Granada CF

Europa se podría abrir para el Granada CF

  • Si la final de Copa del Rey no se juega antes del 3 de agosto, la UEFA ha decidido que el séptimo en LaLiga jugaría al Europa League y el cuadro rojiblanco está a cuatro puntos de dicha plaza

El Athletic Club quiere disputar la final con público algo imposible pues debe hacerlo antes del 3 de agosto. El Athletic Club quiere disputar la final con público algo imposible pues debe hacerlo antes del 3 de agosto.

El Athletic Club quiere disputar la final con público algo imposible pues debe hacerlo antes del 3 de agosto. / Álex Cámara

A la espera de comenzar a entrenar aunque sea de manera individual e iniciar así las distintas fases que deberían culminar con el regreso a la competición, al Granada CF se le podría abrir de cara a las once jornadas que restan una puerta para jugar el próximo año en Europa. Los rojiblancos, que cuando se paró LaLiga Santander ocupaban la novena plaza, tendrían muy complicado acceder a la sexta posición que actualmente es propiedad del Atlético de Madrid, que aventaja en siete puntos a los de Diego Martínez.

Sin embargo, de la séptima tan sólo está distanciado en cuatro puntos, que son los que le saca el Valencia CF. A priori, dicha plaza no da derecho a jugar la Europa League la próxima campaña pero la decisión de la UEFA, que debería acatar la Federación Española de Fútbol (RFEF), consistente en que el séptimo clasificado de LaLiga tendría plaza para la próxima edición de la Liga Europa si no puede disputarse la final de la Copa del Rey podría cambiar todo.

Acuerdo

La Federación y los equipos finalistas habían llegado a un acuerdo para la celebración del choque con público, siempre y cuando fuese posible, pero la advertencia de la UEFA ha trastocado todos los planes. La RFEF ha solicitado a los dos clubes vascos que manifiesten si quieren jugar a puerta cerrada la final de Copa o esperar a la campaña siguiente. En principio, deben contestar esta semana aunque uno de ellos, el Athletic Club, ha mostrado ya su malestar con el ente que maneja el fútbol en el viejo continente por exigir jugar ya la Copa.

Athletic Club y Real Sociedad deben decidir esta semana si quieren jugar la final sin público o no

En un comunicado, club bilbaíno se mostró “en profundo desacuerdo con una decisión que otorga mayor valor a los méritos del séptimo clasificado de una liga profesional a la que todavía le faltan por disputar once de sus 38 jornadas, frente a los de los finalistas de una competición en la que están implicados 125 equipos de todas las categorías”.

En desacuerdo

El club presidido por Aitor Elizegi “no comparte ni comprende que se prive a una competición con tanto prestigio y tradición de la posibilidad de asignar una plaza europea, cuando siempre ha sido así”. El plazo máximo que ha dado la UEFA para que se dispute la final copera es el 3 de agosto, y en esa fecha obviamente no habrá público en los estadios de fútbol, que sería el deseo de ambas entidades, por lo que los planes de ambos finalistas y de la propia Federación Española se irían al traste. Porque, en principio, el subcampeón irá a Europa pero la decisión del entre presidido por Aleksander Ceferin puede beneficiar al conjunto de Diego Martínez, que tendría un objetivo más que motivante en el regreso a la competición.

Para poder jugar en Europa en el caso de que se dé esa oportunidad, el Granada CF tendría que superar al Valencia. Para poder jugar en Europa en el caso de que se dé esa oportunidad, el Granada CF tendría que superar al Valencia.

Para poder jugar en Europa en el caso de que se dé esa oportunidad, el Granada CF tendría que superar al Valencia. / Agencia LOF

El cuadro de Bilbao, además de querer que la final de Copa sea una fiesta del fútbol vasco, tiene también el interés de participar en competiciones europeas gane o no el trofeo, pues por la vía de LaLiga lo tiene más complicado al estar a ocho puntos del Atlético de Madrid.

Criterios

Fue el 16 de abril cuando la RFEF determinó los criterios de clasificación para jugar competiciones europeas la próxima temporada y contempló tres opciones distintas en función de que no pueda jugarse la final de Copa. En este supuesto, si los dos clubes están en las seis primeras posiciones y, por tanto ya clasificados para Europa, iría el séptimo, pero no es el caso. Si uno de los dos estuviera clasificado entre los seis primeros, iría el otro finalista, que sería a lo que se acogería el Athletic pues la Real Sociedad actualmente es cuarta y jugaría la Champions League. Por último, si ninguno de los dos finalistas estuviera entre los seis primeros, sería el que tuviera mejor posición en la competición liguera de los dos, supuesto que a día de hoy no sería de aplicación.

La Federación y los equipos finalistas habían llegado a un acuerdo para la celebración del choque con público, siempre y cuando fuese posible

De tal forma que tanto donostiarras como vizcaínos tendrán que tomar una decisión definitiva sobre si prefieren jugar con público o no, y trasladarla a la Federación quien, a su vez, se lo remitiría a la UEFA para designar la plaza restante. No obstante, en el caso de que al menos uno de ellos quiera jugar antes del 3 de agosto la final a puerta cerrada, la RFEF hará todo lo posible para que así sea.

Objetivo ambicioso

Ello beneficiaría al Granada CF, que en los once encuentros que le restan tendría la posibilidad de pelear por jugar por primera vez en su historia en competición europea. La empresa, obviamente, no es nada fácil pues habría que recortarle los cuatro puntos que le aventaja el Valencia. El hecho de pelear por un objetivo tan ambicioso, pero sin ningún tipo de presión, podría beneficiar a la entidad presidida por Jiang Lizhang, al que le restan seis partidos por jugar en casa y cinco fuera sin público en las gradas en ambos casos.

Duelos directos

Entre otros, por el Nuevo Los Cármenes deben pasar el propio Valencia, el Villarreal o el Athletic Club, precisamente los tres equipos con opciones de acceder a esa séptima plaza que podría ser la más deseada de la tabla en caso de que finalmente la final de Copa del Rey no se dispute esta campaña por querer contar con público.

Seguramente, a Diego Martínez no le haga mucha gracia cargar a su equipo de una presión extra cuando matemáticamente no tiene asegurada la permanencia, pero la realidad es que la salvación está en el bolsillo y esa posibilidad puede que exista cuando se reanude la Liga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios