Granada CF-Cádiz Un recibimiento de Primera División

  • Miles de aficionados granadinistas muestran su apoyo a la plantilla del Granada a su llegada a Los Cármenes

Momento en el que el autobús del Granada CF se acercaba al estadio Momento en el que el autobús del Granada CF se acercaba al estadio

Momento en el que el autobús del Granada CF se acercaba al estadio / Álex Cámara (Granada)

Pocas cosas ilusionan más en esta vida que el fútbol. Quien no esté de acuerdo debería haberse dado una vuelta este domingo por las inmediaciones del Estadio Nuevo Los Cármenes cuando a las cinco y unos minutos de la tarde miles de personas esperaban el autobús del Granada.

Casi tan sorprendente como la gran cantidad de aficionados rojiblancos que había es que muchos llevaban allí, cantando sin parar, desde las cuatro de la tarde.

Con escolta

El Granada buscaba el ascenso a la máxima categoría y tuvo un recibimiento de Primera División. Cuatro efectivos de la policía a caballo escoltaron el vehículo, que tardó cerca de un cuarto de hora en recorrer apenas cien metros. No estaba permitido pero, como en cualquier gran recibimiento que se precie, junto a las bufandas, los papelillos y las banderas aparecieron botes de humo y alguna que otra bengala para dar aún mayor colorido al momento.

El ambiente antes del partido era espectacular en las inmediaciones de Los Cármenes El ambiente antes del partido era espectacular en las inmediaciones de Los Cármenes

El ambiente antes del partido era espectacular en las inmediaciones de Los Cármenes / Álex Cámara (Granada)

El gemelo de Fede San Emeterio se mezcló entre la multitud y más de un hincha creyó que era el centrocampista sancionado. Un aficionado oriental buscaba desesperado una entrada cartel anunciador en mano. Del metro sólo bajaban hombres, mujeres, niños y abuelos con la camisola rojiblanca puesta. Pocas veces en la previa de un partido se vivió un ambiente tan granadinista.

Ambietanzo

Entre los cánticos más habituales se coló un "esta noche nos vamos a las Batallas, nos vamos a las Batallas, nos vamos a las Batallas", aunque sólo se coreó una vez, por si acaso. Resultaba imposible no dejarse llevar por un espectacular ambiente que tuvo su momento álgido con la llegada al campo de los jugadores, aporreando los cristales del bus porque ellos también eran protagonistas de la fiesta.

Los aficionados del Cádiz también dieron colorido en las calles del Zaidín. Los aficionados del Cádiz también dieron colorido en las calles del Zaidín.

Los aficionados del Cádiz también dieron colorido en las calles del Zaidín. / Álex Cámara (Granada)

La presencia de cientos de aficionados del Cádiz no provocó ningún incidente. A primera hora de la tarde cantaron junto a los más fieles rojiblancos, aunque poco antes de las cinco de la tarde, cuando la llegada de nazaríes a las inmediaciones del estadio se convertía en marabunta, los gaditanos cambiaron su ubicación para esperar también a los suyos en el otro fondo del estadio.

Fue un recibimiento de primera, aunque el ascenso tendrá que esperar. Paciencia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios