aLCORCÓN | GRANADA CFvadilloHH

Desequilibrio constante

  • El extremo rojiblanco firma un buen partido aunque es el elegido por Diego Martínez para salir del campo tras la tarjeta roja a Víctor Díaz

Vadillo deja atrás a un rival en el partido de ayer. Vadillo deja atrás a un rival en el partido de ayer.

Vadillo deja atrás a un rival en el partido de ayer. / agencia lof

álvaro Vadillo hizo un buen partido en Alcorcón. El problema es que fue una 'actuación interruptus', ya que el técnico Diego Martínez se vio obligado a realizar una sustitución no previsto a los nueve minutos del segundo tiempo tras la roja a Víctor Díaz. Tenía que recomponer su zaga y era obvio que al quedarse en inferioridad numérica el escogido para que entrara Quini en el lateral diestro iba a ser un hombre de arriba.

Estaban en el campo Pozo, Adrián Ramos y Antonio Puertas pero le tocó a Vadillo pese a que su actuación estaba siendo notable, pese a que era el jugador más desequilibrante del Granada hasta entonces. El gaditano ni mucho menos se lo tomó mal, este equipo es una piña y todos reman en la misma dirección, incluido él, titular indiscutible durante el curso pero también uno de los jugadores más reemplazados en lo que va de campaña.

Fue agredido sin balón por Eddy en el primer tiempo pero el árbitro no sancionó la acción

Era el minuto 54 y hasta entonces Vadillo había exhibido lo mismo que en casi todos los anteriores encuentros de esta Liga. Comenzó jugando en la derecha, aunque a lo largo del tiempo que estuvo en el campo alternó varias veces su posición con Pozo, el otro extremo. Apareció, por tanto, por la derecha, por la izquierda y también por el centro.

Un buen ejemplo de cómo trabajan todos en este Granada es que su primera acción del partido, a los dos minutos, fue recuperar un balón en la banda derecha bajando y trabajando en tareas defensivas.

A lo largo del duelo mostró su habilidad firmando cuatro regates, y también su peligro constante con hasta cuatro envíos al área. También se sacó de la manga un par de sensacionales pases sobre Pozo que dejaron al sevillano en buena posición para acercarse al gol pese a que este no culminó bien esas jugadas.

También estuvo presente en una de las acciones polémicas del choque. Tras una pugna con Eddy Silvestre, el ex jugador del Granada lo pisó en el vientre, ya sin el balón en la jugada, de forma intencionada y cobarde.

El árbitro se desentendió de la jugada y no ocurrió nada. El trencilla sí que tuvo luego claro que tenía que expulsar a Víctor Díaz, por una fea entrada es evidente, pero condicionada e involuntaria al estar provocada por un resbalón anterior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios