Omonia | Granada CF La Pizarra

La sobriedad de siempre

  • El Granada juega de principio a fin en Nicosia con su 1-4-1-4-1 habitual, con Pepe en el lateral diestro como gran novedad

Presión de dos jugadores del Granada a uno local Presión de dos jugadores del Granada a uno local

Presión de dos jugadores del Granada a uno local / Efe (Nicosia)

Ya se sabe que cuando uno pone un circo le crecen los enanos, y en época de coronavirus éstos se pueden reproducir bajo la carpa como si a un grupo de gremlins le echas un cubo de agua o le das de comer de madrugada.

Los problemas vividos por la plantilla rojiblanca en los días y horas previos al partido ante el Omonia Nicosia relacionados con el coronavirus, incidieron de lleno en la preparación del choque jugado en Chipre.

Positivo de Vallejo, cambio de hora de un entrenamiento que tuvo que ser individual en vez de grupal, cuatro miembros del cuerpo técnico ko, con Diego Martínez a la cabeza, Roberto Soldado aún no recuperado y, para poner la guinda, los síntomas compatibles con la enfermedad de Antonio Puertas ya en el hotel de concentración en Chipre. 

Todo esto provocó, unido a las bajas por lesión que sigue teniendo el equipo, que en la convocatoria del Granada sólo hubiera al final 19 jugadores, y tres de ellos porteros, pese a que viajaron 23 jugadores.

Antonio Puertas por los motivos citados, Fede Vico al no estar inscrito, Andorinha al ser el cuarto portero y Foulquier al no estar aún al cien por cien se quedaron fuera de la citación definitiva.

Once reconocible

Por fortuna, viendo el once titular de los rojiblancos la merma por todo lo sucedido parecía menor, ya que Diego Martínez decidió desde casa que Víctor Lafuente, Jesús Roche y Álvaro García, los únicos miembros del cuerpo técnico que se pudieron desplazar a Chipre, colocaran en el campo un equipo titular reconocible y de plenas garantías.

Al quedarse ya sin recursos de la primera plantilla para el lateral diestro, el elegido fue el canterano Pepe Sánchez. El resto, más o menos los habituales, con cuatro cambios en relación a los que formaron el pasado domingo ante el Levante.

El citado Pepe, Yangel Herrera, Kenedy y Luis Suárez reemplazaron respecto al anterior partido a Vallejo, Luis Milla, Antonio Puertas y Jorge Molina.Formó el Granada en Nicosia con su dibujo habitual, el 1-4-1-4-1 que es tan reconocible esta campaña.

El rival trató de plantarse en el campo con un 1-4-3-3 pero con un marcado carácter defensivo. Los chipriotas sacaron el mismo once inicial que en el anterior choque frente al PSV y se mostraron también igual de defensivos ante un Granada que monopolizó la posesión del esférico desde el inicio.

La llegada de Yangel

Jugó al principio Machís en la derecha y Kenedy en la izquierda, y el equipo rojiblanco volcó su juego sobre todo por el lado del venezolano. Pero no fue Machís sino su compatriota Yangel Herrera el que firmó el 0-1 en una de las especialidades de la casa: llegada desde atrás para rematar.

Con un disparo que sorprendió al meta rival anotó el 0-1 y poco después casi repite en una acción similar. Pepe, sobre el que había muchos ojos puestos, apenas se sumó al ataque, pero cumplió con creces en el partido y siempre estuvo atento para unirse a los venezolanos y tratar de crear superioridad en esa zona del campo.

Con ventaja en el marcador y con el equipo chipriota totalmente controlado, sólo era cuestión de defender bien, si era posible manteniendo la posesión del balón, y esperar que fuesen cayendo las ocasiones.

Hubo varias para ampliar la renta, aunque lo evitó un acertado Fabiano. Ante una defensa tan junta, los extremos y Luis Suárez intentaron varias veces ganar la espalda a los centrales, aunque no hubo ningún pase preciso.

Relevo en el medio

Estaba el choque encarrillado ya al descanso tras la justa expulsión del jugador local y Víctor Lafuente, que fue la extensión de Diego en Nicosia, dejó en el vestuario a Montoro para dar entrada a Luis Milla, que tuvo bastante participación en el juego en el segundo tiempo y fue el auténtico generador del juego ofensivo de los visitantes tras la reanudación. De hecho, en un pase suyo al espacio llegó el estreno goleador con el equipo de Luis Suárez.

Con el partido sentenciado, pese a que Rui Silva tuvo que hacer un par de intervenciones de mérito, fue el momento para agotar los cuatro cambios que quedaban.

Ninguno de ellos supuso ni modificación del dibujo ni de posición de los jugadores, aunque tras la entrada de Alberto Soro éste se colocó en la derecha y se fue a la izquierda un Machís vertical e insistente en el descanso en buscal del gol.

Jorge Molina acabó como referencia arriba, Yan Eteki en la medular con Luis Milla y Gonalons y Nehuén como improvisado, otro más, lateral diestro.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios