La Pizarra | Granada CF - Cádiz Los nervios por las consecuencias

  • Los de Diego Martínez buscan varios sistemas con los que amarrar el partido, pero naufragan en el objetivo de cerrar el ascenso directo.

Los rojiblancos deberán ahora levantarse. Los rojiblancos deberán ahora levantarse.

Los rojiblancos deberán ahora levantarse. / Álex Cámara

Preparativos, nervios y emoción... que terminaron siendo transmitidos también al equipo de Diego Martínez. Los apoyos que desde tres horas antes ofreció la afición a sus jugadores no tuvo el efecto deseado. El equipo demostró estar nervioso, no pudo plasmar su mejor partido sobre el césped, pero tampoco la fortuna le acompañó al sistema diseñado por el entrenador, ya que cuando trató de reforzar la banda diestra para parar a Machis (con la entrada de Pozo), el rival igualó el partido y cruzó los planes de los rojiblancos. El equipo entró en el túnel que avisó su técnico en rueda de prensa el pasado viernes: pensó en las consecuencias de la victoria antes de lograrla.

Sorpresa

Al ver el once elegido por el cuerpo técnico, quien dejó a Azeez, jugador ‘12’ durante los dos últimos meses en el banquillo; por un Alberto Martín quien teóricamente podría ofrecer mayor manejo de balón en el centro del campo. Era la teoría, porque el esférico pareció quemarle a los nazaríes. Ayer el nigeriano no le encajó al banquillo en ningún momento. Tras calentar desde el descanso, el centrocampista llegó a estar preparado para saltar a la hora del partido (camiseta puesta y tablilla luminosa en las manos del cuarto árbitro), pero finalmente fue Pozo el elegido. Alberto Martín poco aportó al equipo, teniendo en cuenta que el extremeño apenas había contado durante los últimos meses, por lo que su falta de ritmo fue evidente durante los 90 minutos.

A menos

El equipo apenas mostró su ADN durante un cuarto de hora de la primera mitad, cuando logró soltarse de los nervios iniciales. Fede Vico consiguió aparecer, conectó con algunas subidas en los laterales (sobre todo Quini), pero poco a poco se fue apagando, terminando con una segunda mitad en la que apenas inquietaron a Cifuentes. Sólo Adrián Ramos lanzó a puerta rival. Con la intención de parar el partido ya que tenían el resultado a favor, los rojiblancos entraron en muchas disputas, revolcones sobre el césped ante entradas del Cádiz y parones que terminaron por serle negativos ante el empate.

Análisis técnico del Granada CF - Cádiz Análisis técnico del Granada CF - Cádiz

Análisis técnico del Granada CF - Cádiz / Infografía Granada Hoy

Lesión

Inoportuna, como podría decir Cervera en la sufrida por Edu Ramos a los poco minutos del inicio. José Antonio Martínez tuvo que dejar su sitio en el once a Bernardo. El onubense, que ya sufrió molestias por algún golpe frente al Tenerife, pidió el cambio a los 22 minutos al notar problemas musculares en la parte posterior de su muslo izquierdo. Trató de aguantar, pero tuvo que salir antes de la media hora y ahí el equipo perdió una de sus principales armas durante toda la competición: la pareja Germán-Martínez. No fue decisivo al final del partido, pero fue otra razón más de nervios para el equipo.

Sistema

Pozo entró ante la sangría que comenzó a protagonizar Machis en la segunda mitad. El venezolano tuvo varias oportunidades de lanzamiento sobre la meta de Rui Silva. La intención del banquillo fue la de utilizar algo que le había servido en bastantes ocasiones, sobre todo fuera de casa. Víctor Díaz pasó a la posición de central, aunque sin perder de vista las entradas de su par desde la banda, aunque contando con el refuerzo del sevillano para la tareas defensivas. Poco le duró el experimento a Martínez, ya que el tanto del empate del Cádiz obligó a perder ese sistema, pasando a Pozo a jugar en la línea de tres medias puntas.

Desesperada

El último cambio, con el resultado aún a favor, fue la sustitución de Adrián Ramos por Rodri, puesto por puesto. Eso hizo que en las últimas acciones Germán se sumara al ataque, aunque el gaditano no pudo ni disputar un balón. La desesperada no dio el resultado esperado, por lo mismo, los nervios.

Reacción

Es lo que tendrá que hacer el equipo ahora después de no poder cerrar el objetivo ante sus aficionados. Siguen faltando dos puntos en dos partidos. Mallorca se pone ahora como el siguiente objetivo (o pasito). Todo se organizó para celebrar, pero las consecuencias pudieron con el equipo y con los aficionados. La fiesta y el disfrute llegará, tarde o temprano. La manera de gestionarlo es clave. Desde el interior del vestuario se ha sabido gestionar durante toda la temporada, quizás la forma de hacerlo antes de tiempo por el club descentró también a los jugadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios