Granada CF - Cádiz | Resaca El Cádiz, otra vez el Cádiz, agua la fiesta

  • La derrota ante los de Álvaro Cervera aleja a los rojiblancos de los puestos europeos

Isidro Díaz de Mera le muestra a Soldado la tarjeta roja por protestar.

Isidro Díaz de Mera le muestra a Soldado la tarjeta roja por protestar. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS

En el, posiblemente, el peor encuentro de la temporada en el Nuevo Los Cármenes, el Granada CF dio un paso atrás en sus aspiraciones europeas. Evidentemente no ha sido el objetivo del año para los de Diego Martínez pero llegados a la jornada 34 con opciones de depender de sí mismos antes de iniciar el choque ante el Cádiz para repetir hito, era evidente que la ilusión de la afición rojiblanca estaba ahí. Y más tras acudir a la cita ante el conjunto de Álvaro Cervera tras vencer por primera vez en la historia al Barcelona en el Camp Nou.

Los rojiblancos no estuvieron finos. También porque su rival lo incomodó y llevó el choque al terreno que más le convino. El entramado defensivo que planteó el técnico cadista se le atragantó al cuadro nazarí, que no tuvieron recursos para, como mínimo, empatar. Pese a poner sobre el verde todo el arsenal ofensivo, apenas se crearon ocasiones. Diego Martínez declaró que “no era el día”, si bien reconoció que su equipo está “exhausto y agotado mentalmente”. El Cádiz, otra vez el Cádiz, como ocurrió en Segunda División en la qu le aguó la fiesta del ascenso en la instalación del Zaidín, volvió a cruzarse en el camino.

Una pena

El Granada CF inició el duelo dependiendo de sí mismo para acceder a puestos europeos. El empate del Betis en Valladolid dejó la renta en favor de los verdiblancos en seis puntos, pero el próximo lunes el cuadro hispalense recibirá a los de Diego Martínez. De haber ganado esos dos partidos Europa estaría más cerca. Pero se perdió. Restan doce puntos en juego y seis por recortar. Una empresa muy complicada. Si se cae en el Benito Villamarín no se repetirá la hazaña lograda post confinamiento. Es evidente que no era la meta de la actual campaña pero se han rozado los puestos que dan derecho a jugar en el Viejo Continente durante todo el curso. De hecho, en las 34 jornadas que se llevan disputadas, no se ha bajando del décimo lugar en la tabla clasificatoria y eso habla muy bien del rendimiento ofrecido por un grupo de jugadores que van a tomar las vacaciones dentro de 19 días con más ganas que nunca.

Soldado

En Sevilla no estará Roberto Soldado, que podría perderse el resto de la temporada si el Comité de Competición lo sanciona duramente. El delantero valenciano fue expulsado por protestar una falta sobre Jorge Molina. La desesperación llevó al veterano delantero a perder los papeles, tocarle la mano al colegiado cuando le iba a sacar la amarilla y dejar a su equipo con diez. No contento con eso, y según el acta, le dijo al asistente “sois unos mierdas”, algo que Soldado ha negado en su cuenta de Instagram. Además, camino del vestuario le dio una patada al monitor del VAR y casi lo tira. En el peor de los escenarios le podría caer una sanción máxima de cinco partidos. Cuatro por considerar su reacción con el asistente como un insulto y uno más si considera conducta contraria al buen orden deportivo su reacción con el monitor de VAR. El club, no obstante, ya prepara el recurso en función a las pruebas que posee pero, en cualquier caso, no son formas. El ‘9’ iba ofuscado e indignado pero debe entender que, para muchos, es un ejemplo a seguir y con esas actitudes no gana nada por muchas pulsaciones que tuviera en ese momento.

El ‘amigo’ Isidro

Cuando se conoció la designación de Isidro Díaz de Mera muchos presagiaron lo peor. El colegiado castellano-manchego tiene una trayectoria con los rojiblancos digna de estudio. Partiendo de la base que su actuación no fue determinante para el resultado final ante el cuadro cadista, es más que evidente que ante el Granada CF se ‘motiva’. Hasta el momento, le ha pitado a los rojiblancos nueve partidos en su carrera y el balance de expulsados no está nada mal. En total, cinco jugadores vieron la roja. Ángel Montoro y Sergio Peña vieron el camino de los vestuarios anticipadamente en la temporada 2017-2018. Víctor Díaz y Fede San Emeterio en la 2018-2019 y Soldado el pasado domingo. Tiene la mano muy fácil como demostró en la segunda mitad. El “amigo Isidro”, como se refirió a él Diego Martínez en su momento, sigue haciendo de las suyas.

El señor Fernández

Olvidando el choque ante el Cádiz, la semana fue convulsa con la destitución de Antonio Fernández Monterrubio como director general de la entidad. Desde que fuera nombrada consejera delegada Patricia Rodríguez, los días del gestor sevillano estaban contados. Pero quizá las formas no han sido las más adecuadas. Es evidente que ambos buscan defender sus intereses, en especial el club para ahorrarse un dinero en su finiquito. La decisión se hizo pública por medio de un comunicado. Monterrubio se quiso defender mediante otro comunicado que leyó previamente a su rueda de prensa a la que, por cierto, este medio no fue invitado.

Yangel Herrera cae en el duelo ante el Cádiz junto a José Mari. Yangel Herrera cae en el duelo ante el Cádiz junto a José Mari.

Yangel Herrera cae en el duelo ante el Cádiz junto a José Mari. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS

Y cuando todo parecía que se quedaría ahí, el Granada CF en su web rechazó las acusaciones de “acoso” que el ex director general manifestó en su encuentro ante los medios. Lo curioso del caso es que en el texto la entidad presidida por Rentao Yi se refiere al gestor sevillano como “el señor Fernández” en hasta tres ocasiones en un texto de apenas seis líneas. Será que el suscribe es un mal pensado, pero el tono para referirse a Monterrubio no parece el más acertado.

La renovación

Pero más allá de polémicas por el club está por encima de las personas, la verdadera preocupación de la afición rojiblanca es la continuidad de Diego Martínez. Las cuatro patas de la mesa de los éxitos de la entidad nonagenaria han sido Monterrubio en los despachos, Fran Sánchez en la parcela deportiva, el técnico sobre el verde y los jugadores. Mal haría la propiedad en no hacer todos los esfuerzos para que el entrenador gallego se quede. Más que nada porque los seguidores ‘no entienden de barcos’ y quieren que aquello que funciona continúe. Muchos son los que piensan que a Diego Martínez hay que darle un cheque en blanco para que haga y deshaga...como si no lo hiciera ya en muchos aspectos del día a día.

Para los nuevos rectores explicar la salida del técnico, en caso de que se dé, no será fácil, de ahí que estén haciendo todos los esfuerzos posibles para que siga. Otra cosa es que el gallego considere que puede alcanzar los mismo éxitos, algo realmente difícil, y crea que su etapa en el club debe concluir ya para dejarse una puerta abierta de cara al futuro. Sólo él lo sabe. Mientras, habrá que esperar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios