Granada CF

Diez años del gran ascenso del Granada CF a Segunda División

  • Se cumple una década del regreso a la categoría de plata

  • La eliminatoria ante el Alcorcón puso fin a 22 años de sufrimiento

Ighalo comenzó a forjar su leyenda con su gol ante el Alcorcón Ighalo comenzó a forjar su leyenda con su gol ante el Alcorcón

Ighalo comenzó a forjar su leyenda con su gol ante el Alcorcón / Archivo

23 de mayo, esa fecha nos marcó”. Así reza, con razón, el himno del 80 Aniversario del Granada CF. Se cumplen diez años del ascenso a Segunda División que dio paso a una década en la que el club rojiblanco ha vuelto a coger un sitio en la élite del fútbol español para deleite de sus seguidores. Una plantilla repleta de talento liderada por Fabri González certificó en Alcorcón el final de 22 años de sufrimiento con 18 campañas en Segunda B y cuatro en Tercera División. El Alcorcón, rival de aquella eliminatoria, hizo sufrir al cuadro nazarí hasta el final, pero siendo el Granada CF no había otro camino para llegar al éxito.

La temporada 2009-2010 sembró la ilusión en la ciudad, que se vino arriba con un excelente tramo final de liga regular. La entidad apostó por Fabri para las ocho jornadas restantes tras la destitución de Álvarez Tomé y la decisión resultó ganadora. El equipo sumó seis triunfos, cinco de ellos consecutivos, y dos empates que le valieron para terminar líder del grupo con 76 puntos. Una sola eliminatoria separaba al Granada de la categoría de plata.

El rival fue el Alcorcón, que había alcanzado fama nacional gracias a su goleada al Real Madrid aquella campaña en Copa del Rey. El choque de ida en Los Cármenes siguió el guión soñado. La sangre fría de Ighalo y la testa de Iván Amaya pusieron tierra de por medio en cuatro minutos de ensueño para la afición. El partido finalizó con la satisfacción añadida de no encajar gol como local.

La vuelta en el Municipal de Santo Domingo no iba estar exenta de sufrimiento, no podía ser de otra manera, para el conjunto rojiblanco. Íñigo López, futuro rojiblanco, dio esperanzas de remontada a los amarillos con un tanto al filo del descanso, pero el 1-0 fue el resultado final para delirio de los granadinistas. El broche de oro de aquel curso fue el título de campeón de la categoría cosechado ante la Ponferradina.

La euforia invadió a jugadores y aficionados La euforia invadió a jugadores y aficionados

La euforia invadió a jugadores y aficionados / Archivo

Lo acaecido después del ascenso es historia. Aquella plantilla gozaba de futbolistas con potencial y con un nivel adecuado para jugar en divisiones superiores, algo que quedó demostrado con el segundo ascenso consecutivo en la temporada posterior. Pilares de aquel conjunto, como Tariq, ‘pichichi’ del equipo, y Felipe Sanchón tuvieron su sitio en Segunda A. Muchos de los héroes del ascenso a la categoría de plata colgaron las botas, pero algunos continúan en activo con un papel brillante en el panorama futbolístico. Ighalo es, sin duda, el jugador que ha experimentado un crecimiento más exponencial. El goleador insignia de los ascensos jugó en el Watford inglés tras su marcha del club para posteriormente irse a la liga China, donde ha ofrecido un rendimiento excelente. Su buen hacer le valió para recalar el pasado mercado invernal en un gigante histórico como el Manchester United. Un apunte más en la trayectoria de un jugador que ha llegado a disputar un Mundial con Nigeria.

Ighalo no es el único mundialista salido de aquella plantilla de Segunda División B. Allan Nyom, un especialista en poner de pie a Los Cármenes, disputó con Camerún un choque en el Mundial de Brasil en el 2014. La carrera del carrilero se encuentra en un punto dulce a sus 32 años. Nyom es un hombre importante en el Getafe de Bordalás, que disputa competición europea mientras se codea con los grandes de LaLiga Santander. El tercero fue Jonathan Mensah que fue convocado en un par de encuentros pero no debutó.Cinco miembros de aquel vestuario tuvieron el mérito de completar el recorrido de Segunda B a Primera sobre el césped. Uno de ellos fue Dani Benítez, cuyo final como rojiblanco fue el más amargo posible, aunque el recuerdo de sus carreras por la banda izquierda y las asistencias en los ascensos endulzan cualquier cosa. Una pareja con ADN granadinista como Mainz y Lucena continúan vinculados al club tras colgar las botas.

Diez años después el recuerdo perdura en una afición que ahora disfruta de un equipo que ha protagonizado un nuevo regreso estelar a Primera con un papel destacado en la Copa del Rey. Los seguidores rojiblancos más veteranos recuerdan los años más oscuros como el paso por las catacumbas del fútbol español, cuando el riesgo de la desaparición acechó a una entidad histórica. Se cumplen diez años de un ascenso que puso la primera piedra para volver a disfrutar.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios