La Pizarra del Granada CF-Omonia En el Granada CF no importa el quién

  • El conjunto nazarí, con varios poco habituales, utiliza hasta tres sistemas para derrotar al Omonia

Nehuén, con Vallejo y Soro a su espalda. Nehuén, con Vallejo y Soro a su espalda.

Nehuén, con Vallejo y Soro a su espalda. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS (Granada)

Posiblemente, una de las mayores virtudes de este Granada CF sea el ser reconocible como equipo juegue quien juegue, el tener una identidad a la que acogerse.

Frente al Omonia de Nicosia, Diego Martínez introdujo más de una variable poco habitual que, como no podía ser de otra forma, cumplió sobremanera con su función. A su usual 1-4-1-4-1 añadió la presencia de Nehuén Pérez en el centro de la zaga, Jesús Vallejo en el lateral derecho y Alberto Soro y Luis Javier Suárez como ‘falsos extremos’.

Sin extremos

Una modificación destacable respecto al resto de partidos de la temporada fue la inclusión de dos jugadores por banda que suelen ocupar posiciones centrales sobre el césped. Soro, que tiende a ocupar la media luna del área, partió desde la derecha y Luis Suárez, delantero centro, hizo de extremo izquierdo. Las diagonales del maño dejaban un espacio en el flanco diestro que ocupaba Yangel Herrera. Al otro lado, con Suárez como protagonista, era Milla el que estiraba su posición.

Milla responde

Respaldó Diego Martínez a Luis Milla en la rueda de prensa previa al encuentro de Europa League al ser preguntado por el error del madrileño frente al Real Valladolid. El centrocampista, agradecido, respondió sobre el césped del Nuevo Los Cármenes. Partió desde el interior izquierdo y ayudó a Maxime Gonalons cuando, en posesiones de construcción, el juego lo requería. Se repartió la disposición del balón parado junto a Alberto Soro.

4-4-2

Un despiste en un centro lateral del Omonia supuso el tanto del empate, obra de Asante. El técnico del Granada reaccionó con celeridad al gol encajado y lo hizo quitando un centrocampista para introducir un jugador de corte ofensivo. La sustitución supuso la mutación a un 1-4-4-2 que colocó a Milla y Yangel Herrera en el doble pivote, Soro y Machís en las bandas y una dupla atacante formada por Soldado y Suárez. Con todo esto, el Granada dio un paso adelante y, apenas cinco minutos después del reajuste, el cambio dio sus frutos. Darwin Machís chutó con violencia desde el costado izquierdo nazarí y Soro, que apareció (cómo no) por la zona del centro del ataque, remató a gol el rechace del portero de los chipriotas.

El Granada comenzó y terminó con tres centrocampistas. El Granada comenzó y terminó con tres centrocampistas.

El Granada comenzó y terminó con tres centrocampistas. / Granada Hoy

El trivote

Diez minutos después de permutar al 1-4-4-2 y, ya con marcador a favor, Diego Martínez volvió a reestructurar las posiciones de sus jugadores, esta vez con un triple cambio. El resultado, ajustado, hizo que el técnico vigués reforzase el centro del campo rojiblanco y terminase el encuentro con tres mediocentros puros que drenaron las pocas acometidas del Omonia Nicosia.

Enchufados

Suele ser difícil entrar enchufado a un partido que se disputa en una noche fría y lluviosa de finales de noviembre. No en el Granada. La conexión del plantel nazarí con el choque que están disputando es pura fibra óptica. Tanto los poco habituales como los inéditos o los jugadores que entraron desde el banquillo mostraron una actitud intachable.

Sustituciones

Todos los cambios de Diego dieron un sentido diferente al partido. Machís aceleró el duelo, Foulquier le dio profundidad, Eteki consistencia, Puertas empuje y Molina, veteranía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios