Granada CF-Sevilla | La pizarra

El Granada CF, mucha artillería y poca pólvora ante el Sevilla

  • El conjunto rojiblanco termina el partido con todos sus delanteros pero sin un disparo entre los tres palos

  • El equipo de Diego Martínez acaba el encuentro con un 4-1-3-2 en busca de un gol que no llegó

Los atacantes rojiblancos no pusieron en aprietos a Vaclík Los atacantes rojiblancos no pusieron en aprietos a Vaclík

Los atacantes rojiblancos no pusieron en aprietos a Vaclík / Carlos Gil

Dice el dicho que lo que funciona es mejor no tocarlo, eso pensó Diego Martínez para confeccionar su once para el encuentro ante el Sevilla. El entrenador rojiblanco alineó a los mismos protagonistas que saltaron al césped de La Cerámica hace una semana. La presencia de Puertas y Vadillo estaba más que justificada, pues ambos están más acostumbrados que Machís a correr detrás de su lateral, algo que ante Reguilón y Navas iba a ser innegociable.

La única novedad en la convocatoria del técnico gallego fue la primera presencia de José Antonio Martínez, que se sentó en el banquillo en detrimento de Carlos Neva, que se quedó fuera.

La Pizarra La Pizarra

La Pizarra

Asfixiar a Banega

El conjunto rojiblanco intentó que el juego visitante pasase lo menos posible por los pies del argentino. En la salida de balón hispalense los pupilos de Diego Martínez rodeaban a Banega formando una jaula a su alrededor. Cuando el ‘10’ sevillista recibió el balón siempre tuvo vigilancia, especialmente de Yan Eteki, que fue advertido por el colegiado tras una falta al propio Banega. En la segunda parte intentó recibir más abajo para tener más contacto con el balón. El ex del Valencia fue sustituido exhausto.

Tapar las bandas

Las alas del conjunto dirigido por Lopetegui eran una amenaza que el Granada defendió con intensidad. Vadillo tuvo que ayudar a Quini a defender a Ocampos y Navas, que fueron mucho más productivos que la banda izquierda formada por Nolito y Escudero, pues Reguilón tuvo la poca fortuna de salir del partido tras su horrible choque con Víctor Díaz. El propio Nolito fue clave en la jugada del único gol del encuentro, pues realizó una gran apertura que dio paso al posterior tanto de Joan Jordán.

Atención en el juego aéreo

El Granada se mostró solvente en las jugadas a balón parado. El cuadro rojiblanco ya estaba advertido tras el Trofeo Ciudad de Granada en el que encajó un gol en un córner. Los defensores granadinistas prestaron especial atención a Luuk de Jong y Diego Carlos, este segundo fue el autor del gol en el Ciudad de Granada.

Salida de balón espesa

El equipo local salió con la lección aprendida tras la primera jornada y trató de minimizar sus errores en la salida de balón, pero ello le costó buscar más desplazamientos largos. El Sevilla presionó con énfasis en la primera mitad. En la segunda mitad los equipos notaron el cansancio y el ritmo del partido bajo notablemente.

De nuevo a remolque

El Granada no ha estado por delante en el marcador en los más de 180 minutos jugados hasta ahora. Esta situación era extraña la campaña anterior, pero los futbolistas mostraron que jamás van a bajar los brazos.

Ofensiva final

El cuadro rojiblanco tocó la corneta a falta de cinco minutos para el final con la entrada de Adrián Ramos por Yan Eteki. El esquema acabó siendo un 4-1-3-2 con Montoro como único mediocentro, Carlos Fernández en la mediapunta flanqueado por Puertas y Machís y Ramos junto a Soldado arriba. Algunas llegadas dieron sensación de peligro, pero el empate no llegó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios