Granada CF - Omonia | Crónica y resultado Al Granada CF no hay quien le tosa en Europa

  • El conjunto rojiblanco suma su tercer triunfo en la fase de grupos tras vencer con merecimiento al Omonia chipriota

  • A los de Diego Martínez le restan un punto para clasificarse para los dieciseisavos de final de la Europa League

Soro y Milla acuden a saludar a Luis Suárez tras el segundo tanto de los rojiblancos. Soro y Milla acuden a saludar a Luis Suárez tras el segundo tanto de los rojiblancos.

Soro y Milla acuden a saludar a Luis Suárez tras el segundo tanto de los rojiblancos. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS

Siete encuentros, seis victorias y un empate. Ese es el balance del Granada CF en la Europa League, donde se encuentra a un paso de lograr la clasificación para dieciseisavos de final de la Europa League, que pudo llegar si el PAOK de Salónica llega a vencer al PSV Eindhoven, pero los holandeses remontaron. Bajo una intensa lluvia, los de Diego Martínez, que buscó refrescar su once con varias novedades, fue justo merecedor de los tres puntos que los dejan a tan sólo uno de la clasificación y a un triunfo de ser primero del Grupo E tras vencer al Omonia (2-1).

Pese a las dudas iniciales de los rojiblancos en el arranque del duelo, con un par de pérdidas muy peligrosas, lo cierto es que el duelo tuvo como claro dominador a los locales. Ante un aguacero impresionante que no cesó en ningún momento, el control de la medular fue una constante, con Milla repartiendo juego a su antojo y con Gonalons cortando el peligro de un Omonia que quiso salir a la contra en varias ocasiones pero que generó muy pocas ocasiones de gol.

Pocas ocasiones

En el primer acto, las oportunidades no fueron numerosas pero la pegada nazarí salió a relucir en su segundo acercamiento al área de Fabiano. Avisó Yangel Herrera con un flojo disparo pero fue Luis Suárez, tras un pase de Soro, el que abrió el marcador para tranquilidad de los de Diego Martínez. El colombiano se sacó desde la frontal un latigazo con la pierna derecha que permitió vivir muy cómodo al Granada CF.

El latigazo de Luis Suárez a los ocho minutos de partido permitió a los rojiblancos jugar muy cómodos

Ante un rival con escasa calidad que encima vio cómo pasada la media hora su mejor jugador, el francés Bautheac, se fue lesionado, poco a poco fue encerrando a su rival en su propio terreno de juego. El campo, cada vez más rápido ante la incesante lluvia, permitía mover el cuero de un lado a otro, aunque fue por la izquierda por donde los rojiblancos cargaron su juego ofensivo. Y es que la banda derecha, formada por los maños Vallejo y Soro, ofreció muy poca profundidad en ataque. Primero porque el jugador cedido por el Real Madrid no es lateral pero jugó ahí para dar descanso a Foulquier y ante las lesiones de Quini y Víctor Díaz, y segundo porque su compañero partió desde banda pero casi siempre actuó por dentro para asociarse con Milla, Yangel y los puntas.

Por la izquierda

Por tanto, fue por medio de paredes y centros de Neva, que debe mejorarlos, como los de Diego Martínez pusieron cerco al arco defendido por Fabiano, que no tuvo excesivo trabajo por las imprecisiones locales en los últimos metros. De hecho, exceptuando un mal centro de Carlos Neva y un pase demasiado fuerte de Soldado a Soro que llegó desde segunda línea, las ocasiones brillaron por su ausencia.

Carlos Neva y Gonalons presionan al francés Bautheac que terminó lesionado. Carlos Neva y Gonalons presionan al francés Bautheac que terminó lesionado.

Carlos Neva y Gonalons presionan al francés Bautheac que terminó lesionado. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS

No obstante, y tras una gran jugada colectiva, el 2-0 pudo llegar a cinco minutos del descanso gracias a una pared entre Luis Suárez y Soro, que terminó con un pase al punto de penalti del colombiano para Soldado, quien disparó con el interior de su bota derecha junto al palo izquierdo del portero del Omonia. Podría haber hecho justicia al dominio aunque no tanto por la cantidad de ocasiones.

Buen regreso

No pudo comenzar mejor el Granada CF la segunda mitad pues a los 40 segundos, Soldado estrelló el cuero en el palo izquierdo de Fabiano tras un error de su compañero Lang. El propio ariete rojiblanco remató cuatro minutos después de cabeza pero su intento no encontró portería. Dos llegadas que hacían presagiar que el duelo seguiría siendo casi un monólogo.

El tanto de los chipriotas no le pesó a los locales, que siguieron acosando hasta lograr el gol de la victoria

Sin embargo, en su primer disparo a puerta, el Omonia igualó la contienda a la hora de partido gracias a Asante, tras un centro desde la izquierda del recién ingresado Lecjaks. Se acabó la tranquilad, lo que provocó que Diego Martínez moviera el banquillo y cambiara el sistema con la entrada de Machís y Foulquier. Ello provocó que se jugara con dos puntas, con Machís y Soro por bandas y dos en la sala de máquinas.

Soro sentencia

Poco a poco se comenzó a encerrar al cuadro chipriota, que vio como su rival fue generando ocasiones de gol, destacando un flojo chut de Foulquier. Pero fue Soro el que volvió a dar ventaja a su equipo tras aprovechar un rechace de Fabiano a disparo de Machís para rematar de cabeza a puerta vacía. La tranquilidad volvió a las filas granadinas, que a partir de entonces buscó con ahínco el tanto que le permitiera sentenciar el choque y casi su clasificación. Pero éste no llegó, y eso que Soldado y Puertas, por dos veces en un mismo minuto, tuvieron opciones. El susto llegó en el 84’ tras un remate de cabeza de Sene que se fue rozando el larguero. Pero el oficio del Granada CF salió a relucir terminando en el descuento en uno de los córner hasta que la tarjetera Stephanie Frappart decidió dar por concluida la cita.

Diez puntos

Resta un punto para lograr una nueva gesta que podría llegar la próxima semana, pero antes habrá que viajar a Vigo para retomarle el pulso a LaLiga Santander. Por lo pronto, diez puntos en cuatro partidos era algo inimaginable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios