Granada CF El momento de Rodri Ríos

  • El delantero soriano está respondiendo con tantos decisivos a la confianza que Diego Martínez ha depositado en él en la recta final de la temporada

  • Suma cinco goles, tres de ellos en las últimas cinco jornadas, relegando a Adrián Ramos al banquillo

Su momento de forma está siendo espléndido de ahí que sea titular. Su momento de forma está siendo espléndido de ahí que sea titular.

Su momento de forma está siendo espléndido de ahí que sea titular. / Álex Cámara

En un estadio de fútbol muchas de las miradas suelen están fijadas en los delanteros. Los responsables en teoría de marcar la diferencia son casi siempre analizados más que cualquier otro jugador, porque de su acierto o no en la definición depende en muchas ocasiones el futuro de un equipo en la competición.

Sin embargo, no siempre se valora el trabajo oscuro que hacen para desgastar a los centrales rivales, generar espacios para sus compañeros de segunda línea o simplemente atraer la atención de los zagueros. Es evidente que contar con un ariete que sume más de quince dianas en una temporada es sinónimo en la mayoría de las ocasiones de éxito, aunque siempre hay excepciones. Un claro ejemplo de ello es el delantero uruguayo del Girona Stuani, que no ha podido evitar el descenso de su equipo pese a anotar nada menos que diecinueve tantos en la Liga Santander.

Dupla

En el Granada CF, los dos delanteros con los que cuenta Diego Martínez no se han mostrado especialmente acertados de cara al arco rival pero ambos parecen haber despertado del letargo a nivel goleador en la fase decisiva del curso. Nadie ha puesto en duda el trabajo en la presión tanto de Adrián Ramos como de Rodri, fundamentales para evitar que los contrarios saquen el balón jugado con comodidad desde atrás y obligando en muchas ocasiones a emplear el pelotazo en largo donde la ventaja de los atacantes ya no es tanta.

Su capacidad de trabajo está fuera de toda duda pero le falta marcar para coger confianza

Pero pese a esa capacidad de sacrificio, al final a las referencias ofensivas se les mide en números y en ese sentido tanto el soriano como el colombiano han pasado por rachas excesivamente largas que en algunos han provocado que la afición rojiblanca los haya pitado. Y ninguno de los dos se ha librado. En concreto, Rodri tardó siete jornadas en marcar y el segundo tanto se retrasó otras tantas semanas. A partir de ahí, su aportación en cuanto a goles fue nula, teniendo que transcurrir nada menos que veintidós jornadas para volver a celebrar un gol. Pero sus tantos están llegando en momentos claves para acercar un poco más el ascenso.

El '11' rojiblanco no hizo una buena primera vuelta. El '11' rojiblanco no hizo una buena primera vuelta.

El '11' rojiblanco no hizo una buena primera vuelta. / Agencia LOF

Bien es cierto que en toda la primera vuelta tan sólo fue titular en cinco ocasiones y no es fácil salir desde el banquillo y acertar en los pocos minutos que solía tener. Pese a ello, sus dos primeros goles fueron ante el Córdoba en Los Cármenes y Las Palmas en el Estadio de Gran Canaria y tras actuar como suplente. Su rendimiento en la segunda vuelta ha sido muy diferente y ha pasado de cinco a once titularidades para jugar la mitad de los partidos en los que ha participado saliendo de inicio.

Alternan

Se ha perdido hasta el momento dos partidos por lesión, otro por sanción y en cuatro vio el choque desde la suplencia pero no llegó a pisar el césped pues Adrián Ramos le ganó la partida. Pero poco a poco se ha ido ganando la confianza del míster vigués y ahora es el sudamericano el que suele quedarse en el banco para refrescar el ataque en las segundas mitades. Así lleva ocurriendo en los últimos seis encuentros en los que el ex jugador del Borussia Dortmund ha asumido un papel más secundario pero también ha anotado goles importantes como el logrado de penalti en Lugo, o el importantísimo en el Carlos Belmonte que le dio los tres puntos a los nazaríes ante el Albacete para sumar un total de seis.

Confianza

El momento goleador de Rodri es evidente y además se le nota con mucha confianza. Suma tres goles en las últimas cinco citas que abrieron o cerraron el marcador ante el Nástic, el Tenerife y el del pasado domingo ante el Cádiz. Dianas que en los dos últimos casos celebró con la voltereta marca de la casa que tantas veces ha celebrado en su carrera.

Se faja

Tras anotar once goles en las dos últimas campañas tanto en Córdoba como con la Cultural Leonesa, este año ha bajado los registros fruto de la competencia que ha tenido en la punta del ataque rojiblanco. No obstante, el aplauso que se llevó de los seguidores granadinistas cuando fue cambiado el domingo no es más que el fruto al trabajo de un delantero que no especialmente brillante con el balón en los pies pero que se ‘pega’ con quien haga falta, incordia, presiona y suele ser un dolor de cabeza para sus marcadores. Ha sido su sello de identidad a lo largo de su carrera y en Granada lo sigue demostrando. Y encima sus goles están dando puntos cuando más cuesta sumarlos. Por lo que Diego está más que satisfecho con el rendimiento de un futbolista muy querido en el vestuario por su personalidad.

Su entrenador lleva repitiendo a lo largo de toda la campaña que hay que aprovechar los distintos momentos de forma de sus futbolistas y el de Rodri ha llegado cuando más falta hace.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios