granada cf | mallorcapozoHHH

Un 'mosquito' con fuerte picotazo

  • El joven extremo demuestra ser válido para jugar de inicio, así como para desatascar un choque complicado

Pozo fue incesante en ataque y constante en defensa ayer. Pozo fue incesante en ataque y constante en defensa ayer.

Pozo fue incesante en ataque y constante en defensa ayer. / carlos gil

Pedía más minutos por lo visto al salir como revulsivo en el arranque de Liga 1|2|3 y Diego Martínez se los ha dado en las dos últimas jornadas. Alejandro Pozo se está ganando un puesto en el once inicial del Granada -si no lo ha hecho ya- con otro buen partido, yendo de menos a más, pero dejando otro espectacular tanto, como ya hiciera hace algunas semanas frente al Rayo Majadahonda, sorprendiendo con un latigazo al meta rival y a su propia afición, que ya lo disfrutan.

Había algún temor a que su desparpajo se perdiera lejos de la banda, donde más daño suele hacer por su velocidad y falta de vergüenza ante rivales mucho mayores que él; pero ayer demostró ser camaleónico, como la línea de ataque rojiblanca. Inició el partido por la izquierda, pero allí duró poco, ya que a los 12 minutos se cambió con Vadillo. Ambos fabricaron el gol a la media hora de juego -lejos ambos de sus posiciones de inicio-, lo que es una muestra auténtica de la libertad que gozan los jugadores con imaginación en este equipo.

En la segunda parte puso el poco ingenio que mostró el equipo, como en una rápida salida por banda izquierda que terminó con la mejor ocasión de Puertas. Generoso en defensa, aportó ante el empuje del Mallorca en la recta final, hasta que Martínez decidió darle descanso, quizás pensando en cómo puede seguir haciendo daño su mosquito la semana que viene en Alcorcón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios