zaragoza | GRANADA CF

Líder con mensaje para sus rivales

  • Los rojiblancos vencen con solvencia en La Romareda y encabezan con todo merecimiento la tabla de la Liga 1|2|3

  • Los de Diego Martínez realizan una enorme primera mitad ante el conjunto de Lucas Alcaraz

Fede San Emeterio, que volvió a cuajar un gran encuentro, pugna con el nigeriano James Igbekeme. Fede San Emeterio, que volvió a cuajar un gran encuentro, pugna con el nigeriano James Igbekeme.

Fede San Emeterio, que volvió a cuajar un gran encuentro, pugna con el nigeriano James Igbekeme. / reportaje gráfico: agencia lof

Cristian ha. Benito l

Grippo H

Los granadinistas cuentan con una renta de nueve puntos sobre el séptimo clasificado

Álex Muñoz, 28' H

Verdasca H

Lasure l

Eguaras H

Zapater H

James l

Buff l

Delmás, 46' H

Pombo H

Marc Gual HH

Soro, 75' s.c.

Rui Silva HH

Víctor Díaz HH

Germán HHH

Martínez HHH

Álex Martínez HH

San Emeterio HHH

Alberto M., 69' H

Montoro HH

Vadillo HHH

Nico Aguirre, 63' H

Pozo HH

Fede Vico HH

Rodri HH

Adrián Ramos, 82' s.c.

Cuando se suman veintiséis puntos en doce jornadas, se lidera la clasificación y se dispone de un margen de nueve puntos con respecto al séptimo en la tabla es porque algo se está haciendo muy bien. Pero si encima la última victoria es en La Romareda, dando un repaso a tu rival sobre todo en el primer tiempo y ante casi 20.000 espectadores, el mensaje que se envía al resto es el de un equipo que se lo está creyendo y es capaz de ganar a cualquiera. Y eso fue lo que hizo ayer el Granada CF en Zaragoza. Dar un aviso al resto de conjuntos de la categoría de que va muy en serio. Números y posición al margen, lo que cada vez parece más claro es que de tapados la vida se vive mejor. Lo vienen demostrando con grandes y completos partidos pero anoche, y ante toda España que pudo ver el choque en directo, dejaron claro que tienen muchos recursos tanto técnicos como tácticos y eso en Segunda es mucho.

Los de Diego Martínez no dieron opción al conjunto de Lucas Alcaraz, que se estrenó en el banquillo maño como local, y que vio imponente como 'su equipo', ese del que es abonado, le dio un repaso a sus jugadores sobre todo en un primer acto primoroso. Arrancaron muy bien el duelo y lo prolongaron durante 46 minutos, los que duró la primera mitad que ha sido de las mejores en los últimos años del Granada como visitante sea en Primera o en Segunda. Con pausa y paciencia, moviendo al rival, otorgándole verticalidad al juego cuando había que hacerlo o simplemente empezando de nuevo desde atrás, los maños únicamente se dedicaron a ver cómo jugaban los ayer vestidos de negro.

Fruto de ese dominio comenzaron a llegar las ocasiones, lideradas principalmente por Álvaro Vadillo que es desequilibrante cada vez que encara a su par. Pero además, ayer puso en práctica una de sus armas favorita como es el golpeo. Gracias a él, Fede Vico comenzó a encarrilar el choque tras aprovechar un rechace de Cristian Álvarez a un duro disparo del extremo gaditano. El cordobés recibió el despeje del guardameta argentino para, dentro del área y muy escorado, fusilar al primer palo al ex del Espanyol y adelantar a los suyos. Un premio merecido tras un gran arranque.

Pero la cosa fue a más. San Emeterio y Montoro eran los absolutos dominadores del centro del campo y con Rodri haciendo una tarea oscura pero muy eficiente, el balón iba de un lado a otro sin que los de Alcaraz pudieran hacer nada. Pese a que Pombo era el único que lo intentaba en ataque, el Zaragoza estaba a merced de un equipo que estaba muy cómodo sobre el verde.

La victoria estaba siendo muy merecida pero por si los rojiblancos tenían recursos, ayer Vadillo aportó otro más: las faltas. El ex del Huesca anotó a los 37 minutos un auténtico golazo de falta con un golpeo seco que hizo una folha seca perfecta, bajando a una gran velocidad ante el que nada puedo hacer Cristian. Con 0-2 y un rival muy tocado y los nervios en la grada, el choque terminó por quedar sentenciado con la expulsión de Alberto Benito por doble amonestación al cometer dos faltas merecedoras de tarjeta en seis minutos sobre Pozo en la recta final del primer acto.

Tras el paso por vestuarios no se vio al mismo Granada, demasiado relajado y consciente que era muy difícil que el Zaragoza le hiciese daño con uno menos. Alcaraz ordenó jugar mucho más por dentro dejando las bandas a los laterales y así mejoraron. Jugaron más en campo ajeno pese a su inferioridad. Los de Martínez tardaron en darse cuenta que había que mover al rival, tener más el balón y cansarlo de lado a lado. Una falta de Zapater pudo meter en el partido a los aragoneses pero Rui Silva sacó una mano prodigiosa.

El objetivo era dormir el partido y se hizo desde el banquillo con los cambios. Primero entró Nico Aguirre y posteriormente Alberto Martín. Con éste último cambio se varió el sistema y desde entonces los rojiblancos dejaron de pasar apuros. En los últimos 20 minutos el Granada durmió el choque teniendo Montoro, que se perderá el duelo ante el Numancia por sanción, el tercer tanto pero Álex Muñoz sacó bajo palos. Habría sido bonito redondear el marcador con un 0-3, pero el mensaje a los rivales ya estaba dado. Este Granada va muy en serio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios