alcorcón | granada cf

Creencia en la pizarra

  • Los rojiblancos, pese a la expulsión, acaban con dos arietes y cerca del gol

Creencia en la pizarra Creencia en la pizarra

Creencia en la pizarra

Cuando una derrota llega por merecimiento sí debe preocupar a equipo y aficionados, pero lo de ayer del Granada CF debe aumentar la creencia en el trabajo desarrollado, sobre todo después de asistir a un nuevo despliegue de libreto de Diego Martínez tras la expulsión e ir abajo en el marcador. De igual forma, los jugadores acompañaron la valentía demostrada por su técnico sobre el campo con un gran despliegue físico, lo que les hizo terminar el partido enfadados por el resultado, y seguramente por la actuación del colegiado, pero con merecimiento de haber podido sumar un punto pese a los condicionantes del encuentro. La creencia en la pizarra que el técnico gallego planta en su vestuario es total, pese a las zancadillas de unos y otros.

repite once

Montoro fue la gran preocupación durante la semana, después de los problemas físicos con los que acabó el partido frente al Mallorca. Sin embargo, Martínez volvió a jugar con la duda -debido a los cierres de los últimos entrenos de la semana que viene realizando- y contó con el valenciano aparentemente sin mayores problemas. El once fue el mismo por tercera semana consecutiva, con la presencia de Pozo en una banda en detrimento una vez más de Vico, quien parece abocado al banco. El sistema abierto entre el 1-4-2-3-1 y el 1-4-4-2, junto con la movilidad en ataque, es la marca propia del Granada tanto en casa como fuera.

de menos a más

El partido comenzó atascado, aunque la aparición de Vadillo por la izquierda superado el primer cuarto de hora mejoró la presencia en ataque. Los rivales cada vez intentan ahogar más la versatilidad de los rojiblancos en ataque, sobre todo lejos de casa, aunque siempre terminan por generar debido a la calidad individual que atesoran. Hasta Pozo gozó de libertad en la recta final de la primera mitad. El sevillano acabó por el centro, cediendo la banda a Puertas, quien parece haber perdido la fortuna con la que pareció haber sido tocado en el arranque de competición.

doble trabajo

Si decía que los rivales han aprendido a ahogar a los rojiblancos en ataque, en defensa el Granada sufre cuando su línea trasera debe encontrarse con dos referencias claras en su área. Ayer la veteranía de Víctor Casadesús y la mala intención de Juan Muñoz, quien tuvo que ser expulsado por dos agresiones a los centrales rojiblancos, complicaron más de lo que están acostumbrados los mariscales nazaríes. Ya ocurrió en Extremadura y en Coruña. La defensa se cree muy superior ante los rivales que juegan con una única referencia en el área, aunque la segunda sea peligrosa y tenga llegada; pero sufre en exceso cuando Germán y Martínez tienen pareja de baile obligatoria.

expulsión

El partido estuvo en la expulsión de Víctor Díaz. La entrada desmesurada del lateral rojiblanco fue merecedora de la roja, sí, pero el árbitro pasó de largo en la primera parte la actuación irregular de Silvestre, de Juan Muñoz y alguna otra amarilla que debió mostrar. Desde el banquillo no se transmitió al equipo nerviosismo ni dejar de luchar por el partido. Rápidamente entró Quini para tapar el posible agujero, aunque la sorpresa llegó poco después.

cambio ofensivo

Cuando sacó del campo al desafortunado (o empujado, según se mire) Álex Martínez para dar entrada a Rodri, el entrenador rojiblanco dejó muy claro que al equipo que había que ir a por el empate. Desde ese momento, los jugadores granadinistas dominaron, pisaron más el área que el Alcorcón y tuvieron ocasiones para poder igualar el encuentro. La sensación no fue la de que Granada jugaba con un futbolisa menos y plantó cara a un rival que ya queda en la tabla por encima de los de Los Cármenes.

desde elche

Sólo en un partido el Granada se quedó sin anotar en la presente temporada de la Liga 1|2|3 y fue en la primera jornada, en el encuentro disputado en el Martínez Valero de Elche (0-0). Hasta ahora los rojiblancos eran seguro de gol en cada uno de los partidos (y más de uno en cada encuentro), pero ayer se le volvió a hacer pequeña la portería. También esa ausencia está marcada por la poca fortuna de la segunda línea, ya que los dos delanteros en plantilla, que ayer acabaron juntos sobre el césped, siguen sin tener la fortuna del gol, habiendo anotado solo uno cada uno, pese a tratarse del conjunto más goleador de la categoría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios