Granada CF|Análisis de la temporada

La defensa, el pilar del éxito del Granada CF

  • Los efectivos de la retaguardia rojiblanca son los cimientos de un equipo rocoso y ordenado

  • El cuadro de Diego Martínez, octavo conjunto menos goleado de LaLiga Santander

Víctor Díaz, Germán, Domingos Duarte y Rui Silva se felicitan tras un triunfo en casa Víctor Díaz, Germán, Domingos Duarte y Rui Silva se felicitan tras un triunfo en casa

Víctor Díaz, Germán, Domingos Duarte y Rui Silva se felicitan tras un triunfo en casa / Antonio L. Juárez/Photographerssports

Para construir un proyecto exitoso hay que contar con una base sólida. Desde la llegada de Diego Martínez al banquillo rojiblanco, la retaguardia es parte fundamental de los cimientos que sustentan al Granada CF. El entramado defensivo ha sido este curso el mejor argumento de un equipo que nunca pierde cuando se pone por delante. La mejor defensa también es un buen ataque, ya que varios efectivos de la zaga han contribuido en la tarea del gol. En el muro nazarí se encuentran varios de los hombres clave en el esquema de Diego Martínez, algo que se ve en su alta participación. Las cifras defensivas del conjunto granadinista son de matrícula de honor para un equipo recién ascendido.

Guantes de acero

Rui Silva es el mejor ejemplo de que el trabajo y la persistencia dan siempre su fruto. El portero es el único superviviente de la plantilla que descendió en la campaña 2016-17 que ha permanecido en el equipo desde entonces. El portugués ha vuelto a Primera por la puerta grande junto al club. El gigante de Aguas Santas ha disputado 35 encuentros ligueros en los que se ha ganado estar entre los guardametas más destacados de la competición. 42 goles encajados, doce partidos sin recibir gol y numerosas paradas que han valido puntos acreditan su gran curso. El mano a mano ante Villalibre en el último partido de Liga es sin duda una de sus intervenciones más importantes del año. Rui ha terminado el campeonato como el quinto guardameta con más paradas realizadas con cien intervenciones.

Aarón Escandell ha tenido la oportunidad de jugar en la máxima categoría. El valenciano hizo su debut en un escenario de altura como el Wanda Metropolitano. En el tramo final ha jugado ante Eibar y Alavés por la lesión muscular que sufrió Rui. Su mejor aportación ha sido su trayectoria en la Copa del Rey, su competición.

Los mariscales

La línea defensiva es el estandarte de un equipo que no regala nada. Víctor Díaz continúa siendo incombustible a sus 32 años. El capitán rojiblanco ha participado en 36 choques de Liga en los que ha repartido cinco asistencias y anotado un golazo importante en Mallorca. El polivalente futbolista ha jugado en todas las posiciones de la retaguardia e, incluso, de mediocentro.

El defensor más veterano, Germán, ha vivido un debut soñado en Primera. El ex del Tenerife ha disfrutado de 26 titularidades en las que ha demostrado que su jerarquía y poderío en el juego aéreo son un baluarte para Diego Martínez. El gaditano ha sido de los jugadores más castigados por las tarjetas amarillas, pues ha visto diez con sólo 30 faltas cometidas en toda la temporada. Ha dado la talla y ha ofrecido al equipo su experiencia en mil batallas.

Fichajazo

En el centro de la zaga está uno de los descubrimientos de la temporada en el panorama nacional: Domingos Duarte. El fichaje del luso es un acierto de los gordos. Su rendimiento ha sido sobresaliente, por eso ha jugado 36 encuentros en LaLiga Santander. El paso del tiempo ha dado alas al jugador, cuya confianza le ha dado pie a ser más atrevido en la salida de balón y mostrar su capacidad para ir al quite de forma limpia, pues únicamente ha visto siete amarillas en todo el curso. Tres dianas adornan sus excelentes guarismos. Su gol en San Sebastián es un pedacito importante de la clasificación para Europa. Su carácter es un aliciente más para valorar a un jugador con un futuro brillante por delante.

Domingos Duarte realiza una entrada sobre Portu Domingos Duarte realiza una entrada sobre Portu

Domingos Duarte realiza una entrada sobre Portu / Efe

Los pulmones

Otro acierto de la dirección deportiva nazarí fue la vuelta de Foulquier al club. El francés encandiló a Diego Martínez con rapidez tras su llegada en el mercado invernal, ya que tardó muy poco en entrar en los onces del míster. A sus 27 años, el carrilero atesora la experiencia que no tenía en su primera etapa como granadinista. El ex del Getafe ha tenido mucho protagonismo en el carril diestro de la archiconocida defensa de cinco efectivos, pero se ha desempeñado también por el perfil opuesto e incluso por delante de Víctor Díaz en algunas ocasiones. Sus arrancadas han puesto en pie a Los Cármenes en muchos choques.

En el carril zurdo se han asentado la ilusión y la energía de Carlos Neva. El ex del Marbella aprovechó las circunstancias para hacerse con el puesto. Su trabajo sobre el verde ha sido encomiable en sus 26 apariciones en la Liga. Poco ha concedido en tareas defensivas el gaditano, que se preocupa mucho por no dejar espacios peligrosos en su espalda. Su fantástica forma física se ha hecho más palpable todavía en las últimas jornadas de competición. Sus lágrimas tras caer en la semifinal de Copa del Rey son el reflejo de un jugador que ha interiorizado el significado de la ‘Eterna Lucha’ desde su llegada al filial en 2017.

Complementos

Otro joven valor de la zaga ha sido Jesús Vallejo. El aragonés llegó en el mercado de invierno y ha aprovechado su cesión para ganar minutos. El jugador del Real Madrid encontró en Granada la continuidad que no tenía desde hace años. El central ha demostrado que posee buenas cualidades en sus once partidos de Liga. También tuvo protagonismo en el recorrido copero, especialmente con su titularidad ante el Valencia en cuartos de final.

El otro central cedido, José Antonio Martínez, no ha disfrutado del protagonismo que tuvo en el año del ascenso, pero su fiabilidad y compromiso son un tesoro para cualquier cuerpo técnico. El onubense ha concurrido en 20 compromisos ligueros. Siempre cumple con sus deberes.

Reinventado

Gil Dias llegó como un refuerzo para posiciones ofensivas, pero Diego Martínez lo reinventó como carrilero. El futbolista cedido por el Mónaco ha ido de menos a más desde su incorporación en el mercado invernal. Su adaptación a la filosofía del equipo ha sido clave para participar en nueve encuentros del apretado tramo final de liga. El luso ha dejado detalles significativos.

Una ausencia clave

La campaña arrancó con Quini en el lateral zurdo. El cordobés hizo de la necesidad una virtud para amoldarse a la posición y ofrecer un rédito asombroso. No es exagerado decir que el inicio de temporada de Quini fue espectacular. El ex del Rayo completó grandes actuaciones en los diez choques de Liga que pudo jugar, pero todo se torció con una rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda. No poder contar con Quini ha sido más que un traspiés para Diego Martínez, ya que el técnico gallego valora mucho a los futbolistas que ofrecen polivalencia para su pizarra.

Testimonial

Ismail Köybasi es una buena muestra del compromiso colectivo del Granada CF. El turco ha jugado sólo cuatro encuentros ligueros, pero siempre ha dado compromiso. Consiguió su estreno goleador como rojiblanco en Copa del Rey.

Fastidiados

Álex Martínez ha vuelto a vivir un año marcado por las lesiones. El lateral sevillano ha podido participar únicamente en un partido de liga y en otro de Copa del Rey. Su campaña tocó a su fin cuando en febrero fue intervenido de una tendinopatía insercional del tendón de Aquiles derecho con síndrome de Haglund.

El más perjudicado en el apartado de salud ha sido Neyder Lozano. El central colombiano cuajó una buena pretemporada, pero una fisura en la tibia le dejó en el dique seco antes de empezar a competir. La dolencia del jugador se fue complicando hasta el punto de tener que pasar por el quirófano en febrero para perderse el resto del curso. Lo más importante que es que pueda volver a pisar el verde con las mejores garantías.

La defensa de cinco

La defensa rojiblanca ha sido más camaleónica que nunca. El recurso de Diego Martínez de alinear una línea con cinco efectivos se ha convertido en una de las señas de identidad de un equipo que se amolda a las exigencias del guion. El mercado invernal fue clave para el desarrollo de esta idea. Los problemas surgidos con las lesiones de Quini, Neyder Lozano y Álex Martínez complicaron mucho la vida a Diego Martínez en los primeros meses de competición.

El Granada ha terminado 13 encuentros de liga sin recibir un gol en contra

Llegó enero y el técnico vigués recibió con los brazos abiertos a Foulquier y Vallejo. El central español abrió las posibilidades para realizar rotaciones en el centro de la zaga, mientras que el francés dio la opción a Víctor Díaz de poder jugar en el centro de la defensa. El uso de Gil Dias como carrilero fue un giro más de tuerca de la factoria de Diego Martínez, que siempre está dispuesto a hacer sus famosos “encajes de bolillos”.

Cifras sobresalientes

El Granada ha finalizo la temporada de LaLiga Santander como el octavo conjunto menos goleado del campeonato. Los 45 goles encajados por el cuadro nazarí son una cifra fantástica para un equipo recién ascendido a la categoría. Sus compañeros de viaje en el ascenso, Osasuna y Mallorca, han recibido 54 y 65 dianas, respectivamente. El equipo ha terminado trece encuentros sin recibir un tanto rival, otro gran logro que es fruto del trabajo defensivo realizado.

El muro del Granada de Diego Martínez es y será la base del funcionamiento de un equipo generoso en el esfuerzo y ordenado como pocos. El funcionamiento colectivo es un factor importante para ser un un conjunto rocoso, pero si se añade un gran rendimiento individual por parte de sus miembros todo es mejor. Los pilares del éxito son firmes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios