Granada CF | La pizarra

Un buen plan se queda sin premio

  • El conjunto rojiblanco completa un buen encuentro con tres esquemas distintos empleados

Yangel Herrera frente a Sofian Yangel Herrera frente a Sofian

Yangel Herrera frente a Sofian / Photographers Sports/Antonio L. Juárez

El esquema del Granada volvió a mutar un día más. Diego Martínez presentó un 4-4-2 para medirse al Villarreal. El técnico rojiblanco introdujo cuatro cambios en el once inicial respecto al partido del Benito Villamarín. El plan del entrenador gallego surtió efecto en el arranque del partido, aunque posteriormente tuvo que tocar teclas para buscar el empate. El equipo probó con su clásico 4-2-3-1 y con un 3-4-3 para buscar el empate a la desesperada, pero no se pudo sumar.

Cambios en el once

Domingos Duarte, Víctor Díaz, Yangel Herrera y Roberto Soldado volvieron a la alineación titular. El Granada partió con un 4-4-2 con Fede Vico y Puertas jugando a pierna cambiada en las alas. Soldado y Carlos Fernández volvieron a compartir la punta del ataque, mientras que la defensa de gala volvió a la titularidad.

El plan funciona

El arranque de partido del cuadro local fue positivo. La medular formada por Yan Eteki y Yangel Herrera tuvo mucha presencia en campo rival para ahogar la salida de balón del Villarreal, que mostraba poca capacidad para sacar el balón jugado ante la ausencia de Santi Cazorla. El Granada disfrutó de mucho balón en los compases iniciales fruto de su buen trabajo sin balón. El gol de Soldado hubiese sido la guinda del pastel para un inicio perfecto.

Un despiste castigado

Con el bloque rojiblanco jugando con muchos metros hasta Rui Silva el riesgo era manifiesto. El gol de Gerard Moreno nació de un espacio entre Germán y Carlos Neva, aunque era el gaditano quien cedió su espalda para que el pase de Rubén Peña llegase a buen puerto. La dinamita amarilla necesitó sólo una llegada para perforar la red de Rui Silva.

Pizarra del Granada CF-Villarreal Pizarra del Granada CF-Villarreal

Pizarra del Granada CF-Villarreal / Departamento de Infografía

Cambio de bandas

Cerca de la media hora de juego, Fede Vico y Puertas intercambiaron sus posiciones. Los dos futbolistas dejaron de jugar a pierna cambiada para tener más opciones de poner centros al área si ganaban la línea de fondo.

4-2-3-1 tras el descanso

La poca productividad ofensiva en el final del primer acto hizo que Diego Martínez buscase agitar el choque. Machís relevó a Soldado tras el descanso para dar verticalidad al equipo. Con la entrada del venezolano el esquema rojiblanco pasó a ser un 4-2-3-1 con Fede Vico situado en la mediapunta para aumentar su influencia en el juego. El desborde de Machís dio buenos resultados con varios acercamientos en los primeros minutos de la segunda mitad.

Vuelta al 4-4-2

Cumplida la hora de partido, a Diego Martínez no le convencieron los 15 minutos de juego con su esquema más clásico. Un tiro sin peligro de Machís fue la más clara del Granada en esos compases. El entrenador vigués decidió tocar teclas con un doble cambio. Ramón Azeez y Antoñín sustituyeron a Yan Eteki y Fede Vico. El esquema volvió al 4-4-2 con el nigeriano acompañando a Yangel Herrera en la medular y el ex del Málaga arriba con Carlos Fernández en la búsqueda del gol. Antoñín aportó dinamismo en ataque con su entrada. La aparición de Azeez era necesaria para refrescar el centro del campo, ya que Javier Calleja había dado entrada poco antes a Zambo Anguissa, uno de los pilares de la medular del submarino.

Cargar el área rival

Con dos puntas sobre el verde, el Granada comenzó a buscar con insistencia los envíos al área de Sergio Asenjo. Yangel Herrera llegó con acierto en varias ocasiones desde la segunda línea.

Alas renovadas

Gil Dias y Foulquier relevaron a Carlos Neva y Víctor Díaz en los laterales para aportar lo máximo posible en tareas ofensivas. El portugués no estuvo muy fino.

Factor cazorla

Santi Cazorla entró al césped a falta de nueve minutos para el final y aportó estabilidad en la posesión del cuadro amarillo. Correr detrás del cuero cuesta, y más todavía en un tramo final de partido.

3-4-3 A la desesperada

El Granada tocó la corneta y se marchó con todo a buscar el empate. Germán se ubicó como delantero centro en los minutos finales para buscar rédito en el juego aéreo. El equipo terminó así el choque con un 3-4-3. El bombardeo al área del Villarreal fue constante en los siete minutos de descuento, pero en esta ocasión la épica no hizo su aparición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios