Granada CF-Real Sociedad | Crónica y resultado

Las facilidades defensivas del Granada CF le condenan a una nueva derrota en casa

  • El conjunto de Robert Moreno vuelve a caer en Los Cármenes en un duelo en que se adelanta en el minuto 9, renta que no sabe administrar

  • Los errores defensivos condenan una vez más a los rojiblancos

Incapaces de ganar. El Granada CF volvió a caer y ya si está, de manera oficial, en puestos de descenso. Los rojiblancos se adelantaron en el marcador pero volvieron a evidenciar muchas deficiencias defensivas, sobre todo en la segunda mitad, en la encajaron tres tantos que pudieron ser muchos más de no ser por Luís Maximiano. La afición, que llegó a corear el nombre de Diego Martínez, pidió la dimisión del técnico en un final de partido con un ambiente propio de épocas pasadas.

El empate cosechado ante el Barcelona debía haber otorgado confianza a lo de Robert Moreno, que cuajaron una decente primera mitad aunque concedieron demasiado atrás. De hecho, en el minuto 1, ya tuvo que emplearse a fondo Luís Maximiano tras un saque de banda a favor que recuperó en línea de tres cuartos los donostiarras que intentaron el disparo desde la frontal por medio de Mikel Merino. Cuatro minutos más tarde, fue Sorloth el que, tras ganarle al espalda a Domingos Duarte, remató ante la salida del guardameta portugués que evitó el 0-1 con la punta de la bota.

Gol rojiblanco

No fue la mejor puesta en escena pero, con Gonalons mandando en la medular, poco a poco los rojiblancos fueron teniendo más el cuero y llegando a las inmediaciones de Ryan. Tanto que en el 9’, un saque de esquina botado por Rubén Rochina al segundo palo, fue rematado con la testa por Germán. El balón tenía marchamo de gol pero Guevara, en su intento por despejar, alojó el esférico en el arco del meta australiano.

El tanto dio confianza en el juego de un Granada CF que ya ha olvidado lo de salir jugando desde atrás siempre. Ahora Maximiano no se lo piensa y saca casi siempre en largo. Ya saben, si tengo limones hago limonada y si tengo naranjas hago naranjada, que diría Diego Martínez. Por momentos, el duelo fue un bonito ida y vuelta aunque los nazaríes, liderados por Rochina, no renunciaron a la posesión. Porque el plan de jugar más a la contra se truncó por la lesión muscular en el 24’ de Machís, que fue suplido por Antonio Puertas.

Tras dos ocasiones claras de los visitantes en los primeros cinco minutos, el Granada CF se adelantó en el 9’

Los de Imanol, con el canterano Navarro mandado en la medular, trataron de acercarse con peligro al área granadinista. Y de hecho, lo lograron en el 34’ y 35’ gracias a Mikel Merino y el citado Navarro, que obligó a ‘Maxi’ a realizar dos buenas paradas. El duelo se fue tornando más bronco, con constantes interrupciones y protestas a Pizarro Gómez con un curriculum cuando dirige al Granada CF nada positivo.

Con ventaja

Se logró, al menos, irse al descanso con ventaja en el marcador, llevándose la ovación de su afición, deseosa de ver ganar a su equipo en directo. Algo que no veían desde el famoso duelo de Copa del Rey ante el Athletic Club antes de que apareciera la pandemia.

Luis Milla anotó el tanto de penalti que sirvió para establecer el 2-2. Luis Milla anotó el tanto de penalti que sirvió para establecer el 2-2.

Luis Milla anotó el tanto de penalti que sirvió para establecer el 2-2. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS (Granada)

Sin embargo, a vuelta de vestuarios, en apenas siete minutos los vascos gozaron de tres ocasiones. La más clara de Oyarzabal, desaparecido hasta ese momento, que encontró la respuesta de Maximiano quien, con la manopla, envió a córner. A la salida del mismo, el ‘10’ realista puso el cuero en el punto de penalti donde Aritz, solo y sin marca, remató con el interior de la bota. Un grave error defensivo en el arrastre al primer palo de los jugadores visitantes que no fue observado por ningún rojiblanco. Tiene trabajo por delante Dani Guindos, segundo de Robert Moreno y encargado de la estrategia. Un error clamoroso, uno más defensivo, que si no se corrigen provocará que se pase muy mal a lo largo de la temporada.

Remontada

La reacción del público granadino fue aplaudir llegando a corear el “sí se puede” mientras criticaba la actuación del colegiado. Neva tuvo el 2-1 tras un gran pase de Montoro pero no golpeó bien. El que sí lo hizo fue Mikel Merino tras un rechace de Duarte llegando desde atrás y sin oposición de Rochina, que comenzaba a acusar el cansancio y no siguió al internacional.

La Real Sociedad gozó en la segunda mitad de numerosas ocasiones de gol

Fue el punto de inflexión el partido. Porque aunque los rojiblancos tiraron más de orgullo que de juego, lo cierto es que atrás concedieron demasiado. Fueron muchas las ocasiones que tuvo la Real y menos mal que bajo el arco Maximiano está respondiendo porque el duelo pudo decantarse mucho antes. La casta permitió empatar gracias a una acción personal de Bacca ante Guevara. El ‘cafetero’ tiro de experiencia para forzar una pena máxima que Luis Milla, tras convencer al propio Bacca, lanzó raso para batir a Ryan.

La sentencia

Pero los txuri urdin no se vinieron abajo. Todo lo contrario. Con un gran Mikel Merino, que hizo lo que quiso y cuando quiso, siguieron generando oportunidades. Las basculaciones defensivas brillaban por su ausencia y, sobre todo, por la derecha de Arias, que no mejora a día de hoy a Quini, el peligro fue llegando. Hasta que en el 82’ un centro de Merino tras un rechace lo remató Januzaj. El belga se encontró con una enorme parada de reflejos de ‘Maxi’ pero desde atrás llegó Aritz, de nuevo solo, para sentenciar el duelo.

A la desesperada, con Germán de central y más corazón de cabeza, los locales trataron de acercarse al área de Ryan pero sin criterio alguno. La afición la tomó con el técnico, al que le pidió que dimitiera. Son seis encuentros sin vencer y con sensaciones muy malas en el cómputo global. En la primera parte estuvo, en la segunda fue muy inferior a los de Alguacil que se llevaron tres puntos de Los Cármenes en un ambiente cada vez más enrarecido y con críticas a la gestión de Patricia Rodríguez en las inmediaciones del palco. Es lo que tiene borrar de un plumazo tres años de éxitos. El que la lleva la entiende.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios