Granada

Los vecinos intentan impedir el cierre del consultorio de Mirasierra

  • Piden que el centro siga funcionando, aunque se abrió para prestar servicio mientras se construía el nuevo de Bola de Oro

Los vecinos intentan impedir el cierre del consultorio de Mirasierra Los vecinos intentan impedir el cierre del consultorio de Mirasierra

Los vecinos intentan impedir el cierre del consultorio de Mirasierra

Se venía gestando desde hace meses. Los vecinos veían venir desde antes de las elecciones municipales del 26 mayo que el centro de salud de Mirasierra iba a cerrar pronto. Ese ambulatorio abrió expresamente para dar servicio al barrio de Mirasierra mientras se construía el nuevo Centro de Salud de Bola de Oro pero, tras 10 años en obras y ahora amaga con abrir, los 20.000 vecinos a los que prestará servicio ya se han acostumbrado a su ambulatorio Mirasierra y se están movilizando para impedir su cierre.

El centro Mirasierra, que no es de propiedad de la Junta sino que ha estado alquilado durante estos nueve años, cerrará en poco tiempo y tantos los pacientes como los trabajadores serán trasladados al nuevo de Bola de Oro.

Como hoy ha puesto de manifiesto el concejal del PSOE Paco Cuenca en una pregunta en el pleno del Ayuntamiento, el principal problema de los vecinos es la ubicación del centro de Bola de Oro, que se sitúa en el camino Real de los neveros, “encima de una cuesta enorme”, señala María Dolores Barrionuevo, titular de la farmacia del Camino bajo de Huétor.

Ese establecimiento al igual que la panadería, la carnicería y otras muchas tiendas, señala Barrionuevo, están recogiendo firmas desde el pasado martes para que aunque se abra el centro de Bola de Oro, a los vecinos de esta zona les mantengan el servicio de Mirasierra, “con menos médicos, pero que no lo cierren”, sostiene.

Desde la delegación de Salud señalan que ese cambio estaba planteado desde que se planteó la construcción del de Bola de Oro hace 20 años, y que además, han sumado más personal en el nuevo que quedará con 12 médicos y 12 enfermeros para atender a una población sanitaria de unos 20.000 habitantes.

El delegado de Salud, Indalecio Sánchez-Montesinos –al que el concejal de Salud, Carlos Ruiz Cosano ha prometido en el pleno trasladar el malestar de los vecinos– quiere lanzar un mensaje de tranquilidad en este asunto, ya que dice, lo primero que han hecho ha sido abrir un espacio de diálogo.

Por otro lado, compara ambos centros, y señala que el nuevo de Bola de Oro será un lugar “con magníficas instalaciones, equipamientos y con un aumento de personal”. El delegado también responde a la mayor queja vecinal, la gran cuesta que tendrán que subir los pacientes para acudir al nuevo ambulatorio, entre ellas, muchas personas mayores con dificultades. Ante esto, señala Sánchez-Montesinos, “los vecinos tendrían que desplazarse igualmente para pruebas complementarias a Bola de Oro o a los centros hospitalarios”, por otro lado, el delegado se pone a disposición de los vecinos para explicarles que se trata “de una mejora extraordinaria en la atención sanitaria”.

Ante la problemática del desplazamiento, Salud aporta como solución que coches del distrito sanitario se encarguen de desplazar a las personas impedidas, aunque para vecinos como Maria Dolores ese remedio no es viable, ya que el nivel de personas que viven “abajo” es muy alto y no van a dar abasto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios