GRANADA CF | almería

Líder gracias a un niño

  • Un tanto de Alejandro Pozo a un minuto del tiempo reglamentario otorga a los rojiblancos tres puntos muy trabajados ante un buen Almería

  • Los de Diego Martínez siguen invictos en casa

Álvaro Vadillo remata demasiado cruzado en la ocasión más clara del primer acto. Álvaro Vadillo remata demasiado cruzado en la ocasión más clara del primer acto.

Álvaro Vadillo remata demasiado cruzado en la ocasión más clara del primer acto. / reportaje gráfico: ÁLEX CÁMARA

Era una de las prioridades de Diego Martínez. De hecho su fichaje estaba apalabrado mucho antes de que pisara Granada pero la negociación para determinar quien se hacía del pago del total de la ficha hizo que se retrasara su llegada. Alejandro Pozo sabía que en la capital de la Alhambra y con el técnico que le hizo debutar en Segunda gozaría de oportunidades. Ayer no fue titular pero no le importó para dar todo cuando entró en el campo y ser el protagonista del triunfo más agónico hasta el momento del Granada CF. Remató mal con la testa un magnífico centro de Fede Vico, pero le dio igual. Los Cármenes estalló de alegría y sus compañeros lo celebraron como si se hubiera ganado un título.

Se sumaron tres puntos más gracias al tanto del sevillano y se hizo ante un incómodo rival que puso en muchos aprietos a los rojiblancos, sobre todo por la presión alta que ejercieron los de Fran Fernández, que impidió a los de locales hacer el juego que más le gusta.

Tuvieron que buscar otras vías, sobre todo empleando el balón en largo para tratar de ganarle a los laterales la espalda tratando de aprovechar la velocidad de Vadillo principalmente. Sin embargo, las ocasiones no fueron excesivamente numerosas, sobre todo en el primer acto. El juego entre líneas brillaba por su ausencia y la movilidad entre los tres medias puntas no fue la de otras citas. Buena culpa de ello la tuvo Yan Eteki, que cuajó un grandísimo encuentro, y un muro como lo es San Emeterio en los rojiblancos, procedentes ambos del Sevilla Atlético.

La oportunidad más clara llegó tras un mano a mano de Vadillo que pecó de individualista y optó por disparar cuando Rodri y Puertas esperaban su centro para rematar a placer. Aunque fue un posible penalti a Antonio Puertas lo que pudo cambiar el choque a dos minutos del descanso. El almeriense, pitado constantemente por la que fue su afición, se adelantó a su par en el área que lo pisó. Contacto hubo pero Arcediano Monescillo estimó que el '10' se tiró y le mostró cartulina amarilla.

La tónica tras el receso no varió demasiado. El Almería siguió muy ordenado, con las líneas muy juntas y tratando de sorprender a la contra aprovechando la velocidad de Corpas. Por su parte, los de Diego Martínez no se desesperaron y comenzaron a encerrar a su rival en campo propio aunque sin gozar de clarísimas ocasiones. El cansancio visitante se comenzaba a notar pero entre líneas era muy complicado sorprender. Puertas apenas aparecía y Vico tenía que buscar zonas menos habituales, cayendo a banda derecha principalmente y, por momentos, bajando a recibir demasiado lejos de su zona de influencia.

Aunque el conjunto almeriense llegaba con cuentagotas, cada vez que lo hacía el ¡uy! se instalaba en la grada. Corpas obligó a Rui Silva a realizar la parada del partido en el 59'. Ya no llegaría más el Almería con peligro salvo a balón parado.

Por contra, Montoro tuvo en su cabeza el 1-0 en el minuto 67, con Pozo ya en el campo, pero su remate, con todo a su favor, no vio puerta ante la desesperación de la grada que veía como su equipo se atascaba en ataque. Se ha perdido cierta frescura en la parcela ofensiva pero hay calidad suficiente como para desnivelar un encuentro típico de la Liga 1|2|3, muy igualado que si hubiera terminado en empate no habría pasado nada.

Desde el banquillo se buscó dar un giro al encuentro con la entrada de Adrián Ramos, que sorprendentemente no salió de inicio. El colombiano no está en su mejor momento a nivel goleador y comienza a ser preocupante. Entró por un Rodri peleón que se pegó con todo el que se puso por delante pero que tampoco está viendo puerta. Incluso el pontevedrés dio entrada a Juancho, el menudo jugador del filial que se situó como segundo delantero. Con la artillería sobre el campo, se intentó llegar al área rival por todos los medios posibles: en largo, por banda, con pases interiores, a balón parado...pero la dupla de centrales formada por Owona y Saveljilch era infranqueable.

Los Cármenes daba por bueno el empate, aunque habría supuesto verse superado en la tabla por el Deportivo de la Coruña. Pero entonces, al igual que sucedió la pasada campaña, llegó el tanto de la victoria. Vico cayó a banda derecha, se acomodó el cuero a su pierna izquierda, levantó la cabeza y lo puso en el área donde un chaval imberbe de 19 años remató como pudo, marcando los tiempos pero sin contactar bien con el esférico. Eso le permitió engañar a René, que cuando quiso reaccionar fue tarde. El 'Niño' Maravilla volvió a resolver el encuentro, como hace quince días frente al Mallorca y Pedro Sánchez ante el mismo equipo la temporada pasada en el descuento. Un tanto que deja a los rojiblancos líderes a la espera de lo que haga el Málaga el lunes ante el Numancia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios