Osasuna-Granada CF

Plan perfecto del Granada y una ejecución magistral

  • Diego Martínez vuelve a apostar en el Sadar por jugar con tres centrales y dos carrileros, y el equipo lo borda ante el Osasuna tanto en defensa como en ataque

Antonio Puertas marra una clara ocasión para el 0-4 Antonio Puertas marra una clara ocasión para el 0-4

Antonio Puertas marra una clara ocasión para el 0-4 / Agencia LOF (Pamplona)

Existía la duda antes del partido de El Sadar de si Diego Martínez iba a seguir apostando por la defensa de tres centrales y dos carrileros, que es el dibujo más usado últimamente y con el que formó de inicio ante el Valladolid, o elegía la zaga de cuatro.

Salió la alineación más de una hora antes del partido y tampoco estaba claro, por la polivalencia de muchos de los once elegidos. Una vez iniciado el duelo salimos de dudas: un 1-5-2-3, con Víctor Díaz de tercer central, Carlos Neva y Foulquier de carrileros y un tridente arriba formado por Machís, Carlos Fernández y Soldado, con los dos primeros partiendo desde banda y el valenciano de referencia.

Jagoba Arrasate, que siempre ha jugado con zaga de cuatro pero que sorprendió al Athletic en la jornada anterior en San Mamés con una defensa de tres centrales y dos bandas, volvió a su esquema habitual, el 1-4-5-1.

En ese duelo de pizarras se llevó el gato al agua claramente el Granada CF, que dominó en todas las partes del campo: los carrileros rojiblancos ensombrecieron a los laterales locales, siempre peligrosos en casa; Yangel Herrera y Gonalons se merendaron a los medios rojillos; los tres centrales impidieron el brillo de los delanteros osasunistas y los atacantes visitantes hicieron añicos la frágil defensa diseñada por Jagoba Arrasate.

El factor Machís

Los dos primeros goles del Granada llegaron de la misma manera: robo de balón en la salida de Osasuna y pase al hueco hacia Machís, capaz de ocupar en su partida el hueco dejado a su espalda por Nacho Vidal y de rematar a meta de forma contundente antes de que Aridane llegara a tapar.

El venezolano martilleó una y otra vez por su lado y los rojiblancos aprovecharon a la perfección las espaldas de los laterales, como ocurrió en el tercer gol, con el pase de Yangel Herrera hacia Foulquier, que salió claramente vencedor una y otra vez de sus duelos ante Estupiñán.

Después de muchos partidos en los que Diego usaba varios dibujos a lo largo de los noventa minutos, en Pamplona el Granada empezó y acabó de la misma manera.

Fueron tan bien las cosas de inicio a fin, funcionó tan a la perfección el plan diseñado y lo ejecutó el equipo de una forma tan magistral, que no fue necesario tocar nada.

Jerarquía

De hecho, el 0-3 del descanso pudo ser ampliado en el segundo tiempo por un Granada que volvió a tener ocasiones claras y que no concedió ni una sola opción a los locales.

Si Osasuna, pese a recibir tres goles, fue capaz en el primer acto de ganar disputas y segundas jugadas, eso no pasó en el segundo, con un conjunto rojiblanco superior en todo momento y que gobernó el choque con una jerarquía abrumadora. Los tres cambios realizados por Diego fueron de un jugador por otro que ocupó su mismo lugar en el campo. Pocas veces varió tan poco. Además, tardó más de lo habitual en realizarlos.

Antonio Puertas entró en el minuto 69 por Carlos Fernández y lució, pese a fallar un gol cantado; Fede Vico salió por Machís en el 78 y también entró mucho en contacto; mientras que Yan Eteki reemplazó a un sobresaliente Yangel Herrera en el tramo final del duelo para dar oxígeno y aún más fuerza a una medular en la que mandó siempre Gonalons.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios