Villarreal-Granada | El marcaje

A Roberto Soldado le gusta La Cerámica

  • El delantero, como la pasada campaña, vuelve a marcar ante el Villarreal, uno de sus ex equipos

Roberto Soldado celebra el gol que abrió el marcador en La Cerámica. Roberto Soldado celebra el gol que abrió el marcador en La Cerámica.

Roberto Soldado celebra el gol que abrió el marcador en La Cerámica. / LOF (Villarreal)

Tras quedarse en el banquillo contra Osasuna, ya que la referencia ofensiva en ese choque fue Luis Suárez, Soldado regresó a la titularidad en el encuentro frente al Villarreal, conjunto en el que militó en el pasado y ante el que se estrenó en partido oficial como rojiblanco hace un año y medio.

El atacante formó la línea de tres arriba junto al citado Luis Suárez y a Machís, que lo escoltaron desde las bandas pero que lo asistieron poco, ya que el Villarreal tapó bien a ambos.

Soldado se fajó con los rivales en La Cerámica. Soldado se fajó con los rivales en La Cerámica.

Soldado se fajó con los rivales en La Cerámica. / LOF (Granada)

Seguramente de eso se benefició Soldado en la acción del 0-1. Consciente de que Albiol era algo más vulnerable que Pau Torres, el atacante buscó tanto en la jugada del gol como en la mayoría de acciones ofensivas al ex del Real Madrid.

Su gol

El pase de Germán al espacio fue muy bien interpretado por Soldado, que evitó por milímetros el fuera de juego, condujo a la perfección, metió el cuerpo lo justo a Albiol para salir ganador del duelo y cruzó el balón ante Asenjo con un disparo muy fuerte.

El cuarto gol de la temporada no es lo único que hizo bien en el partido Soldado, que no participó mucho en el juego ya que sólo dio diez pases buenos, por siete errados, pero que desahogó y trató de atraer el juego de los suyos con desmarques tanto de apoyo como de ruptura.

Su efectividad fue máxima, ya que marcó en el único disparo a puerta que realizó. El delantero valenciano, además, se fajó en tareas defensivas y trató de liderar siempre la presión arriba de los suyos.

Parecía que iba a ser el sustituido cuando Kenedy entró al terreno de juego, pero fue Luis Suárez, por lo que aguantó en el campo hasta el minuto 78, cuando entró en su lugar Jorge Molina para oxigenar y aportar otras cosas al ataque de los rojiblancos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios