Granada CF Dos Navidades, dos dinámicas

  • El devenir del conjunto rojiblanco antes del parón navideño difiere notablemente del equipo de hace un año

  • Ha sumado cuatro puntos más con un encuentro menos

De momento, hay motivos para la alegría en el seno del Granada CF De momento, hay motivos para la alegría en el seno del Granada CF

De momento, hay motivos para la alegría en el seno del Granada CF / Agencia Lof

A diferencia del verano de 2017, en el que el Granada transmitía un optimismo desmedido por un retorno a Primera que parecía iba a ser un casi trámite, el club inició la presente temporada el pasado estío con los pies más en el suelo y con el mensaje de que el objetivo no era otro que tener una campaña lo más tranquila posible.

Mejores expectativas

Pues igual de diferente es la situación del equipo el día de Navidad de 2017 y el de 2018, sobre todo porque la realidad en el parón navideño ha volteado las expectativas con las que se comenzaron las respectivas temporadas.

Sobre todo, porque si hace un año el optimismo había menguado dado a un irregular inicio de temporada del equipo que por entonces dirigía José Luis Oltra, a día de hoy las sensaciones que transmiten los de Diego Martínez invitan a todo a pesar de que desde la entidad rojiblanca se insista, con razón, en que la liga es muy larga, y más aún en Segunda División, alias Liga 1|2|3.

Un estilo

La diferencia es grande de por sí en lo que respecta a lo que se ve en el campo, sobre todo en el hecho de que, independientemente de los resultados, el Granada de este año es reconocible sobre el césped porque hay una idea de fútbol.

La gran diferencia entre el Granada actual y el de Otra está en los partidos de fuera

Por el contrario, hace 365 días el equipo granadinista parecía que, a pesar del potencial de individualidades que había en la plantilla, iba dando palos de ciego y eso que aún no había comenzado la debacle que se inició con la destitución de Oltra.

En lo que más se nota la desigualdad entre uno y otro equipo está en los números y en los datos empíricos que emanan de la tabla de clasificación.

Un partido menos, mejores datos

Un dato muy a tener en cuenta es que si hace una año el parón navideño llegó tras la disputa de la vigésima jornada, el Granada de Diego Martínez se ha ido de vacaciones después de haber jugado 19 partidos, es decir, uno menos y a pesar de ello los números son mejores.

Lo más destacable antes de hacer hincapié en las cifras es que si hoy se mira la tabla se ve al Granada como líder en solitario. Aunque hasta cuatro equipos –Albacete, Málaga, Deportivo y Alcorcón– tienen a tiro de piedra a los granadinistas, la realidad es que todos ellos han de mirar hacia arriba, que es lo que hacía el Granada de la Navidad de 2017, pues estaba sexto, por detrás de Huesca, Cádiz, Oviedo, Rayo Vallecano y Numancia.

El equipo granadinista de esta temporada se está mostrando más seguro en la retaguardia

Lo que no engaña son los números. El más importante, el que recoge los puntos cosechados antes de las vacaciones de Navidad.

Si el Granada de la 2017/18 había metido en su zurrón 34 puntos, el de la 2018/19 tiene en su haber 38, cuatro más a pesar de haber jugado un partido menos. La diferencia sería de siete puntos más si se compara la situación de ambos conjuntos a la conclusión de la decimonovena jornada de competición.

Seguridad defensiva

El Granada de Diego Martínez acabará el año con más victorias que el de Oltra antes de finalizar 2017 (11/9). Y también con menos derrotas (3/4) y empates (5/7).

Diego Martínez dirige un entrenamiento del Granada Diego Martínez dirige un entrenamiento del Granada

Diego Martínez dirige un entrenamiento del Granada / Carlos Gil (Granada)

Aunque el conjunto que dirigía el técnico valenciano comenzó las fiestas con cuatro goles más que el de su homólogo gallego –no hay que olvidar que con un partido más– (31/27), también recibió más tantos (20/13), lo que indica que una de las grandes virtudes del equipo actual es la mayor fiabilidad en su retaguardia. Hasta ahora, balance de goles entre uno y otro Granada es favorable al que entrena Diego Martínez: +14 frente a +11.

Lejos de Los Cármenes

También, gracias a ese partido de más, el equipo del año pasado había sumado tres puntos más en Los Cármenes (23/20), pero la gran diferencia está en los puntos cosechados lejos del feudo rojiblanco, donde al equipo de Oltra le costaba sumar, un hecho que a la postre sería una de las causas de su destitución.

El Granada visitante de la 17/18 llegó a este descanso liguero tras sumar once puntos (sólo dos triunfos y cinco empates en diez partidos), mientras que en este aspecto las cifras de los pupilos de Diego Martínez son realmente espectaculares, pues con un partido menos que el año anterior han sumado siete puntos más merced a cinco victorias, tres empates y sólo dos derrotas.

En resumen ya pesar que se dice que las comparaciones son odiosas, los números reflejados recogen dos dinámicas muy dispares. Evidentemente no se sabe cómo acabara esta temporada en la que hasta el momento parece que el Granada va con viento de cola. Lo que sí se sabe es cómo acabó la campaña pasada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios