Granada CF

Muertos de distinta categoría para el mundo del fútbol

  • Distinto rasero en España a la hora de suspender y reanudar partidos por fallecimiento, con un Granada sumiso que da la sensación de que no defiende los intereses propios

Minuto de silencio en el Nuevo Los Cármenes

Minuto de silencio en el Nuevo Los Cármenes / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Este fin de semana no perdió el Granada. No lo hizo porque no jugó su partido al aplazarse, contra el Valencia, por el fallecimiento de diez personas en un trágico incendio ocurrido el jueves en la capital del Turia.

Aún no hay fecha fijada para la disputa porque prácticamente desde el primer momento se dio por sentado que si el partido no se disputaba en la fecha inicial del sábado tampoco lo iba a hacer ningún día de esta semana. Se prolongó el duelo.

El asunto da para debatir largo y tendido, sobre todo si se compara con otros aplazamientos, o no aplazamientos, vividos recientemente en el fútbol español, en algún caso con el Granada como protagonista.

Por ejemplo, se suspendió el partido entre los rojiblancos y el Athletic Club por la muerte de un aficionado en la grada, pero se reanudó y finalizó al día siguiente, el mismo día que ese hincha era enterrado. Por ejemplo, no se aplazó un Atlético de Madrid-Sevilla por la muerte en accidente de tráfico de tres aficionados hispalenses cuando viajaban para presenciar el partido.

Estas inevitables comparaciones hacen pensar que unas muertes valen más que otras, sin que quede nada claro qué y cuántos fallecimientos son suficientes para según qué cosa. ¿Diez en un edificio son más importantes que tres en una carretera o una en un estadio?, ¿por qué en algunos casos se suspende y en otros no?, ¿cuál es el rasero para decidir si se juega al día siguiente o mes y pico después?

La posición rojiblanca

Más allá de resolver estas dudas, cuya ilógica de base hace que no tengan respuesta coherente, las situaciones acontecidas también dejan la triste sensación de que el Granada es un club sumiso y que se pliega a los intereses de LaLiga, por encima de los suyos propios, una entidad que no se queja ni le importan los menosprecios de la Patronal, que pasa por el aro todo lo que haga falta.

Ya se sabe que la figura en la entidad del ínclito y siniestro Javier Aranguren mantiene apego a Javier Tebas, pero no se esperaba que fuese hasta el punto de que el Granada parece obedecer a los intereses de LaLiga más que a los de sus aficionados.

Jugar contra el Valencia en abril puede tener más o menos lecturas y ser hasta comprensible, que se reiniciara el partido ante el Athletic unas horas después de la muerte en el estadio fue un atropello salvaje e injustificado, una falta de tacto de un Granada que, como es habitual, no supo defender ni a su afición ni su propio interés.

Villarreal

El gol de Machís ante el Celta en la última jugada del partido del Nuevo Mirandilla hizo que la diferencia de puntos con el equipo gallego se mantenga en siete. Son pocos viendo los méritos del Granada esta campaña, que sigue recibiendo oportunidades y bolas extras de sus rivales; son muchos comprobando el rendimiento del equipo, que hace partido a partido que mirar la clasificación sea una pérdida de tiempo porque es incapaz de alcanzar a nadie.

Villarreal se presenta como la enésima oportunidad para dar un golpe en la mesa, como el enésimo encuentro que puede ser un punto de inflexión para el equipo. Ya estará disponible Bruno Méndez y se recupera a Ignasi Miquel, sólo faltará Gerard Gumbau por sanción.

Parece el escenario perfecto, sin casi bajar y con todos los fichajes ya acoplados al llevar más tiempo aquí, para el Granada logre la ansiada primera victoria de la temporada a domicilio. Porque se seguir pasando oportunidades pronto la permanencia será una quimera imposible de conseguir.

El filial

La situación sigue igual en el Recreativo Granada. Otra derrota y otra semana sin que nadie dimita y sin que a nadie se le caiga la cara de vergüenza. Otra semana que sirve para confirmar que la destitución de Juan Antonia Milla fue un error mayúsculo que nunca se debió de haber producido. Ya no es perder, es comprobar cómo tu filial no le gana a nadie y es el hazmerreir de la categoría, el peor equipo, con diferencia, de todos.

Mucha gente se pregunta por el olvido de algunos jugadores que, curiosamente, acaban contrato a final de temporada y han dejado de jugar justo en el momento en que no han renovado.

De verdad que no hay nadie en el club que vea el despropósito de temporada del Recre, el desastre que fue el verano y que ha sido el mercado invernal. De veras nadie mira la clasificación. Si este fuera un club serio, más uno estaría de patitas en la calle. Si este fuera un club serio…

 

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios