Granada CF | La resaca

Los árbitros, las excusas de los perdedores

Ocón Arráiz le muestra a Adrián Ramos una amarilla en el partido del Granada CF ante el Sporting. Ocón Arráiz le muestra a Adrián Ramos una amarilla en el partido del Granada CF ante el Sporting.

Ocón Arráiz le muestra a Adrián Ramos una amarilla en el partido del Granada CF ante el Sporting. / Álex Cámara

Comentarios 2

En cualquier deporte, pero en el fútbol en particular, cuando se pierde siempre es buena excusa echarle la culpa a los demás y no reflexionar internamente para corregir los errores cometidos. Siempre es más fácil achacar a elementos externos todo lo que no se he hecho bien a lo largo de los 90 minutos. Algo así sucedió el pasado viernes con la derrota del Granada CF en Los Cármenes ante el Sporting de Gijón.

La actuación del colegiado riojano Ocón Arráiz no fue buena, sin duda, sobre todo por el diferente criterio con ambos equipos tanto en número de faltas como en cartulinas amarillas, pero de ahí a culpar de la derrota al trencilla y no mirar lo que se hizo mal hay un trecho.

La afición y los jugadores terminaron desquiciados por los dos goles anulados, uno claro y el otro más dudoso incluso con las repeticiones televisivas sobre todo porque el envío de Germán llega desde 40 metros y la visión del asistente, que al final fue el que tomó la decisión, tiene que ser de lince para no equivocarse.

La afición mostró su disconformidad con la actuación del colegiado La afición mostró su disconformidad con la actuación del colegiado

La afición mostró su disconformidad con la actuación del colegiado / Álex Cámara

También se quejan los rojiblancos de la posible expulsión a Peybernes por tocarle la cara a Adrián Ramos tras un rifirrafe entre ambos y de que la falta de Montoro en el segundo tanto visitante fue igual que la que no le pitaron a Juancho en el área visitante momentos antes. Acción muy similar que se señaló de distinta manera con el resultado de todos conocido.

Pero en el entorno rojiblanco pocos hablan del espacio que tuvo Isaac Cofie en el borde del área tras un rechace para golpear como quiso, o de las seis ocasiones, algunas más claras y otras menos, que tuvieron los asturianos entre los minutos 65 y 81 antes de que Ramos igualara.

Se les conoce

Lo que parece claro es que cada jornada que pasa, los rivales ya saben cómo juegan los de Diego Martínez. Los técnicos contrarios son conscientes que la clave del Granada CF de la actual campaña es la línea de tres que juega por detrás del delantero referencia, sea Adrián Ramos o Rodri. Reducir su dinamismo y tapar a Montoro son algunas de las decisiones que provocan que los rojiblancos se atasquen, como ocurrió ante el Numancia o frente al Sporting.

Buena noticia

Lo mejor del choque fue sin duda la confianza que comienza a tener Adrián Ramos de cara a portería. Tras su buen encuentro en el Estadio de Gran Canaria, con gol incluido, fue el futbolista con más presencia en el área rival, alojando el cuero en las mallas rivales en tres ocasiones aunque únicamente valió una. Segundo tanto de manera consecutiva, la primera vez que lo consigue vistiendo la camiseta rojiblanca, aunque no ha servido para ganar.

Álex Martínez

Por contra, la peor noticia fue la reacción de Álex Martínez al término del choque que Ocón Arráiz reflejó en el acta y que podría suponer por desconsideración una sanción. En concreto, el colegiado riojano señaló lo siguiente: Una vez finalizado el partido y estando sobre el terreno de juego dicho jugador (Álex) se acerca al asistente número dos, encarándose a él, con los brazos en alto, dirigiéndose en los siguientes términos: "¡sois malísimos" en repetidas ocasiones. Un calentón que puede costar caro teniendo en cuenta la próxima cita de los rojiblancos el sábado en La Rosaleda con su sustituto, Adri Castellano, lesionado.

Apoyo

Lo que está claro es que hay que hacer ya borrón y cuenta nueva y quedarse con los aspectos positivos. Uno de ellos fue la reacción de la afición rojiblanca, ya no sólo cuando el Sporting marcó sino también cuando, por detrás en el marcador, alentó a los suyos en la segunda mitad en busca de un empate que terminó llegando aunque no se disfrutó mucho. No es la primera vez y fue el premio que recibieron los jugadores de Martínez al buen rendimiento que han ofrecido en la instalación del Zaidín. Una comunión cada más fuerte que se nota en las entradas que se están registando en Los Cármenes, con los 10.000 espectadores como mínimo

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios