GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

GRANADA CF

Una historia por recuperar

  • El granadinismo reacciona de forma positiva al referéndum que el club quiere llevar a cabo en enero para que el Granada B pase a denominarse como el original Recreativo

La directiva del Granada Club de Fútbol sorprendió esta semana con la puesta en marcha de una iniciativa encaminada a recuperar quizás uno de los últimos sellos de identidad que la institución perdió en los oscuros años 90. Lanzó una propuesta para que la afición, mediante una encuesta entre sus abonados, acepte o no el cambio de denominación del equipo filial y recuperar el nombre de Recreativo de Granada. Muchos años de reivindicaciones de los seguidores de más rancio abolengo de la entidad veían al fin cómo el club empezaba a mover ficha. Se trata de recuperar una denominación histórica, la primera con la que nació el actual Granada CF, y que más tarde se usó para darle nombre a su filial o a un club asociado. Bastará con un 60% de los sufragios para que el club presente la propuesta a la RFEF, que ya ha aceptado cambios de nomenclatura de los equipos 'B' al Real Madrid (Castilla), Barça (Barcelona Atlètic), Deportivo (Fabril), Sevilla (Sevilla Atlético), Recreativo de Huelva (Atlético Onubense) o Real Betis (Betis Deportivo).

Una vuelta a los orígenes y golpe de romanticismo tratan de hacerse hueco en este fútbol cada vez más paquidérmico y global. Recuperar los históricos nombres de los equipos filiales es una tendencia que permite desde hace apenas un lustro la RFEF y que muchos clubes están empezando a tener en cuenta. En Granada eran muchas las peticiones que se hicieron a la directiva en las asambleas de socios previas a la conversión en SAD del club, aunque nunca llegaron a nada. Superada la etapa de Quique Pina y Gino Pozzo en el club, en una búsqueda por identificar más al segundo equipo con el club y la ciudad, esta directiva ha tenido a bien hacer el esfuerzo de papeleo con la Federación Española para rescatar el viejo nombre del Recreativo y situarlo en primer línea de atención, poniendo en valor los propios orígenes del Granada CF.

El Recreativo fue un club independiente del Granada siempre pese a ser su filialUna normativa FIFA hizo que el 'Recre' desapareciera y el filial se llamase Granada B

De todas formas, la relación Recreativo-Granada CF ha tenido mucha tela que cortar. Club independiente, otras veces filial, la relación fraternal entre ambas marcas ha estado muy supeditada a las necesidades del club principal y los vaivenes de la RFEF.

Con la denominación Club Recreativo Granada nació el actual club el 6 de abril de 1931, aunque sus estatutos no fueron registrados hasta el día 14. Primero vistió camiseta blanca para pasar dos años después a lucir una camisola blanquiazul con pantalón negro. Esa nomenclatura y esos colores duraron hasta la temporada 1939-40, la primera tras la Guerra Civil y la anterior al primer ascenso a la máxima categoría nacional. Una orden estatal obligó a eliminar extranjerismos de los nombres de los clubes y el club pasó a denominarse Granada CF, ya con el rojiblanco actual como camiseta de juego.

Nadie más se acordó del Recreativo Granada hasta que pasaron siete años. En 1947, con el 'CF' a caballo entre Segunda y Primera, el club vio la necesidad de crear un segundo equipo para foguear nuevos valores que nutrieran al primero. El 10 de julio de ese año se alumbró, de nuevo, al Club Recreativo Granada, que adoptó los colores originales blanquiazules y estatutos propios. Sin embargo, las normas federativas ponían muchas objeciones al trasvase de jugadores entre equipos de diferente denominación, por lo que al año siguiente (1948) decidieron que el equipo pasase a llamarse Granada B. La marca Recreativo volvió a quedar libre y fue aprovechada por Antonio Fernández Bravo para fundar el Real Club Recreativo Granada, club independiente al Granada Club de Fútbol aunque luciera los colores rojiblancos. Es decir, a finales de los años 40 'Recre' y Granada B coexistieron. Hasta 1949, cuando el 'CF' asumió como filial a los recreativistas, renombrándoles como Granada C para evitar las trabas federativas. Pero no cesó el mareo con los nombres. En 1950, el equipo 'B' ascendió a Tercera División (una categoría nivel prácticamente nacional) y la directiva decidió volver a separarlo de la estructura del Granada CF y darle independencia, pasando de nuevo a ser de nuevo Club Recreativo Granada. En resumen: el original dejó de usar su nombre, otros lo utilizaron para acabar absorbidos en el Granada CF, para luego el club separar a su filial y este recuperar su identidad como Recreativo.

Ese periodo de chanchullos entre Granada y Recreativo tuvo un periodo de tranquilidad que duró 22 años en los que el Recreativo, actuando como filial del 'CF', militó en una potente Tercera División. En esa historia solo se alteraron en algunas ocasiones los colores de la vestimenta, que entre 1953 y 1958 fue incluso azulgrana, para volver luego al blanco y al azul.

En 1972 se produjo un nuevo cisma ya que el club decidió crear el Granada B, que empezó a convivir varios años con el Recreativo. El club tenía dos filiales que coincidieron en Regional Preferente en la temporada 1973-74. Esa temporada logró el ascenso a Tercera el 'B' por encima del 'Recre', pero la FEF no permitía a los equipos del mismo nombre competir en categoría nacional, por lo que en Recogidas 35 tuvieron que 'independizar' al 'B', renombrándolos como Real Granada. Ascensos y descensos hicieron que ambos equipos se encontraran en varios derbis muy emocionantes y que levantaron expectación de superior categoría. En 1976, el 'Real' volvió a ser Granada B regresando a la estructura del club, que tomó, en otro chanchullo para enmadejar más la historia, al Recreativo como primer filial. La cohabitación 'B'-Recreativo duró hasta la campaña 1979-80, cuando la entidad, en plena crisis económica, se 'cargó' al Granada B.

La última etapa de esta historia la terminó de matar la propia FIFA, que en 1991 prohibió la libre circulación de futbolistas entre entidades diferentes, como lo eran Granada CF y Recreativo, sin que mediara un traspaso o una contraprestación autonómica. Al 'CF' no le quedaba más remedio que asumir al equipo del Recreativo en su estructura, aunque estiró el trámite hasta la temporada 1996-1997. El 'Recre' desapareció y el Granada pasó a ser Granada B, denominación que perdura hasta la actualidad y con la que ha pasado de Primera Provincial a Segunda B, categoría que ahora ostenta y que supone una de las épocas más doradas del segundo equipo granadinista.

Esa es la historia que quiere, de una vez por todas, recuperar y aunar en una sola el Granada CF. Salvo que los abonados digan lo contrario, el Recreativo está de vuelta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios