Granada CF | Fichajes Una era nueva en la entidad rojiblanca

  • El conjunto rojiblanco ha pasado de tener 23 cedidos en la última etapa en Primera División, a tan sólo cuatro en su plantilla de esta temporada

Carlos Fernández no tiene opción de compra por parte del Granada CF. Carlos Fernández no tiene opción de compra por parte del Granada CF.

Carlos Fernández no tiene opción de compra por parte del Granada CF. / Efe

Comentarios 0

Con la llegada de Jiang Lizhang a la presidencia del Granada CF, el modelo deportivo de la entidad rojiblanca ha ido variando con el paso del tiempo. Los malos resultados en el primer año, que tuvo como consecuencia el descenso a Segunda División A, provocó que los responsables del club optaran por cambiar la política de fichajes. Aunque ha sido con Antonio Fernández Monterrubio, director general, y Fran Sánchez como gerente deportivo, cuando se ha comenzado a sentar unas bases de cara al futuro.

Otros intereses

En la época en la que Quique Pina y Juan Carlos Cordero eran las cabezas visibles con Gino Pozzo en la sombra, poder contar con futbolistas de su fondo de inversión que eran cedidos y abaratar costos era lo habitual. Pero, desde el momento en el que la Liga de Fútbol Profesional decidió acabar con esa ‘trampa’, los clubes españoles buscaron nuevas fórmulas para contratar jugadores.

En la época de Pina y Pozzo, el objetivo era el mover a los jugadores en el mercado

Una de ellas eran las cesiones puras y duras de jugadores con, en teoría, un gran futuro por delante. Con ello, el club propietario obtenía que su jugador gozase de minutos de calidad pues se solían incluir cláusulas de partidos. A su vez, el Granada CF (y otros equipos) reducía su presupuesto aunque este modelo tenía el inconveniente de la falta de compromiso de los nuevos futbolistas, conscientes de que al término de la temporada correspondiente, volverían a su club de origen.

Hasta 23 cedidos

Una buena prueba de ello fue la última campaña en la máxima categoría antes del descenso, en el curso 2016-2017, en el que el cuadro rojiblanco llegó a tener nada menos que 23 cedidos de los 35 jugadores que gozaron de minutos en aquella desastrosa campaña. Una auténtica barbaridad, porque en su mayoría eran jugadores con poca experiencia y los líderes brillaban por su ausencia en el vestuario, sobre todo, cuando vinieron mal dadas.

Fede Vico estuvo cedido la pasada campaña pero ya es propiedad del Granada CF. Fede Vico estuvo cedido la pasada campaña pero ya es propiedad del Granada CF.

Fede Vico estuvo cedido la pasada campaña pero ya es propiedad del Granada CF. / Efe

Bajar de categoría hizo que la entidad nazarí se replanteara su modelo de gestión a nivel deportivo. Se firmó a Manolo Salvador, que ‘españolizó’ el plantel de profesional, logrando pasar de 23 cedidos a tan sólo seis. Ello llevó a un mejor ambiente en el día a día pese a que no se alcanzó el objetivo de ascender y ni siquiera se alcanzaron los play offs para ascender a la máxima categoría.

La pasada temporada se mantuvo la misma dinámica, formando parte de la plantilla únicamente cuatro futbolistas que no eran propiedad del Granada CF. Se trataba de Martínez, Pozo, San Emeterio y Fede Vico. Algunos contratos contaban con opciones de compra, como fue el caso de los dos últimos, basadas en una serie de condicionantes que en el caso del cordobés se cumplió y ya es, a todos los efectos, jugador de la entidad granadina.

Más patrimonio

Tras el cierre del mercado el pasado lunes, se ha mantenido el número de cesiones, cuatro, en concreto Martínez, Carlos Fernández, Yangel Herrera y Gonalons y sobre los dos últimos con opciones de compra. Por tanto, son diecinueve los jugadores propiedad de la entidad granadinista, a los que hay que sumar Bernardo y José Antonio, cedidos en el Alcorcón y Córdoba respectivamente, además de gozar de una opción de recompra sobre Adri Castellano, traspasado al Numancia.

Martínez, Carlos Fernández, Yangel Herrera y Gonalons son los únicos cedidos

Se ha pagado traspaso por tres profesionales (Domingos Duarte, Machís y Eteki), además de por Fede Vico, obligado por las condiciones de su contrato cuando llegó del Leganés. Un cambio más que palpable que ha provocado que se tenga una base con respecto a la pasada campaña y que en este arranque de competición se nota en automatismos sobre el terreno de juego que en la anterior etapa en Primera División brillaban por su ausencia, pues prácticamente cada año se modificaba la plantilla siguiendo el criterio de los anteriores propietarios, para los que primaba el movimiento constante de futbolistas con todo lo que ello conlleva.

Por tanto, el Granada CF ha pasado de ser un destino para que los jugadores sean cedidos, a uno donde prima la continuidad con el objetivo de generar patrimonio. Algo que los aficionados aplauden. La nueva era ha llegado...por fin.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios