Granada CF

La primera semana de abril gana enteros para la disputa del Granada-Valencia

Uzuni, en un entrenamiento en el estadio

Uzuni, en un entrenamiento en el estadio / Granada CF

Una vez conocido este viernes el aplazamiento definitivo del Granada-Valencia por el trágico incendio, con diez víctimas mortales, ocurrido en la ciudad levantina, toda la atención se centra en la fecha elegida para que se disputa el partido.

La Real Federación de Fútbol ha dado de plazo a ambos clubes hasta el próximo miércoles día 28 para que se pongan de acuerdo en el día que quieren disputar el choque, por lo que todo hace indicar que hasta bien entrada la próxima semana no habrá fumata blanca.

El sábado ha servido para que trascienda la fecha preferida por el Valencia, que es el 7 de abril, lo que significa que ahora sólo falta que el Granada acepte.

Por calendario, parece lógico esperar a esa primera semana de abril para la disputa del choque, aunque en ese caso haya que aguantar con el duelo aplazado más de un mes.

Ese día, el 7 de abril, es un domingo que no hay liga y que es el día después de la final de la Copa del Rey, fijada para el sábado día 6.

Toda vez que ni Granada ni Valencia tienen ya opciones de jugar esa final al estar eliminados de la competición copera, se antoja el fin de semana adecuado para que se dispute el choque aplazado y que ninguno acumule cansancio.

Está abierta la posibilidad, que seguro que el Valencia contempla y también es viable, de que el choque se juegue en esa primera semana de abril pero unos días antes, que podrían ser el jueves 4 o el viernes 5.

Desde ahora hasta esa fecha hay todos los fines de semana competición de LaLiga, por lo que caso de querer jugar antes tendrían que ser un miércoles o un jueves, obligando a ambos equipos a disputar tres partidos del torneo liguero en ocho días.

La situación

Además, la semana venidera ya parece descartada al no haber aún acuerdo entre los clubes y tras las dos próximas semanas hay otras dos, que son los anteriores a mayo, en las que es imposible jugar puesto que hay parón en LaLiga por la disputa de partidos internacionales de selecciones y ambos equipos tienen jugadores que se marchan en esa Ventana FIFA.

Ante este panorama no parece mal tirada la elección del Valencia del 7 de abril, que podría tener como punto negativo para el Granada el hecho de que haya varias jornadas hasta entonces y que cuando llegue el equipo esté aún más descolgado que ahora en la clasificación.

En caso contrario, si el Granada se engancha a la zona de permanencia o la coloca a tiro de piedra, el encuentro sería una bola extra de auténtico lujo para el equipo que dirige el uruguayo Alexander Medina.

 

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios