox populi entre lo ciudadanos. Y, como ocurre en todo cambio, hay disparidad de opiniones al respecto. Mientras que unos se muestran fieles a la actual Línea de Alta Capacidad (LAC) implantada en verano de 2014 por el PP -para lo que incluso se ha creado una petición en Change.org para que se mantenga que al cierre de esta edición ya contaba con medio millar de adheridos-, y rechazan la supresión de la línea SN2 que conecta el Estadio Nuevo Los Cármenes con la Estación de Autobuses -mismo trayecto que hace el Metro-, otros consideran que la modificación supone una mejora para los usuarios al eliminar los transbordos y reforzar algunas de las líneas actuales. Eso sí, la mayoría coinciden en que habrá que esperar a comprobar su funcionamiento para poder dar una valoración más acertada.

Este sistema propone un eje central y dos redes complementarias Norte y Sur

"Estoy muy contento con la LAC. Es el autobús que uso cotidianamente, es rápido y no le encuentro ningún fallo. A mí personalmente me parece bien como se está con ella, pero entiendo que haya gente que le pueda venir mal y que prefiera el cambio". Esta es la postura de Francisco Najera, uno de los usuarios de la actual LAC que ahora tendrá que coger el 4 para hacer su trayecto habitual, ya que tal y como se recoge en el nuevo mapa de transporte de la ciudad, la LAC se fusionará con la actual línea SN5 y se convertirá en la 4, que conectará Venta de Zurita (La Chana) con el Parque Tecnológico de la Salud (PTS).

Para ello, los actuales autobuses azules que realizan el trayecto desde Cruz del Sur, pasando por el Centro, hasta la rotonda del Helicóptero serán pitados de color rojo, pero esta no será su única modificación. Actualmente, la LAC cuenta con una frecuencia de paso de tres minutos, mientras que la futura línea 4 pasará cada siete u ocho minutos en hora punta, y cada doce en horas valle.

En la misma línea se pronunció Belén de Santaolaya, que indicó que "cuando se hizo la modificación de la LAC supuso un gran cambio para la ciudad. Ahora me parece que es un trastorno cuando creo que no está funcionando nada mal. Creo que nadie nos ha preguntado lo que nos parece, pero si es lo que se decide...".

Otra de los puntos de vista contrarios a la modificación fue el de Encarnación Provincia. Esta usuaria consideró que "los políticos se están riendo de nosotros todos los días porque somos quienes pagamos sus errores. Para modificarlo, lo que tendrían que hacer es estudiarlo todo bien, pero no cambiarlo una vez, luego otra, y así, porque si no, esto es un desastre".

A Julia Rodríguez lo que más le "perjudica es que desaparezca el SN2 porque me obligan a que si tengo que hacer ese trayecto, tenga que coger sí o sí el Metro", ya que considera que con este autobús tiene un mayor abanico de paradas que con el metropolitano.

Pedro Medina es uno de los que piensa todo lo contrario, ya que según indicó con las nuevas líneas se "hace el mismo recorrido pero más completo. Sinceramente el cambio que habrá a mí no me afecta, así que me parece bien". En la misma tónica se pronunció Manuel Martínez, que consideró que "antes el recorrido era mejor porque era más completo. Si vuelve más o menos a como estaba, mejor, aunque lo que pasa es que la gente mayor se vuelve loca".

Esta última frase es una de las más repetidas entre los vecinos de Camino de Ronda, tal y como indicó el presidente de la Asociación Vecinal, José Vargas, quien destacó que "aunque aún no hemos podido analizar bien el cambio, de momento, entre los vecinos lo que se ha comentado es la frase 'nos van a volver locos estos políticos con tanto cambio'. Ya que nos habíamos aprendido de corrido las líneas, ahora otro cambio. También preguntan que si el año que viene con las elecciones entran otros políticos, volverán a cambiar los autobuses. Esa es la impresión que hay por lo que he podido comprobar estos días entre algunos de los vecinos".

Asimismo, Vargas indicó que la decisión que más rechazo ha generado ha sido la supresión de la SN2, ya que "llegaba hasta el Zaidín y hay muchas personas mayores a las que le supone una complicación coger el Metro".

Todo lo contrario ocurre en el Zaidín, donde el distrito ha acogido la noticia "bien en general". Según el presidente de la asociación vecinal del Zaidín, Antonio Ruiz "está más o menos como antes pero nos van a reforzar las líneas con el 4 y con el aumento de frecuencias del U3. Siempre habrá gente que no esté contento, pero tampoco podemos pretender que el autobús nos lleve a la puerta de casa".

En La Chana, "en principio se ve bien". Así lo indicó José Fernández, representante vecinal de este distrito, que destacó que desde el Ayuntamiento "han dado opción de realizar alguna petición para que se haga alguna modificación, y aplicarla si es posible, pero en principio a nosotros nos ha mejorado, así que la valoración es positiva".

Desde el grupo municipal de Izquierda Unida (IU), también se valoró ayer la reordenación. Tal y como señaló el portavoz de IU, Francisco Puentedura, "la reordenación de líneas no puede plantearse como una excusa para recortar en transporte público para no cubrir las necesidades de todos los barrios". Según denunció Puentedura "se viste un santo desvistiendo a otro" ya que la unificación de la LAC con la SN2 supone "eliminar la única conexión directa que tiene el distrito Norte con zonas como Casería del Cerro o la Escuela Oficial de Idiomas".

Asimismo, el concejal de izquierdas indicó que "con esta propuestas del PSOE también se aísla a barrios como Bobadilla y Camino de Ronda y no se da cobertura suficiente a Avenida de Cervantes, Bola de Oro o el Fargue, cuya frecuencia de autobuses superan los 30 minutos o una cada hora, además de dejar al distrito Genil aislado del centro de Granada".

Asimismo, el portavoz de IU criticó que esta modificación "se haya hecho sin plantear la creación de líneas coordinadas a nivel metropolitano, y de forma unilateral, sin contar con la opinión de otros grupos políticos, trabajadores y colectivos vecinales y de usuarios".

Sin embargo, el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, explicó que "la mayoría de granadinos están trasladando que hacía falta este cambio". Según explicó el regidor, "las medidas que se están llevando a cabo son fruto de lo que han planteado las Juntas Municipales de Distritos, las Asociaciones de Vecinos. Por eso estamos en proceso de recogida y aportaciones de sugerencias para algo que se ha puesto en marcha a través de lo que nos han propuesto los vecinos, y también en el Observatorio de la Movilidad".

A partir del mes de abril, Granada contará con un eje central y dos redes complementarias Norte y Sur. La red principal de transporte de la ciudad contará con un total de cinco líneas: la 33, que realizará el trayecto Cenes de la Vega-Estación de Autobuses; la 3, conectará Los Rebites con La Chana; la 4, desde La Chana al Zaidín; la 5, hará el trayecto Bethoven-Parque Nueva Granada; y la 6, que conectará el Parque de las Ciencias con el Parque de las Alquerías.

Además, habrá dos líneas circulares, la 11 (Camino de Ronda-Ayuntamiento-Gran Vía) y la 21 (Gran Vía- Violón-Camino de Ronda). La red complementaria Norte (N) tendrá tres modificaciones: la N5, N6, N7, N8 y N9 mantienen su recorrido actual, pero la N1, pese a que mantiene su actual ruta, ha cambiado su parada en Rector Marín Ocete por una en el Triunfo, al igual que ocurre con la N3; la N4 no seguirá hasta el Triunfo, se eliminará el bucle de la estación de autobuses y se ampliará hasta Casería de Aguirre.

Por su parte, las modificaciones de las líneas Sur (S) serán: el cambio en la S2 Villa Argaz-Centro, que llegará hasta Acera del Darro, al igual que hará la S3 (Palacio de Deportes-Centro); mientras que la S0 conectará Carretera de la Sierra con PTS. Asimismo, se recuperará la línea 32 (pasará a llamarse C32), que conectará el Alabaicín con la Alhambra; la C7 cambia su nombre a 13 y llegará al cementerio; mientras que tanto las líneas U1, U2 y U3, como las nocturnas 111 y 121 mantendrán su actual recorrido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios