Granada CF | Resaca en rojiblanco Como un gato panza arriba

  • El Granada saca fuerzas de donde pocas quedan para salvar un punto con diez jugadores

La defensa del Granada trabajó a destajo ante el Levante. La defensa del Granada trabajó a destajo ante el Levante.

La defensa del Granada trabajó a destajo ante el Levante. / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Este Granada CF ya histórico que nos está tocando vivir desde fuera de los aledaños de los estadios está hecho de otra pasta. No hay duda de ello.

Todos sus jugadores están involucrados en el proyecto que desde el banquillo lidera –¡y de qué manera!– Diego Martínez, un técnico que ha ganado el derecho a ser recordado. Se vio en la temporada del ascenso. Se vio la pasada campaña, en la que los rojiblancos hicieron historia al meterse por méritos propios en competición continental. Y se está viendo en la presente a pesar de que aún es muy pronto para sacar conclusiones, aunque por lo visto hasta ahora todo invita a que vamos a seguir disfrutando (por la televisión, de momento y hasta no se sabe cuándo) de un equipo que ha hecho de la entrega una de sus firmas.

Una razón más para creer

Una pena lo de las gradas vacías. Si desde que se ‘puso de moda’ eso de jugar sin público el Granada había dado motivos de sobra para que sus seguidores hubieran vibrado ‘in situ’, el pasado domingo los rojiblancos dieron otra muestra más.

Montoro, como todos los demás, bregó de lo lindo. Montoro, como todos los demás, bregó de lo lindo.

Montoro, como todos los demás, bregó de lo lindo. / Efe (Granada)

Lo que a priori era un partido para sacar tres puntos y que al poco de comenzar parecía enfilado hacia tal objetivo, pronto se convirtió en un encuentro en el que había que salvar la mayor cantidad de muebles. La expulsión de Gonalons a las primeras de cambio dejó mermados en efectivos a los granadinistas, ya de por sí mermados en el aspecto físico por el gran esfuerzo que se está haciendo al compaginar Liga Santander y Liga Europa.

Numantinos

La justa expulsión del centrocampista francés sirvió para ver a un Granada que tuvo que ponerse un mono de trabajo extra sobre el que ya lleva puesto, casi tatuado en su piel.

Ante los levantinistas, que se las prometían felices para sacar una buena tajada que les permitiera un respiro en su delicada situación en la tabla, los jugadores rojiblancos pusieron todo su empeño en proteger la portería de Rui Silva sin descartar, con mucho mérito, el trabajo ofensivo. El gol de los visitantes no tardó en llegar en una jugada a balón parado y con todo un mundo por delante no pocos nos temíamos lo peor: una derrota que hubiera entrado dentro de la lógica dadas las circunstancias del Granada.

Pero este equipo tiene casta y orgullo y no se dejó avasallar por un ‘enemigo’ con más armas sobre el terreno de juego.

Inercia

Sobre un trabajo defensivo espectacular y con el inmenso privilegio de poder contar con un gran cancerbero, el Granada salvó un punto ante el cuadro granota. Otro más para la buchaca y un pasito más hacia la ‘cuarentena’, que es más o menos por donde está el iterado objetivo de la permanencia y que, visto lo visto, llegará tarde o temprano.

Para certificar un empate cuyo mérito es reconocido por todos los ámbitos futboleros, el conjunto rojiblanco cuenta con un dato pretérito que, como el agua pasada, no mueve molinos, pero que de momento parece que pesa en el césped: desde que Diego Martínez manda en el banquillo no ha habido equipo que haya osado remontarle un partido que comenzó de cara. El Valencia estuvo cerca la pasada temporada, tras la reanudación liguera postconfinamiento, pero un gol de Fede Vico cuando quedaba un suspiro permitió que la ‘leyenda del inrremontable’ permanezca vigente.

La defensa del Granada se multiplicó para apenas dejar pensar al Levante. La defensa del Granada se multiplicó para apenas dejar pensar al Levante.

La defensa del Granada se multiplicó para apenas dejar pensar al Levante. / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

De momento, esta inercia añadida se mantiene y sigue en la mente de los rojiblancos y, sobre todo, de los adversarios, tanto que cuando el Granada marca primero pocos dudan que al menos un punto se salva, como ocurrió ante el Levante. De ilusiones también se vive

Otro esfuerzo

Apenas estamos de rescaca postliguera cuando ya hay que pensar en el próximo compromiso. El jueves hay que viajar a Chipre para intentar dar un paso de gigante hacia los dieciseisavos de final de la Liga Europa.

Y el domingo, visita a la Real Sociedad para jugar ante un líder que está en un momento de forma impresionante. Pero como dice Enrique López: “¿Y cómo estamos nosotros?”. Amén.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios