Levante-Granada CF|La Pizarra

Cambio de planes para sumar

  • Diego Martínez cambia el guion del encuentro con las modificaciones del descanso

Machís controla el cuero en la acción del tanto del empate Machís controla el cuero en la acción del tanto del empate

Machís controla el cuero en la acción del tanto del empate / Agencia LOF

El Granada CF volvió a mostrar su faceta camaleónica en el Ciudad de Valencia. Diego Martínez decidió realizar dos cambios en el descanso tras una primera mitad difícil. El técnico asturiano logró cambiar el guion del partido con la mejora de su conjunto, que salió del vestuario con una actitud dominadora. El esquema rojiblancó mutó en el tramo final del choque con la entrada de Foulquier.

Once titular

El Granada volvió a partir de inicio con la línea defensiva de cinco efectivos, que ya está más que asentada en el ideario granadinista. La novedad fue la parcela ofensiva, que fue compuesta por Fede Vico, Carlos Fernández y Soldado. La disposición del esquema daba libertad a Carlos Fernández para que se desenvolviese por todo el frente de ataque, mientras que la ausencia de extremos puros invitaba a Víctor Díaz y Carlos Neva a recorrer las bandas.

El gol condiciona

El tempranero tanto marcado por Roger golpeó las ideas de Diego Martínez, pues no es costumbre del Granada encajar tan pronto. La defensa de cinco aporta estabilidad, pero el delantero granota entró como cuchillo en mantequilla en segunda jugada. La comodidad sobre el verde fue para los de Paco López durante un buen tramo del primer acto.

Brotes verdes

El comienzo de la reacción del conjunto visitante llegó con el mayor protagonismo de sus laterales, especialmente de Carlos Neva. El gaditano se sumó con acierto en varias ocasiones al ataque e incluso tuvo una doble ocasión para empatar el choque antes del descanso, pero se topó con un Aitor inmenso en el mano a mano y en el posterior rechace.

Cambio de planes

Con la derrota al descanso, Diego Martínez no quiso esperar y realizó una doble sustitución. Puertas y Machís relevaron a Víctor Díaz y Fede Vico. El venezolano se ubicó en su posición habitual en banda izquierda para dar mayor profundidad al equipo, mientras que el almeriense se situó como carrilero diestro. En varias jugadas Puertas se movió para finalizar la acción en una posición más centrada, algo cuyo corrector fue Domingos Duarte, que debía tener un ojo puesto a su derecha para prevenir posibles incursiones a la contra por parte de los azulgranas.

La riqueza táctica del Granada volvió a ser decisiva La riqueza táctica del Granada volvió a ser decisiva

La riqueza táctica del Granada volvió a ser decisiva / Departamento de Infografía

Los porqués

Nunca es fácil para un entrenador realizar cambios en el descanso de un encuentro, pues puede dar la sensación de que el preparador del equipo está señalando a los sustituidos, pero Diego Martínez leyó que su conjunto demandaba otra fórmula para funcionar con más acierto. La idea de Fede Vico no le funcionó al gallego. El cordobés toco muy pocos balones en sus 45 minutos debido al poco juego asociativo que pudo practicar el Granada entre líneas. Víctor Díaz tuvo menos participación en ataque que Carlos Neva, pero su salida está más relacionada con la aportación ofensiva que buscó el cuerpo técnico con la entrada de Puertas.

Un premio merecido

El rendimiento del bloque granadinista en la reanudación dio la razón a su entrenador. El dominio del partido tornó en color rojiblanco. El tanto anotado por Machís, uno de los cambios introducidos en el intermedio, refrendó más aún la decisión de Diego Martínez.

El factor Machís

El extremo fue sin duda el protagonista de la gran segunda parte del Granada. El ex del Cádiz no se quedó únicamente en el gol anotado, pues de él nacieron otras jugadas de peligro como un trallazo de Roberto Soldado que Aitor detuvo de milagro. Dicha jugada partió de un caño espectacular del ‘23’ rojiblanco a Bruno.

Cambio de esquema final

A falta de doce minutos para el final del tiempo reglamentario, Diego Martínez agotó su última bala con la entrada de Foulquier, que relevó a un Carlos Fernández exhausto. El esquema rojiblanco pasó a ser un 5-4-1 en el que Puertas volvió a su lugar más habitual en banda derecha para dejar el carril defensivo al francés. Soldado se quedó como referencia ofensiva. El equipo cerró así sin apuros el partido para dar un paso más hacia la salvación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios