Granada CF-Real Sociedad | Crónica Rebote hacia la permanencia del Granada CF

  • Un disparo de Víctor Díaz que toca en Germán permite a conjunto de Diego Martínez sumar tres puntos importantísimos ante la Real Sociedad l

  • Los donostiarras dominan la posesión pero generan poco peligro ante el arco de Rui Silva

Germán celebra el tanto que le dio el triunfo al Granada CF.

Germán celebra el tanto que le dio el triunfo al Granada CF. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS

Pese a todos los problemas con los que el cuerpo técnico tiene que lidiar diariamente en forma de lesiones, jugadores que se tienen que retirar durante el encuentro y el cansancio acumulado, seguir compitiendo como lo hace el Granada CF tiene mucho mérito. Y más, si lo hace ante un conjunto como la Real Sociedad que podría haber terminado la jornada en puestos de Champions League de haber logrado el triunfo.

Pero visitó a un equipo que le incomodó como pocos, que pone muchísima intensidad en cada acción aunque eso suponga aumentar el riesgo de lesión, y que sumó tres puntos que lo aleja de una permanencia que se tiene el bolsillo y lo acerca a pelear en la recta final por volver a jugar en Europa el curso que viene. Se venció de rebote, sí, pero también vale en un duelo áspero y poco vistoso para los espectadores en sus casas pero que volvió a reafirmar la pasta de la que está hecha este equipo.

Igualdad

La igualdad fue la tónica durante todo el duelo aunque cada uno puso en práctica su fútbol. Los de Diego Martínez, dirigidos en esta ocasión por Raúl Espínola al estar sancionado el gallego, emplearon un fútbol más directo que su rival, con más tendencia a someter a su contrincante y circular el cuero. Sin embargo, el buen posicionamiento de los rojiblancos impidió que el cuadro de Imanol estuviera cómodo sobre el terreno de juego.

La igualdad fue la tónica en el primer tiempo, con dos equipos que se anularon gracias a su buen trabajo defensivo

El inicio fue movido con una buena oportunidad por parte de Domingos Duarte a la salida de un saque de esquina ejecutado por Kenedy. Pero esa ocasión fue un espejismo para el Granada CF, al que le costó mucho llegar a las inmediaciones de Remiro. Tampoco es que la Real tuviera infinidad de ocasiones, destacando únicamente los disparos desde media distancia de Oyarzabal, en dos ocasiones, en 34 minutos de juego.

Anulados

Y es que sobre el tapete de Los Cármenes se dirimió una partida de ajedrez pero con futbolistas. Ambos técnicos se conocen a la perfección y trataron de apretar arriba a su rival para, a partir de ahí, elaborar. Pero con un sistema similar, los dos equipos se anularon por completo. Quedaba el talento como única posibilidad de desnivelar el choque. Probablemente el que más calidad tenía sobre el terreno de juego era David Silva, pero un golpe de Eteki en su lumbar derecho dejó KO al mago de Arguineguín.

Kenedy fue una vez más de los hombres más peligrosos de los rojiblancos. Kenedy fue una vez más de los hombres más peligrosos de los rojiblancos.

Kenedy fue una vez más de los hombres más peligrosos de los rojiblancos. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS

Sin el canario sobre el campo, Oyarzabal asumió la responsabilidad ofensiva de su equipo, siendo Kenedy, bien asociado con Quina, el que lideró una vez más las acciones más peligrosas de los nazaríes. Precisamente dos disparos de ambos protagonistas desde fuera del área que no encontraron portería pareció animar al Granada CF, demasiado timorato en ataque. Los donostiarras tampoco mejoraron sus registros y en 46 minutos, que fue lo que duró el primer acto, únicamente lanzaron entre los tres palos una vez y desde lejos para que detuviera Rui Silva sin problemas.

Fortuna

Con una nueva lesión muscular, esta vez de Foulquier nada más reanudarse el choque, arrancó una segunda mitad, como mínimo, igual de poco vistosa pero con once gladiadores que tuvieron la fortuna que no gozaron en San Mamés hace siete días. En ocasiones hay que tener esa pizca de suerte que no siempre está presente. Esta vez le tocó a los de Diego Martínez, que anotaron el tanto de la victoria de rebote tras un rechace que cazó Víctor Díaz en la frontal. El sevillano, que acababa de entrar al terreno de juego, enganchó una volea que no iba a portería pero en la trayectoria de su chut se encontró con Germán, que se quiso apartar pero no le dio tiempo, por lo que el esférico tocó en él y despistó a Remiro que ya había iniciado el movimiento hacia la derecha.

En la primera acción en ataque de la segunda mitad, el Granada se adelantó por medio de Germán tras un disparo de Víctor Díaz

No fue el mejor gol de la historia nazarí pero permitió ponerse por delante en el marcador ante un conjunto que, pese a gozar de la posesión, fue incapaz de generar peligro. El orden defensivo granadinista volvió a aflorar al igual que la solidaridad de todos sus componentes para mantener el resultado. La Real se fue arriba, puso de lateral derecho a un extremo, cambió su delantera aunque no entró Carlos Fernández, y dio entrada a Portu, que con su dinamismo provocó dudas.

Un fortín

Pero a pesar de todo ello y de numerosos centros laterales, no hubo apenas ‘uys’. De hecho, los donostiarras tan sólo dispararon una vez entre los tres palos y fue en la primera mitad. Un dato que refleja claramente la capacidad que tuvo el Granada CF para mantener una renta que le permite alcanzar ya los 36 puntos. Los Cármenes son un fortín defendido por una plantilla de guerreros para orgullo de sus seguidores y se volvió a demostrar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios