At. Madrid-Granada CF | El marcaje

Azeez, de ‘box to box’ a actuar de carrilero

  • El centrocampista nigeriano fue, junto a Víctor Díaz, el comodín de Diego Martínez en el Wanda Metropolitano, actuando en dos posiciones diferentes

Azeez observa resignado como celebra uno de sus goles Luis Suárez. Azeez observa resignado como celebra uno de sus goles Luis Suárez.

Azeez observa resignado como celebra uno de sus goles Luis Suárez. / Efe

Las rotaciones de Diego Martínez ante la carga de partidos y el importante duelo del próximo jueves en Suecia ante el Malmoe, hicieron que el técnico gallego modificara su once introduciendo novedades en el mismo. Una de ellas fue Ramón Azeez, que actuó de inicio en la posición que más le gusta, como tercer centrocampista con libertad, ayudando en la presión de Jorge Molina y con llegada al área.

El nigeriano, que se define como un box to box, realizó esa función en el Wanda Metropolitano en la primera hora de partido. Arrancó como interior diestro en el trivote ordenado por el vigués, pero siempre muy pendiente de Koke, el cerebro de la medular colchonera. Pero, además, cuando los rojiblancos buscaban presionar la salida de balón desde atrás de su rival, era el acompañante de Jorge Molina.

Desgaste

Su acción más destacada en ataque llegó en el minuto 22 con un remate de cabeza desde casi la frontal a centro de Víctor Díaz que no encontró portería. Posteriormente, en la segunda mitad, gozó de un nuevo remate con la testa pero muy forzado. Su desgaste físico fue constante, y por momentos se le vio en ocasiones en zona de tres cuartos y en la siguiente acción cerca del área del Granada CF ayudando a la zaga. Un trabajo oscuro, que no siempre se ve pero que es muy valorado por los técnicos.

Pérdida

Pese a que podría salir antes del cierre del mercado, su polivalencia siempre ha sido muy valorada por Diego Martínez, que varió su posición a la hora de partido con los cambios, pasando el africano a actuar como carrilero por la derecha. En el flanco derecho no se complicó con el balón pero una pérdida suya dio inicio a la acción de terminó con el cuarto tanto del Atlético, obra de Marcos Llorente. Fue el lunar de la actuación de un jugador que no fue el peor de su equipo, pero tampoco destacó en exceso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios