OBITUARIO

Pesar por el fallecimiento de Jacinto Lorenzo

  • Estuvo en el Granada entre 1964 y 1972 y fue considerado como uno de los mejores laterales de la época

Lorenzo, en un partido en el Camp Nou en octubre de 1966. Lorenzo, en un partido en el Camp Nou en octubre de 1966.

Lorenzo, en un partido en el Camp Nou en octubre de 1966. / GRANADA HOY

Jacinto Lorenzo, que fue jugador del Granada entre 1964 y 1972 falleció el pasado 20 de octubre. Natural de Paracuellos del Jarama, el equipo de su pueblo viste los colores rojiblancos en su honor, por ser el primer futbolista de esta localidad madrileña que jugó en Primera División. Y es que jugó en la máxima categoría del fútbol español cinco de las ocho temporadas en las que militó en el Granada. Durante este tiempo disputó 189 encuentros oficiales, de los que fue titular en 187. Las dos ocasiones en las que fue suplente fue en su última campaña como granadinista, la 1971/72, en la que sólo jugó cinco encuentros.

Lorenzo, nacido en 1940 y formado en el Plus Ultra, filial del Real Madrid, llegó al Granada, que jugaba en Segunda División, para la temporada 1964/65 procedente del Oviedo, equipo con el que debutó en Primera y en el que no terminó de cuajar. Cuando llegó se desenvolvía como medio atacante, pero se destapó como lateral izquierdo, posición en la que fue considerado como de los mejores de España de esa época.

Nacido en Paracuellos, el equipo de la localidad madrileña viste de rojiblanco en su honor

Recuerda Ramón Ramos en su Devocionario Rojiblanco, que Lorenzo estaba incluido en la lista 102 de jugadores que el seleccionador nacional José Villalonga dio a conocer a inicios de 1966 entre los que saldrían los que iban a jugar el Mundial de Inglaterra de ese mismo año. Entonces, el granadinista era el único jugador de Segunda incluido en esa lista. Al final, no estuvo entre los 22 seleccionados, pero ese verano sí que ascendió con el Granada a Primera.

A partir de entonces se vivió la mejor versión de Lorenzo, convertido en un fijo de las alineaciones. El madrileño, según el Devocionario, no se limitaba a frenar las internadas de su rival, sino que con visión moderna del juego, sorprendía por su carril, centraba con precisión y asistía a los delanteros, que se beneficiaron de su capacidad de desdoble durante las temporadas en que Lorenzo fue titular del Granada.

Entre 1968 y 1971 fue cuando Lorenzo se acreditó como uno de los mejores laterales del fútbol español. Con una regularidad que sólo iba a superar su sustituto, Falito, incorporado el verano que Lorenzo llegó con molestias que le descartaron en el arranque de la Liga. Las buenas actuaciones del asturiano le cerraron el paso y esa Liga 71-72 sólo iba a ver esporádicamente a Lorenzo de rojiblanco, cubriendo como medio defensivo una sanción a Fernández. Había sonado la hora del relevo: ocho años y 215 partidos, currículum para fichar por el Murcia, donde todavía rindió dos temporadas más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios