Granada CF-Barcelona | La pizarra

El Granada se desconecta demasiado pronto

  • Los de Diego Martínez caen en un caótico desorden desde el tempranero y desafortunado 0-1

Eteki observa a Pedri tras ser superado Eteki observa a Pedri tras ser superado

Eteki observa a Pedri tras ser superado / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS (Granada)

Con la premisa de repetir el intachable encuentro que la pasada temporada dio la victoria al Granada CF frente al FC Barcelona, Diego Martínez optó por volver a introducir un sistema con tres futbolistas en la medular tras dos choques consecutivos, en LaLiga, saliendo de inicio con un 1-4-4-2. Las bajas de Luis Milla y Gonalons así lo condicionaron.

Ante la escuadra culé, con los dos mediocentros parcialmente recuperados –entraron en la convocatoria pero no partieron de inicio–, Martínez eligió a Yan Eteki como tercer hombre para procurar torpedear la salida de balón limpia por parte del club catalán. Puertas ganó la partida a Suárez como parte del tridente gracias a su mayor rendimiento en las ayudas defensivas a Foulquier.

Planteamiento

Curiosamente, el plan de Diego Martínez tuvo tintes similares al del triunfo de la campaña anterior. Ángel Montoro, habitual mediocentro en labores de construcción, hizo de jugador más adelantado en la segunda línea y repitió una labor parecida a la que realizó Ramón Azeez en el 2-0 de la 2019-2020.

El Granada CF creó el característico triángulo invertido en el centro del campo del 1-4-2-3-1. Siguiendo la tónica a la que nos tiene acostumbrados el conjunto rojiblanco, el arranque fue frenético. La primera de las ocasiones del partido, como consecuencia, llegó del bando nazarí con un fuerte disparo desde fuera del área de Antonio Puertas.

El rival

El FC Barcelona, que llegaba al Nuevo Los Cármenes en su momento más dulce dentro de un tormentoso inicio de curso, pareció encontrar su particular remanso de tranquilidad en San Mamés con un sistema asimétrico que repitió en el coliseo granadinista. Dembélé hizo de extremo fijo, pegado a banda, por el flanco derecho, dejando al atacante más pegado a la izquierda –Griezmann–, más centrado.

Esta circunstancia dejó el carril izquierdo, en exclusividad, a un incansable Jordi Alba. Messi salía y entraba del área a su antojo mientras que Pedri, centrocampista más adelantado de los catalanes, era el que aparecía en la zona de tres cuartos del campo.

Vacío

La ausencia de Maxime Gonalons condiciona todo en el Granada CF. La no presencia del francés como nexo entre la defensa y el centro del campo deja un vacío en el plantel granadinista que nadie consigue llenar. Eteki, su sustituto natural –al menos por posición–, sólo rinde como jugador en destrucción.

Esto hace que Montoro y Yangel Herrera tengan que alterar sus funciones habituales y el cuadro de Diego Martínez caiga en un efecto mariposa que suele acabar en desbarajustes posicionales.

Así dispuso el Granada ante el Barcelona. Así dispuso el Granada ante el Barcelona.

Así dispuso el Granada ante el Barcelona.

Desconexión

El desorden que dejó Gonalons se hizo más vigente tras encajar el desafortunado 0-1. Griezmann puso por delante al Barcelona y el Granada no supo despertar del golpe. Los de Ronald Koeman adelantaron la línea de su defensa tras las dudas nazaríes y evitaron, de esta manera, las salidas rápidas de balón locales al dejar poco espacio de arranque.

A la media hora, después de minutos de incomparecencia ofensiva por parte de los rojiblancos, el club catalán ya estaba 0-2 –precedido de una mano de Sergio Busquets– y puso, sorprendentemente, un raudo final a un encuentro que tenía mucho por disputar. Soldado no conseguía recibir balones al estar muy descolgado y Montoro, que tenía como misión hacer de vínculo entre líneas, siempre recibió el esférico de espaldas, situación muy desfavorable para el valenciano teniendo en cuenta sus características.

Sin respuesta

A la mala media hora del Granada le siguió un final del primer periodo de igual factura. Leo Messi hizo el 0-3 después de una ingenua falta de Yan Eteki en la frontal que precedió al descanso. Diego Martínez incluyó en la partida a tres nuevos futbolistas tras la salida de vestuarios y sacudió toda la disposición inicial.

Vallejo entró y desplazó a Foulquier al lateral derecho, Milla se colocó como pivote y movió a Yangel a la mediapunta y Suárez ingresó como delantero centro por Soldado. Lejos de obtener resultados, el cuadro nazarí encajó la cuarta diana del choque y, con todo resuelto, Diego Martínez decidió empezar a pensar en el partido intersemanal.

Vencidos

El preparador vigués retiró del césped a Darwin Machís y Herrera, jugadores básicos en su sistema, y dio entrada a Kenedy y Soro. El Granada finalizó el encuentro con la misma disposición con la que comenzó el duelo, un 1-4-2-3-1 en el que Eteki y Milla ocuparon el doble pivote y Soro la mediapunta. Los rojiblancos tendrán inmediata oportunidad de resarcirse el próximo martes ante Osasuna.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios