Levante-Granada CF | La crónica

Este es el Granada que todos quiere ver (0-3)

  • El equipo rojiblanco firma su mejor partido del curso ante el Levante, al que golea tras apabullarlo con una gran actuación coral y tantos de Germán, Luis Suárez y Puertas

Los jugadores del Granada celebran el tercer tanto.

Los jugadores del Granada celebran el tercer tanto. / EFE

El Granada CF firmó su mejor partido de la temporada cuando más lo necesitaba. Logró su primera victoria a domicilio cuando más falta le hacía. Se reencontró con el triunfo a lo grande. Ganó por 0-3 al Levante con una superioridad tan aplastante como sorprendente, dado el rendimiento que había ofrecido el equipo hasta ahora.

Si en las últimas jornadas se le veían visos de mejora, lo que hizo en el Ciutat de Valencia este lunes fue dar un estirón tremendo, crecer hasta el punto de volver a ilusionar de verdad.

Fue el equipo que todos desean ver. Y eso es mucho más importante que alejarse del descenso dos puntos, dejar a cinco a un oponente directo o ascender cuatro puestos en la tabla. Ganar así, jugar así, dejar esas sensaciones es lo realmente importante del gran partido del Granada ante el Levante.

Marcaron Germán, Luis Suárez y Antonio Puertas en una actuación coral sobresaliente, con Moreno ganándole siempre la partida a Pereira y el trío formado por Luis Milla, Montoro y Rochina marcando el ritmo en todo momento. Sólo hubo una mala noticia, que fue la lesión de Luis Milla tras recibir una falta. Se fue quejándose de una rodilla. Ojalá no sea nada y no ensombrezca la velada.

La primera parte del Granada fue perfecta, aunque le sobraron los cinco primeros minutos y los cinco últimos para no vivir con inquietud.

En los iniciales el Levante encontró bien a Morales en la izquierda y creó peligro, con Carlos Neva evitando el gol ante De Frutos; en los finales Maximiano echó al candado a la meta con un paradón ante Duarte y el VAR negó a los granotas el penalti que Quini había cometido ante Soldado por fuera de juego del atacante.

Enorme primer tiempo

En los otros 35 minutos del primer acto el dominio del Granada fue apabullante. Mandó en el partido a su antojo, bajo el gobierno de Luis Milla, Montoro y un crecido Rochina.

Los de Robert Moreno, que apostó por el 1-4-4-2 ya habitual a domicilio, rompieron una y otra vez las costuras de la zaga local de tres centrales y dos carrileros.

Ayudó que la primera llegada rojiblanca acabara en gol. Todos arrastraron al primer palo, Vezo se durmió y la pelota desde la esquina de Rochina llegó franca a la cabeza de un letal Germán.

El Granada frenaba bien los ataques locales, tocaba el balón con comodidad y llegaba con peligro. Hacía lo que siempre sueña un equipo con poder hacer sobre el verde.

Aitor evitó el 0-2 con un paradón ante Jorge Molina y sólo Soldado, en una acción aislada, asustó desde lejos a los visitantes. Parecía que retomaba el Levante el control, pero fue un espejismo. Alberto Soro desequilibraba una y otra vez, y Carlos Neva era un puñal por esa misma banda.

Momento en que Luis Suárez marca el 0-2 Momento en que Luis Suárez marca el 0-2

Momento en que Luis Suárez marca el 0-2 / Agencia LOF (Valencia)

Aitor volvió a frenar a los rojiblancos en dos veloces y bien leídas salidas a la contra. A la tercera llegó el 0-2. Pasó el esférico por Rochina, Soro y Neva. Todos lo hicieron bien y Clerc mal, al intentar ceder a su meta con la testa sin atisbar a Luis Suárez, que no perdonó en el área chica.

Fue tan superior el Granada al Levante en el primer tiempo que metió Javier Pereira tres cambios en el descanso.

El guion del segundo acto no era difícil de adivinar. Posesión de un Levante volcado sobre la meta rival todo lo que podía, con el Granada tratando de protegerse con el balón lo máximo posible y de crear peligro a la contra.

De hecho, Rochina volvió a poner a prueba a Aitor tras un magistral control de Jorge Molina. Respondió el Levante con su primer ataque peligroso del segundo tiempo, en el que Bardhi no encontró portería por poco.

La sentencia

Un par de buenas ocasiones de De Frutos y un envenenado centro de Morales que no encontró rematador activaron cuando el choque transitaba por la hora de juego a un Levante que llegaba al marco visitante con asiduidad y con demasiada claridad.

El Granada se sacudió el agobio de la mejor manera posible: marcando el 0-3. Luis Milla apretó hasta el infinito a Campaña, Antonio Puertas recuperó el balón y el almeriense firmó una gran jugada personal, piruleando a un pasivo Vezo, para finiquitar el duelo.

Ahí se acabó el partido. El Levante, nervioso, impreciso y pitado por su afición en el tiempo que quedaba, bajó los brazos ante un Granada al que solo le quedaba esperar el final del partido.

Además, Moreno oxigenó a los suyos con las entradas de Escudero, Monchu y Bacca. A falta de cuatro minutos para el final tuvo que retirarse lesionado Luis Milla, la única mala noticia del choque, tras aguantar renqueante unos minutos en el terreno de juego después de una entrada de Cantero.

La salida del campo del madrileño permitió la entrada de Raúl Torrente, que jugó sus primeros minutos en LaLiga Santander con un Granada que acabó el partido con tres centrales.

El Granada lució, ganó y convenció. Espantó fantasmas dando un manotazo sobre la mesa ante un buen equipo como el Levante. El Granada volvió a ser, ahora con Robert, el equipo que tanto gusta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios