La Pizarra | Rayo Majadahonda - Granada CF Victoria de libreto y con el mejor estilo propio

  • Los de Diego Martínez demuestran haber trabajado el partido desde el primer minuto.

Ojeda trata de alcanzar un balón en el área del Rayo. Ojeda trata de alcanzar un balón en el área del Rayo.

Ojeda trata de alcanzar un balón en el área del Rayo. / Agencia LOF

Dos semanas dan para mucho, con sus días de libranza incluidos, pero el Granada CF demostró ayer en el Cerro del Espino haber hecho los deberes en los algo más de 15 días que LaLiga decidió otorgar a cada equipo ante la salida de la competición del Reus. Diego Martínez y sus jugadores demostraron sobre el césped conocer a la perfección qué debían hacer para ahogar las ideas de un equipo con poco oficio en la categoría de plata y que ya cayó con algo de facilidad en el choque de la primera vuelta en Los Cármenes. Por si eso fuera poco, el equipo volvió a mostrarse con mucho aire y buena forma física, dominando cada parte del juego con bastante superioridad y encontrando nuevamente la fortuna.

Misma creencia

Martínez no quiso modificar lo que tan bien le funcionó en el último compromiso de competición en Córdoba. La única variación fue la entrada de Quini, que regresó al lateral tras cumplir partido de sanción. En ataque Ojeda parece haber cogido la delantera para completar el trío de enganche con el delantero. El canario, gracias también la inoportuna lesión de Pozo, mostró desparpajo y conocer ya la forma de actuar dentro del engranaje del conjunto nazarí. Además, tuvo la fortuna de estrenarse como goleador en una acción de las que gustan en el banquillo rojiblanco: implicación, lucha y máxima confianza para acabar con el balón en la portería rival.

Imprevisto

Pronto el equipo sufrió su primera sustitución, ya que Quini sufrió una lesión en su tobillo derecho que obligó la entrada de Adri Castellano, quien ya debutó en Córdoba y rindió a un gran nivel. El lateral zurdo vuelve a ser la posición maldita esta temporada para los rojiblancos, quienes aún están a la espera de recuperar a Álex Martínez, alejado de los terrenos de juego desde hace más de dos meses.

Estudio rival

La idea estaba clara desde el comienzo, el Rayo Majadahonda no abandona su idea de salir con el balón jugado en todas y cada una de las acciones y el único de sus jugadores con criterio para hacerlo es Verza. Tanto Rodri como las bandas de Vadillo y Ojeda tenían claro que la presión desde el inicio del ataque madrileño iba a ser clave. De esta forma, durante los primeros 45 minutos, los rojiblancos sacaron mucho rédito de dicha presión, logrando pisar rápidamente el área rival en constantes acciones encadenadas.

Cambios

El equipo respiró en los momentos en los que el físico empezó a apagarse. Azeez ofreció aire en el medio, ocupando una posición que nadie esperaba del ex del Lugo a su llegada el pasado enero. Ocupó la situación de Vico durante la primera hora de choque, aunque lógicamente sin llegar a pisar área rival ni a tener claridad en el pase, pero sí pausa en la construcción, algo que faltó en esos momentos ante la ausencia de Adrián Ramos. Por su parte, Puertas pareció haberse vuelto a activar al ver como Ojeda le ha levantado el sitio, volviendo a anotar un tanto.

Vadillo ‘star’

El gaditano firmó un partido más que completo. Apareció por ambas bandas, generó peligro por el centro y ofreció variantes durante todos los minutos que estuvo en el campo, hasta su sustitución por Azeez. Cuando está en forma marca las diferencias y ayer volvió a demostrarlo. Vadillo fue ‘star’ por un día. Que siga así.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios