Cádiz CF-Granada CF | La pizarra

La estrategia nunca falla

  • El Granada CF empató en el Carranza gracias a un gol a balón parado en una jugada ensayada

Foulquier pelea un balón entre dos jugadores del Cádiz Foulquier pelea un balón entre dos jugadores del Cádiz

Foulquier pelea un balón entre dos jugadores del Cádiz / EFE (Cádiz)

Diego Martínez repitió dibujo de inicio y colocó sobre el césped del Ramón de Carranza el ya usual 1-4-1-4-1 con Rui Silva en la portería, Foulquier, Germán, Vallejo y Neva en defensa, Gonalons, Herrera y Milla en el centro del campo, Puertas y Kenedy por bandas y Jorge Molina como única referencia en ataque. Rotó después de haber jugado entresemana al dejar fuera del once titular a Víctor Díaz, el portugués Domingos Duarte, Ángel Montoro, Darwin Machís y Roberto Soldado.

Después de una primera parte más que notable en la que el resultado al descanso (0-1) se quedó corto, el Cádiz CF se hizo grande, empató y Diego Martínez optó por redibujar el esquema a un sistema con cinco defensas en la zaga.

En bloque

El Granada jugó una primera parte en la que destacó su orden y las escasas ocasiones concedidas a los de amarillo. Esto se consiguió gracias a unas líneas muy juntas y a un Maxime Gonalons que estuvo imperial como pivote defensivo. El centrocampista francés viró de una banda a otra en las ayudas a los laterales y acaparó mucho terreno en beneficio de Yangel Herrera y Luis Milla, que permutaron su posición constantemente sobre el césped y pudieron, con comodidad, romper líneas en conducción y descolgarse a zonas de peligro.

De menos a más

El partido empezó lento, sin ritmo. Los pupilos de Diego Martínez cedieron la posesión al Cádiz en los primeros quince minutos de encuentro, incitando al equipo gaditano a adelantar sus líneas para poder correr a las espaldas de su defensa. Con el paso de los minutos, el Granada cambió su plan inicial y optó por manejar el partido mediante la batuta de Luis Milla y las buenas acciones por banda, estirando el campo, de Robert Kenedy y Antonio Puertas.

Laterales largos

Uno de las aspectos que más aprovechó el conjunto nazarí para herir los intereses del Cádiz fue las subidas por banda de sus dos laterales. Carlos Neva abría su posición –colocándose prácticamente sobre la línea de cal– para recibir en la salida desde atrás y aprovechaba esta circunstancia para hacer daño a las espaldas del flanco derecho del Cádiz. Llegó a poner varios centros de calidad y tuvo una ocasión con un disparo de volea. Foulquier, más diagonal en sus subidas, protagonizó una jugada individual en la que partió desde la defensa y acabó en el área de Ledesma.

Gol de laboratorio

El balón parado es uno de los puntos fuertes del equipo. Diego Martínez volvió a hacer uso de jugadas ensayadas y, en un córner botado desde la derecha, se adelantó en el marcador del Carranza. Luis Milla lo botó, recibió una pared desde el primer palo de Jorge Molina y cedió el esférico a Kenedy, que sutilmente la colgó al área para que Germán, libre de marca dentro del área, cabeceara con precisión al fondo de las mallas del guardameta amarillo.

Diego Martínez cambió de sistema a falta de diez minutos Diego Martínez cambió de sistema a falta de diez minutos

Diego Martínez cambió de sistema a falta de diez minutos

Sustituciones

El Cádiz CF salió enchufado en la segunda mitad y consiguió empatar pasados solo tres minutos desde la salida de vestuarios. El Granada CF, que sufrió sus peores minutos sobre el césped del Carranza tras encajar el tanto, vio refrescadas sus filas cuando Diego Martínez, después de una hora de juego, introdujo al terreno de juego a dos habituales: Darwin Machís y Roberto Soldado. El ariete fijó a los zagueros desde zonas centrales y Machís intentó acometidas en velocidad frente a dos futbolistas que jugaron fuera de su sitio: Salvi e Iván Alejo.

El técnico nazarí hizo debutar al reciente fichaje del Granada, el colombiano Luis Suárez, y cambió a Luis Milla para introducir a Domingos Duarte y cambiar el sistema a un dibujo con cinco centrales.

Cambio de sistema

Con el marcador reflejando un, hasta el momento, justo 1-1, Diego Martínez decidió redibujar el esquema para disputar los últimos quince minutos de encuentro. Domingos Duarte entró al césped del coliseo gaditano en el minuto 82 y se colocó, junto con Germán y Jesús Vallejo, en una línea de tres centrales. Foulquier hizo funciones de lateral derecho y Neva hizo lo propio desde el flanco zurdo. Yangel Herrera se colocó en el doble pivote acompañando a Gonalons y Puertas, Soldado y Machís formaron tridente ofensivo en la parte de arriba.

Con el tiempo cumplido y poco más de cinco minutos por delante, Luis Javier Suárez ingresó al partido partiendo desde la banda derecha que ocupaba Antonio Puertas. El delantero colombiano protagonizó un par de buenas llegadas al área en la que mostró su velocidad y la capacidad de superar rivales en carrera, aún jugando en otra posición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios