Granada CF-Osasuna

Un fallo y una buena actuación

  • Carlos Fernández completa un buen encuentro a pesar de fallar un tanto cantado en línea de gol

Carlos Fernández se lamenta tras no aprovechar su ocasión de oro Carlos Fernández se lamenta tras no aprovechar su ocasión de oro

Carlos Fernández se lamenta tras no aprovechar su ocasión de oro / Álex Cámara

Carlos Fernández volvió a partir de titular en el once rojiblanco ante el Osasuna. El sevillano jugó un buen encuentro en los 85 minutos que estuvo sobre el campo, pero un fallo garrafal en línea de gol emborronó su buena actuación. Afortunadamente para él, su error caerá en el olvido tras la victoria cosechada.

El ‘24’ empezó el partido moviéndose por toda la mediapunta del ataque granadinista, pero el ritmo del choque lo marcaban las defensas de ambos conjuntos. El jugador estuvo implicado en defensa durante todos sus minutos, tanto en la presión en campo rival como en campo propio. Tal fue su implicación que acabó siendo amonestado con tarjeta amarilla en el minuto 27.

La primera ocasión del atacante llegó en los minutos finales de la primera mitad, cuando cabeceó fuera un buen centro lateral. En el inicio del segundo acto el jugador dio el susto a Diego Martínez tras un choque con Oier, que por lo general no hace prisioneros.

Un fallo incomprensible

Carlos pasó a jugar de nueve tras la salida del campo de Soldado en el 58’. Apenas llevaba unos minutos en su nueva posición cuando desperdició una oportunidad de oro. Vadillo ejecutó una jugada de fantasía por banda con caño incluido para ceder un pase de la muerte que el punta sólo tenía que empujar a la red de Rubén, pero incomprensiblemente falló cuando la grada cantaba ya el gol.

Afortunadamente el Granada CF ganó y nadie se acordará del fallo del delantero rojiblanco. El futbolista cedido por el Sevilla no se cansó de trabajar para torpedear la salida de balón rojilla. En una de las presiones rojiblancas el atacante consiguió robarle la cartera a Aridane, que acabó derribándolo y ganándose la amarilla.

En una de sus últimas acciones sobre el verde el jugador perdió un balón que se le escapó de los pies y posteriormente mantuvo un breve diálogo con Diego Martínez, que decidió sustituirlo por Adrián Ramos tras el esfuerzo titánico realizado. A falta del gol el delantero hispalense volvió a mostrar sus virtudes técnicas, pues dejó algunos destellos como un gran taconazo que maravilló a la grada de Los Cármenes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios