El Marcaje | Granada CF - Nástic Fede Vico: la verticalidad rojiblanca

  • El cordobés estuvo muy activo en la primera mitad al participar en la jugada del 1-0 y generar casi todo el juego de peligro.

Fede Vico pugna en el córner con un jugador del Nástic. Fede Vico pugna en el córner con un jugador del Nástic.

Fede Vico pugna en el córner con un jugador del Nástic. / Carlos Gil

Con su sitio en el once guardado por parte de Diego Martínez pese a su ausencia en Lugo por sanción federativa, Fede Vico fue uno de los mejores sobre el césped de Los Cármenes durante los primeros 45 minutos, haciendo eso que para él es fácil, pero que para los que juegan o han jugado al fútbol saben que no lo es: jugar en ataque el primer toque y dándole mucha velocidad al juego ofensivo de su equipo.

Inició el partido por detrás de Rodri, pese a que desde el cuerpo técnico rojiblanco no se negó el pasado viernes en rueda de prensa que pudiera incluso actuar como recambio de Montoro; pero su facilidad para adaptarse a cualquiera de las posiciones de todo el franco de ataque le hizo actuar durante muchos minutos en banda al intercambiar la posición con Puertas; tirarse a dicha banda con el primer cambio, para acabar como jugador en la izquierda ante la retirada del campo de Vadillo, su mejor amigo dentro y fuera del campo. Resumiendo, que fue el único de la línea de tres medias puntas que terminó el choque sobre el césped.

El cordobés abrió el libro de detalles y recursos durante la primera media hora. A los tres minutos se inventó una pared con Quini en la que su paisano llegó hasta línea de fondo para poner un centro que no encontró buen remate. En el 6’ pidió penalti al colarse en el área desde la izquierda y encontrarse con la dura pierna de Thioune que mandó el balón a córner. Y en la jugada del 1-0 todo arrancó con él. Vadillo se apoyó en el ‘14’ rojiblanco para sacar el córner, introducirse en el área pegado a la línea de fondo y poner el balón a Víctor Díaz en el área pequeña para abrir el marcador.

Pero ahí no quedó la cosa porque Vico, junto a Vadillo, fue el mejor generador durante el primer acto, mostrándose tan enchufado que hasta tuvo que ser advertido por el colegiado ante sus continuas protestas. La mejor acción individual llegó en el 28’, cuando se inventó un regate en línea de tres cuartos, con tacón y caño incluido, para sacarse un disparo desde la frontal con rosca que se marchó muy ajustado de la portería de Becerra.

El paso por vestuarios pareció enfriar al media punta, quien, como el equipo en líneas generales, puso más músculo que ingenio al tener el partido encarrilado. El cordobés se mostró mucho más impreciso en el pase, sobre todo en el último dentro del área. En dos acciones (60’ y 66’) pudo haber habilitado a Rodri para que hubiera sentenciado el choque, pero su mala elección facilitó el trabajo de los defensores.

Los primeros 45 minutos fueron el claro ejemplo de lo que Vico aporta al equipo: verticalidad y primer toque, algo que aún sigue sorprendiendo a los rivales del Granada CF.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios