Granada CF-Albacete | La Pizarra Del enganche a los dos puntas

  • El Granada empieza el encuentro ante el Albacete con su habitual 1-4-2-3-1 pero lo finaliza con un 1-4-4-2

Alejandro Pozo fue el encargado se suplir a Antonio Puertas Alejandro Pozo fue el encargado se suplir a Antonio Puertas

Alejandro Pozo fue el encargado se suplir a Antonio Puertas / Álex Cámara (Granada)

Diego Martínez es un entrenador habituado a cambiar su once inicial de un partido a otro. Durante gran parte de la temporada ya consumida ha hecho lo contrario, tocar muy poco sus alineaciones y apostar muchas veces por los mismos, hasta el punto de repetir equipo en varias ocasiones y de ser uno de los conjuntos de la categoría que menos rotaciones realiza y que menos jugadores usa.

Sin embargo, el transcurrir de la temporada está provocando que lleguen los cambios. En Tenerife, en el último partido del pasado año, ya movió varias piezas en relación al once de la jornada anterior, y ayer ocurrió lo mismo. En concreto hubo tres variaciones en la formación titular que alineó ante el Albacete en relación a la que se midió a los de José Luis Oltra. Cierto es que casi todas las piezas que tocó eran esperadas.

Las rotaciones

Entró Montoro, suplente en el Heliodoro, por Nico Aguirre en la medular, y Pozo en banda en lugar del sancionado Antonio Puertas. En la tercera estaban las dudas. Adrián Ramos está en un gran momento de forma pero sólo se ejercitó un día con el grupo tras llegar de las vacaciones navideñas más tarde que sus compañeros, como Nico Aguirre, aunque ambos con permiso de la entidad.

Adrián Ramos, en una de las muchas ocasiones que tuvo el Granada Adrián Ramos, en una de las muchas ocasiones que tuvo el Granada

Adrián Ramos, en una de las muchas ocasiones que tuvo el Granada / Álex Cámara (Granada)

Lo lógico era dar entrada a Rodri para evitar agravios o posibles mosqueos y así lo hizo el preparador. Seguramente también pensó Martínez al dejar en el banquillo al colombiano en contar con una opción de garantías en el refuerzo, ya que con la ausencia de Puertas y la ausencia aún de fichajes de invierno, el fondo de armario era escaso.

Los dibujos

Actuó el Granada de inicio con su habitual 1-4-2-3-1 ante un Albacete que suele aprovechar el potencial de sus delanteros actuando con un 1-4-4-2. Además, Ramis envidó con todo desde el arranque colocando en el once a Bela, uno de sus jugadores más determinantes que había estado tocado durante la semana.recuperación

Tal y como se podía prever, el Granada tuvo más la pelota desde el inicio. Lo mejor que hizo fue recuperar rápido el esférico, con un Fede San Emeterio, un día más, superlativo en esa labor.

Fede San Emeterio volvió a tener una actuación sobresaliente

De hecho, fue curioso comprobar el detalle táctico de colocarse más avanzado que Montoro cuando el Granada no tenía la pelota para llegar más rápido aún a la presión. Movió medianamente bien el equipo la pelota en el primer tiempo pero no estuvo acertado en el último pase, con algo de atasco en la zona decisiva.

Cambio de banda

Comenzó Vadillo como extremo diestro y Pozo en la zurda, mas cambiaron pronto sus posiciones y se mantuvieron así el resto de la primera parte.

Los laterales se incorporaron con asiduidad al ataque pero casi nunca tuvo el equipo la posibilidad de realizar dos contra uno en banda porque el Albacete se cerró bien. Además, los zagueros visitantes no basculaban mucho y casi nunca fueron efectivos los habituales cambios de orientación que hace el Granada en ataque.

El cambio

Tuvo ocasiones el Granada tanto en la primera parte como en la segunda para marcar el 1-0 pero no llegó y parecía claro que no iba a tardar mucho Diego Martínez en meter en el campo a Adrián Ramos. La sustitución llegó justo tras el 0-1 y elegido para salir del terreno de juego fue el intermitente Pozo. Esto provocó que, con Vadillo fijo en la izquierda, Fede Vico se volcara a la derecha en el 1-4-4-2 que ordenó el técnico.

Más madera

Logró empatar el Granada y volcó el campo hacia la meta riva, lo que provocó que Martínez metiera más pólvora en el campo con la entrada de Juancho. El canterano se colocó arriba junto a su compatriota Ramos en una delantera de colombianos, mantiendo hasta el final del choque el Granada el 1-4-4-2.

Fede Vico y Vadillo, pese al cansancio, siguieron percutiendo desde sus bandas y siendo incisivos.

Nada que reprochar

Esta vez no hubo victoria, pese que el Granada claramente la mereció, pero el partido deja muchas cosas positivas y la clara sensación de que este equipo va a pelear por cosas importante, divierte a los suyos y, lo fundamental, hace que sus aficionados estén muy orgullosos de él.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios